Venezuela: luces y sombras decembrinas | Jorge Lara Rivera

La detención lógica por autoridades de la república federativa de Brasil de 5 desertores del Ejército venezolano en Sao Marcos, Roraima, territorio del gigante suramericano, el 26 del mes en curso, luego de que el 22 atacaran a una unidad militar de Venezuela, ha dado pie a gestiones del gobierno bolivariano ante Brasilia para su entrega a Caracas. Sin embargo, no hay motivo para esperar respuesta positiva de Jahir Messia Bolsonaro, testaferro de la Casa Blanca, quien alcanzó el poder sólo por arte de vilezas encarcelando a opositores (el recién excarcelado Luis Inazio ‘Lula’ Da Silva, quien ya enfrenta acusaciones de corrupción y lavado de dinero que le endilga la vengativa oligarquía) y atropellos retorciendo la ley (para defenestrar a Dilma Rousseff) y cuyo hijo Flavio, ahora senador y quien no le salió gay pero con ambición desmedida, resultó tan chueco como su padre: si en enero se le vinculó con el asesinato (2018) de la concejala Marielle Franco y su asistente Anderson Gomes, en un caso de ¡lavado de dinero!, este diciembre la Fiscalía do Brasil lo acusó formalmente de blanqueo de dinero ilegal proveniente de la extorsión o ‘rachadinha’ (a asesores de diputados) –algo así como los ‘moches’ panistas– en la compra de 2 inmuebles en Copacabana, Río de Janeiro. Y no obstante, en semanas recientes se han conocido testimonios de la frustración que padecen otros militares venezolanos desertores que apoyaron la intentona golpista de Juan Guaidó, patrocinada por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea –con la ayuda servil de Luis Almagro en una sumisa OEA y el injerencismo del Grupo de Lima– y ahora viven duras condiciones en Colombia, Brasil y Perú.

Y es que el perfecto plan golpista hace agua. A inicio de este mes, se supo de un nuevo escándalo de corrupción en las filas opositoras encabezadas por Juan Guaidó (Previamente, en noviembre, Humberto Calderón Berti –su ‘embajador’ en Bogotá, Colombia– ‘balconeó’ que las propias autoridades colombianas le informaron cómo, ‘representantes’ de aquél derrocharon en “prostitutas y licor”, además de perpetrar otras irregularidades –no esclarecer origen ni destino, doble facturación de compras– los fondos para ayuda humanitaria destinada para el fracasado intento de ingresarla en febrero). Ahora, el portal ‘Armando.Info’ hizo de conocimiento público que diputados de diversos partidos opositores en la Asamblea Nacional –la discutible base legal de su ‘representatividad’ que elegirá nuevo presidente de la misma en enero y a la cual han reingresado diputados chavistas minoritarios– recibieron sobornos para interceder por empresarios ligados al oficialismo ante organismos internacionales relacionados con el sistema Clap (reparto de alimentos subvencionados) del régimen, lo cual pese a las declaraciones triunfalistas de medios afines al capitalismo transnacional y la oligarquía local, indica fisuras en su bloque. Paradójico: países que pretextando la “carta democrática” auspician la desestabilización y el golpismo en Venezuela, enfrentan crisis de credibilidad y erosión de autoridad moral en la materia frente al clamor de sus pueblos. Así en la injerencista Colombia, el pendenciero Iván Duque Márquez encara el abierto reclamo de los colombianos por su incapacidad para lograr la paz, sus posturas que torpedean la reconciliación nacional; en Ecuador, Lenin Moreno ha tenido que tragarse sus palabras sobre el socialismo “de siglo pasado” de Venezuela, porque sus abusivas medidas (quitar el subsidio a la gasolina) atentan contra la economía de la gente común y desembocaron en octubre en violentas protestas callejeras, ‘cacerolazos’ y paros laborales; en Chile las manifestaciones en la ‘Plaza de Italia’, de la capital chilena, continúan desde ese mismo mes, pese a la sanguinaria represión que Sebastián Piñera Echenique autoriza a los carabineros en Santiago para golpear y dejar ciegos a los jóvenes mientras con declaraciones contradictorias y negacionistas ofrece “mayor dureza” de la autoridad con los manifestantes, a la vez que investigar abusos y violaciones a derechos humanos, mientras alardea ante la comunidad internacional con el ‘plebiscito’ previsto para abril cuando los chilenos se pronunciarán acerca de sustituir la Constitución impuesta, camuflado como ‘presidente’, por el dictador Pinochet, con una nueva de cuya elaboración Piñera ha excluido deliberadamente a la oposición más combativa. Pese a los estertores de provocación a último momento de su régimen neoliberal, la suerte de Mauricio Macri en Argentina fue decidida en las urnas sepultándolo. Así, aunque Rusia retiró en el verano a su personal militar y China reconfigura sus proyectos de inversión en el país cuna del Libertador Simón Bolívar, pese a las presiones incesantes, la república bolivariana de Venezuela se mantiene en pie.



