Teatro de Momias | Fernando Muñoz Castillo

I

De la tumba de Tutankamon
Una momia se escapó
Y decía ya me repudrió
Tanto tiempo sin amor.
Se metió en un sanatorio privado
Y no quedó censura
Cuando a un cura todo vendado
Le dijo PAPITO, mira lo qui ti hago.
Chocolate

Por fin, después de tanto, llegó a Mérida Luis Alcocer Guerrero con su troupe de momias cachondas, casquivanas, vanidosas y filósofas, para presentarse en el Festival de Teatro de la Rendija 2019.

Momias coquetas, momias enternecedoras, momias parlanchinas cual eruditas, momias necesitadas de amor y de afecto, que se cuestionan por la inhumanidad y el desamor.

¿Es que antes de ser momias, tuvieron todo eso? Sí, humanidad bondadosa y amor, mucho amor.

¿O sólo es un reflejo cual espejismo que se refleja en el tiempo y en el espacio de la memoria del tiempo?

¿Estrella muerta y yerta hace millones de años?

¿Por qué todas hablan y mueven las manos como el dramaturgo (¿taumaturgo?) y director de escena que juega con aparatitos como cuando éramos niños y armábamos juguetes para proyectar cinito que nosotros dibujábamos en tiras de papel celofán con lápiz tinta?

¿Es que la única momia clonada que vendrá del futuro a este presente incierto y lleno de Angelinas Lésperes y léperas, así como otros bichos que creen saberlo todo y se pelean entre sí por un cacho de parcela para su protagonismo histórico?

Alcocer nos dejó con muchas preguntas como espectadores.

Lo que es indudable es la calidad corporal de sus actores y de que él, se parece a un Lex Luthor, prófugo de Arkham, que manipula diabólicamente con cara de Bart Simpson a un grupo de momias y a un público atónito, utilizando palabras arcaicas, «kultas», disfrazadas de sesudas fórmulas hipotéticas de hongos y mohos que destruyen a los vivos que viajamos en este barco que desaparecerá irremediablemente como el Titanic.

Aunque algunos sobrevivirán al naufragio. ¿O sólo serán las momias?

Lo que nos deja claro es que es descendiente de Mary Shelley y anda creando momias prometeas; que le gusta leer viejos tratados como los que leyó por primera vez en su adolescencia, libros de física, química, matemáticas y fisiología. Historietas y fanzines, comix y películas de terror de la RKO, la antigua cinta Show de Terror de Rocky

¿Es él el Dr. Frankiforte? ¿Regresaron los travestidos de Transilvania o ahora vinieron de Egipto escapados de las ruinas de la gran necrópolis de Gizá? Habitada por momias cultas a las que por la nariz les sacaron el cerebro, pero que les dejaron su corazoncito relleno de cerezas?

II

Y esa noche en la televisión
Salió el aviso de una momia peligrosa
Que en un hospital apareció
Y a un señor le hizo cosas espantosas.
Chocolate.

Todo es posible con la momia del Dr. Frankalcorstein.

Las momias hacen cine mudo, se retuercen como si bailaran a go-gó, hacen danza contemporánea y se despellejan como si fueran víctimas aztecas, para unirse amorosa y eróticamente con momias revestidas de papel, que se deshacen como los sueños, como la vida, como el tiempo humano…

Polvo eres y en polvo te convertirás, a pesar de lo que digan Arquímedes, Voltaire, Kant, Kardec, Gurdjieff y Lonsag Rampa.

Sin embargo, nos dejó esperando que nos diera una fórmula sacada de El Capital de Carlos Marx. O al menos un fragmento cinematográfico de los Hermanos Marx.

Duda, la Revista de lo Insólito, presenta en un número especial: La verdadera sabiduría de las momias. Lectura alterna de Salida del alma a la luz del día y el Libro de los Muertos Tibetanos/Bardo Thodol.

¿Será o es sólo una ilusión vana como las pompas ricas de colores del postporfiriato en la voz de María Conesa o Celia Montalván?

Luis Alcocer Guerrero, en un acto melómano, juega a reflejarse como Orson y Rita en La Dama de Shangai, en tantos espejos de feria, que…o ¿somos nosotros los que nos vemos reflejados, así, envueltos en vendas por nuestros prejuicios y….?

Las momias se han escapado y quieren sentir amor, pecar y aunque están arrugaditas no perdieron la colita y la quieren mover como dice aquella cumbia de hace casi dos décadas: Baila la Momia interpretada por Chocolate.

No lo sé, pero allí están dejando a su paso por los escenarios, vendas podridas por la humedad…sigue su rastro y tal vez tu humanidad y el amor regresen a tu vida.

Esta es la tercera o cuarta versión de Teatro de Momias, en la cual, su autor y constructor, pega, destaza, deshecha, agrega, quita, cose, zurce, como si fueran nuevas versiones de muñecas apocalípticas de trapo.

Excelente lección, para quienes escriben y dirigen teatro, demostrándonos que todo puede tener otro acomodo, como en un caleidoscopio, los componentes son los mismos, sólo crean otras figuras al moverse, y el teatro es eso: movimiento perpetuo.

