¡Basta ya del silencio! | Armando Pacheco

Durante meses, en Arte y Cultura en Rebeldía, evitamos publicar información de carácter político, social y gubernamental; la decisión se debió a que quisimos destacar las actividades artísticas y culturales, opiniones sobre arte y cultura, etcétera. Sin embargo, los últimos acontecimientos sociales de México y el Mundo nos hacen replantearnos nuestra línea editorial y retomar nuestro proyecto original de darle voz a la sociedad.

La comunidad artísticas no puede estar ajena a los hechos que se han estado dando: la lucha de las mujeres por la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario, la lucha por los respetos de los DDHH de la comunidad LGBTIQ, la equidad de género, la lucha contra los feminicidios y la alerta de género, la lucha de jubilados y pensionados del Estado Mexicano para que su pago no sea a través de los UMAS sino mediante el Salario Mínimo, entre otros temas.

Los creadores de arte no deben quedarse callados ante la insensibilidad de los gobiernos de la ultraderecha que persisten en su intento de desconocer la Cuarta Transformación por la que se apostó en las elecciones del año 2018; no se pueden quedar callados ante la intentona del Gobierno de Yucatán por convertir a la entidad en una conservadora, tomando como modelo a Guanajuato donde la violencia está a la alza.

Nos queda claro que el silencio nos hace cómplices de los malos gobiernos, nos vuelve parte de la parsimonia para mejorar al país; el silencio nos hace indolentes ante el dolor que sufren los habitantes de otras naciones como en el Ecuador, la República de Argentina; nos hace cómplices del cinismo de los opositores de derecha que quieren a toda costa perpetuarse en el poder y en otros casos como en Venezuela, intentan dar un Golpe de Estado animados por los EEUU y sus aliados.

Por eso hemos decidido ya dejar el silencio, por eso, hemos decidido volver a ser críticos ante los gobiernos de la ultraderecha que no quieren un cambio, que persisten en su idea de abandonar a los que menos tienen y desean, a toda costa, ser los dueños de nuestros pueblos.

Por todo lo anterior: ¡Basta ya del silencio!

Arte y Cultura en Rebeldía, rumbo al 2020 | Armando Pacheco

El 24 de enero del año 2013, con el único afán de promover las actividades artísticas y culturales de la ciudad de Mérida, nació el proyecto Arte y Cultura en Rebeldía; años atrás, en 2006, ya se había iniciado con el de Letras en Rebeldía y algún tiempo después con el Colectivo del mismo nombre. De tal suerte, al cumplirse ya casi siete de este portal, es menester hacer una vuelta de tuerca, luego de recabar opiniones, intereses y propuestas de amigos, colegas y hasta de uno que otro político.

Al entrar al tercer cuatrimestre del año 2019 nos hemos propuesto impulsar los géneros periodísticos de crítica, crónica, entrevista y reseña, sumándonos a la iniciativa, acertada, de la Agencia del Estado Mexicano (Notimex), a la vez de que se sentarán las bases del suplemento literario El Juglar que fuera editado por nuestro querido Diario del Sureste en los años noventa y los primeros del siglo XXI y cerrado por la ultraderecha yucateca, a través del mal gobierno de Patricio Patrón Laviada.

Asimismo, nuestro periódico en PDF se convertirá en semanario con lo más destacado de lo publicado a lo largo de la semana que incluirá una sección de textos literarios de autores clásicos, con el objetivo de promover la lectura.

A este proyecto se unirán nuevos colaboradores que de manera desinteresada contribuirán a una pluralidad de temas y pensamientos; ante ello, esperamos que cada día sean más los interesados en este proyecto.

A todos nuestros lectores, todo nuestro reconocimiento.

A las autoridades culturales, nuestras exigencia para que el rumbo del arte y la cultura de Yucatán y México, principalmente, no se quede, como se dice en el gremio teatral, acartonado. A ellas, les decimos que seguiremos siendo críticos y que, en su momento, reconoceremos los aciertos.

Por último, cabe aclarar que este espacio es para todo aquellos que se sientan censurados; en este espacio, creemos en la Libertad de Expresión, en la Prensa sin Censura y nos pronunciamos en contra del «chayoteo» periodístico, lo que no significa que no se busque publicidad oficial cuyo Gobierno (cualquiera de los niveles), está obligado a promover.