Texto publicado originalmente en el periódico Por Esto y reproducido en Arte y Cultura en Rebeldía con autorización de su autor


 

Lo pactado del golpe de Estado en Bolivia | Deisy Francis Mexidor

El golpe de Estado contra Evo Morales fue pactado, lo dijo sin sonrojos Luis Fernando Camacho, quien es señalado como el rostro visible de los acontecimientos que llevaron al derrocamiento del primer presidente indígena en Bolivia.

A medida que pasan los días afloran más detalles del complot previo a la asonada golpista del pasado 10 de noviembre, que revirtió todo el proceso de cambios iniciado en el 2006 por el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), encabezado por Morales.

Pero como dice el refrán ‘por la boca muere el pez’, Camacho hizo gala de ello al confesar a un grupo de sus allegados que fue su padre el encargado de ‘cerrar’ con militares y policías los acontecimientos de la historia ya conocida, según un video en redes sociales y que replican diversos medios de prensa.

El expresidente del Comité Cívico de Santa Cruz, ahora candidato presidencial, cuenta abiertamente que incluso en los acercamientos con los militares participó Fernando López, actual ministro de Defensa del gobierno de facto.

‘Fue mi padre quien cerró con los militares (?) la persona que fue justamente a hablar con ellos, a coordinar todo, fue Fernando López, actual Ministro de Defensa. Es por eso que él está de ministro de Defensa’, se escucha en el audiovisual.

Luego explica que sucedió lo mismo con la Policía y afirma que, una vez consolidados tales acercamientos, lanzó el plazo de 48 horas para la renuncia del mandatario.

‘La Policía de la misma manera. Fue mi padre. Cuando pudimos consolidar que ambos no iban a salir fue que dimos las 48 horas, pedimos las 48 horas porque sabíamos que ya podía Santa Cruz trasladarse a La Paz’, subrayó.

El padre del excívico es José Luis Camacho Parada, tiempo atrás presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia y de la Federación de Empresarios Privados en Santa Cruz.

Morales dimitió bajo presión de la cúpula castrense, aunque eufemísticamente señalaron que era una ‘sugerencia’ del entonces jefe del Ejército Williams Kaliman, el mismo que luego colocó la banda presidencial a la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez.

‘Camacho confirma que cívicos hablaron con militares y policías para derrocar a mi gobierno’, escribió el exmandatario en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter, donde insiste que sufrió un golpe de Estado.

Añade el tuit que ‘fue un golpe de Estado pese a que Áñez, (Carlos) Mesa y el propio Camacho intentan negarlo, el video es una prueba irrefutable’. ‘La justicia debe actuar contra los golpistas y genocidas’, expresó.

Tras las elecciones del 20 de octubre, en las que Morales logró la victoria en primera vuelta con el 47 por ciento de los votos y una diferencia de 10 puntos sobre su principal rival, Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho convocó a un cabildo en la ciudad de Santa Cruz y desconoció los resultados.

En los sucesivo comenzaron a ocurrir una serie de hechos instigados por el dirigente opositor, perteneciente, por cierto, a una de las familias más acaudaladas de Santa Cruz.

A propósito, el mismo Camacho que plantea su lucha con el poder de la fe es el que aparece en registros de los Panama Papers (2016), una gran filtración de documentos confidenciales vinculados a la firma legal panameña Mossack Fonseca, los cuales denuncian la existencia de paraísos fiscales utilizados por ricos y poderosos.



FUENTE: PRENSA LATINA


 

Tienes que matar a toda Bolivia para entrar acá Donald Trump: indígena boliviano ante la prensa

A través de un vídeo difundido en la red social de Twitter, un indígena boliviano reclamó a la prensa que esté callada y no denuncie lo que realmente está sucediendo en el país sudamericano de Bolivia: “La prensa no muestra nada, quisiera que la prensa esté con el pueblo y no con la Derecha, compañeros […]; vean cómo la gente pobre sufre, compañeros, pero creo que la prensa se ha hecho comprar con mucho dinero por este gringo norteamericano Donald Trump”.

Enérgicamente, dijo que lo que está pasando en su país es un golpe de Estado y que la actual presidente no se puede autoproclamar: “La presidenta no nos representa, a mí no me representa”.

“Si yo muero, compañeros, si mi familia reclama mi muerte mañana, me ha matado este gobierno”, externó.

Denunció que están matando a la gente más humilde al mismo tiempo que hizo hincapié en que no tiene miedo a morir.

“Camacho, quieres matarme, aquí estoy, matame, estoy aquí, pero no soy el único, hay miles como yo, miles”.

En su denuncia le dejó bien claro al presidente de los Estados Unidos que no va a lograr su objetivo: “Y aquí te digo Donald Trump, gringo, NO VAS A LOGRAR TU OBJETIVO…, TIENES QUE MATAR A TODA BOLIVIA PARA QUE ENTRES ACÁ DONALD TRUMP

No sólo es en Chile, es la lucha contra el neoliberalismo en América Latina | Edgar Rodríguez Cimé

Los continuos enfrentamientos en Brasil, Argentina, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y ahora Chile contra las órdenes de los bancos mundiales a los gobiernos pro empresariales de “derecha”, demuestran que no se trata de hechos aislados sino de la lucha contra el Monstruo Neoliberal que desecha a los pobres -las mayorías de las naciones- y nos tratan como “personas que sobramos” en un modelo económico deshumanizado.