Una exquisita obra escrita con inteligencia y sentido del humor, dirigida con conocimiento de lo qué se quiere y donde el amor al cine y a la literatura fantásticas, se hace patente. Muestra clara de una nueva dramaturgia personal y sin corsés de ninguna especie, aunque se trate de momias.



FOTOS: ARMANDO PACHECO



 

Festival de teatro de la rendija… la historia continúa | Armando Pacheco

Para el maestro y director de escena Guillermo Heras el Festival de teatro de la rendija ya es un referente en iberoamérica, y no es para menos, pues, en su noveno año, ha conjuntado una serie de actividades que van desde laboratorios, teatro participativo, obras exploratorias del ser-sentir-movimiento, talleres de fotografía de la escena y dramaturgia, conferencias magistrales y hasta presentaciones de libros.

Impulsado por Raquel Araujo Madera y Óscar Urrutia Lazo, este proyecto ya cumple su novena edición y ésta, ha marchado con una gran recepción por parte de aquellos interesados al buen teatro teniendo como platillos principales las obras Teatro de momias, Ocho nuevos presagios, Wilma, Nada que temer y la muestra de trabajo sobre el poema de Sor Juana Inés de la Cruz Primero sueño, con la que se inauguró, el pasado viernes 6 de septiembre.

Pero vale la pena hacer un recuento de lo que ha sido este proyecto escénico que, desde su fundación, ha recibido el apoyo de instituciones culturales, pero que también ha sido promovido por creadores de arte, ejecutantes y algunos sectores de la iniciativa privada.

En su primera edición, en el lejano 2010, el festival fue inaugurado con la obra La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde con una adaptación de José Ramón Enríquez y cuyo trabajo formó parte del Programa Nacional de Teatro Escolar en el año 2007; en ese año se invitó a proyectos provenientes de Brasil, Colombia, España y Argentina.

En 2011, tomando como base la performancia, se estableció como mes para su programación el de septiembre; en consecuencia, el domingo 18 de ese mes, en el edificio de la Universidad Autónoma de México (UNAM), se presentaron los proyectos escénicos Petición de mano y Una mujer indefensa. Grupos de Ciudad de México (D.F.), Tamaulipas, Yucatán, Perú y Argentina, participaron.

El 16 de septiembre de 2012,  en su tercera edición, el festival inició con el homenaje a siete personalidades de las artes escénicas en Yucatán; se otorgaron reconocimientos a Nancy Roche, Conchi Roche, Juan Carlos Moreno, María Alicia Martínez Medrano, Delia Rendón, Gualberto Trejo y Luis Armando Trejo; además, se contó con la presencia de agrupaciones de Chile, España, Perú, Ciudad de México, Guadalajara y Yucatán.

Para su cuarta edición, la obra de teatro Bacantes, producida por La Rendija, fue la encargada de iniciar el festival y, esa misma noche del 22 de septiembre, se entregaron reconocimientos a Miguel García Minaburo, María Luisa Góngora, Miguel May, Martín Pérez Dzul y Luis Gómez. Chile, España, Francia, Venezuela, Ciudad de México (D.F.) y Yucatán, participaron con sus propuestas.

En 2014, el Festival de teatro de la Rendija llega a su primer lustro y fue la obra La cantante calva de Eugène Ionesco llevada a escena por Estudi Zero Teatre de Palma de Mayorca España que abrió la programación seguida de una videoinstalación de Luis Ramírez. Ese año se contó con grupos de España y Ciudad de México (D.F.).

El teatro clásico, la crítica, estética y el panorama conceptual tanto del ejecutante como del espectador fueron las bases con las que se realizó la sexta edición del festival en 2015; así, obras como Tío Vania 1920 (La Rendija), Cartas de las golondrinas (Mariñaque Teatro), Luminosa nostalgia (Sudhum teatro) y Otro día de fiestas (Grupo teatral Tehuantepec) se presentaron en diferentes foros de la ciudad de Mérida.

El 18 de septiembre del año 2016, la séptima edición del Festival de teatro la rendija fue inaugurada con la puesta en escena de El divino Narciso de Sor Juana Inés de la Cruz, un montaje que, incluso en la actualidad, continúa teniendo gran aceptación entre el público que ha tenido la oportunidad de presenciarla; ese mismo año forma parte del festival la obra FEROZ de María José Pasos, propuesta llevada a cabo por el colectivo Síndrome Balacqua.

Disolver el género fue el eje temático de la octava edición de este proyecto siendo la obra Siglo de las mujeres (Andante) la obra que dio inicio a las actividades del festival. En esa ocasión, el festival se efectuó en el mes de diciembre a diferencia de los anteriores. Asimismo, se contó con la participación de Titeradas con la obra Lelopatra.

Cabe mencionar que luego de un año de gestiones, de trabajar para aplicar en convocatorias públicas, se logra esta novena emisión y que ojalá, las autoridades de Yucatán, en materia cultural, le den continuidad, pues, sin duda, este proyecto genera el interés de todos aquellos que están interesados en el buen teatro, en reforzar sus conocimientos (por medio de talleres) y conocer lo que se está haciendo, en el rubro teatral, en otras latitudes.

Larga vida pues, al Festival de teatro de la rendija.