                Pero, si los políticos de la “derecha empresarial” nos han dejado mal a los humildes haciéndonos a un lado como “personas desechables” por anteponer las ganancias de los poderosos a las necesidades básicas de las mayorías, sirviendo a los intereses de las grandes empresas multinacionales, hoy los defensores de los pobres resultan ser los creadores culturales, genuinos “guerreros de la cultura”, quienes levantan la voz para decir “Ya Basta”.

                Si ayer solamente eran considerados como “creadores de cultura”, hoy los artistas del mundo, en países de Oriente u Occidente, son voceros de las mayorías que no la poseen en naciones donde gobiernos de “izquierda” se “torcieron” en aras de conservar el poder político (U.R.S.S.), o donde las ganancias de las grandes empresas del mundo (Estados Unidos, Europa) se imponen a las necesidades de comer, curarse, vestir o de vivienda de los pobres.

                Del “canto de protesta” al “punk rock”, de la “balada” al “rap metal”, del “reggaetón” al “rock ruso”, los músicos de tutti frutti tomaron el micrófono ya no para alegrarnos con sus acordes, sino para solidarizarse con los pueblos reprimidos por gobiernos autoritarios que asesinan a su propio pueblo con tal de seguir manteniendo las ganancias de las multinacionales que mandan en el mundo.

                Lidera los gritos de protesta contra el Gran Capital, la inefable cantante punk y poeta beat de la era sicodélica del siglo Veinte, Patty Smith, ícono de la cultura contemporánea: Este es el reino del coraje, de la convicción, de la unidad, exigiendo igualdad y responsabilidad al gobierno; exigiendo un Chile tan unido como ellos, tomando las calles. Este es el reino de los ciudadanos activistas, que son vistos y oídos por el mundo, mostrándonos cómo el pueblo tiene el poder.

            Por su parte, el polémico gritante René Pérez, antes Calle 13, y hoy Residente, siempre del lado de los pobres del mundo, le cantó sus verdades al presidente Sebastián Piñera: “Me siento tan desesperado porque no creo que haya alguien tan egoísta, tan bruto y tan salvaje que mande a la policía a golpear y matar a su pueblo. Debe tener un problema sicológico, mental, para declararle la guerra al mismo pueblo, que es su sangre.

                “No eres el único presidente que la ha cagado en Latinoamérica… hay muchos que la siguen cagando y no se dan cuenta que la gente se está manifestando, que no los queremos. Hay que inventarse algo nuevo. Y siguen con la pendejada de que izquierda o derecha. Cabrones, estamos en 2019, ya inventen algo fucking nuevo que funcione porque todos son igual de pillos, hijos de la gran p… Merecen que los bajen ya.

                “Los gobiernos de Latinoamérica parece que no entienden, la gente no dejará de manifestarse. Puerto Rico, Venezuela, Nicaragua, Ecuador…, Chile estamos con ustedes (…) Estos asesinos siempre serán culpables porque la historia no perdona”.

                El conocido cantante de rock sudamericano Fito Páez, también se unió al coro de artistas: “Chile no está en guerra. Todos mis amigos me mandan videos y fotos de la terrible represión sufrida en días; se ve a un pueblo vivo, despertando, animado y exigiendo sus derechos. Un abrazo inmenso y permanente por la libertad”.

                Y si se trata de luchar por la justicia, las roqueras rusas anti sistema del colectivo Pussy Riots, quienes sufrieron encarcelamiento en su país, se solidarizaron con el pueblo chileno en Instagram: “Para los manifestantes en Chile: ustedes son una hermosa inspiración y una lección para el mundo sobre cómo actuar cuando el gobierno y/o los ricos son injustos”.

                Peter Gabriel, ex Genesis, tampoco se queda callado como ícono del rock norteamericano: “A nuestros amigos en Chile: estamos impactados por la brutalidad del tratamiento que se ha dado a quienes protestan y esperamos una solución rápida y no violenta. Tienen nuestro apoyo y están en nuestros pensamientos”.         

            Ton Morello, ex de Rage Against the Machine: La Raza contra la Máquina (Estados Unidos), batos locos del rap metal norteamericano, no se quedan atrás y dicen esta boca es mía: “Solidaridad con mi gente en Chile, luchando, peleando, cambiando su país”.

                Finalmente, hasta los sexistas reggaetoneros -sin faltar celebridades del “pop” como mi vocalista preferida la chilena Mon Lafferte- como los portorriqueños Don Omar (“Chile, yo estoy con ustedes”) o Daddy Yankee (“Tengo el corazón roto, viendo las imágenes de la fuerte prueba que atraviesa el país. Que todo sea para obtener una mejor calidad de vida”), se unieron a la causa del pueblo chileno.



edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

Colectivo cultural Felipa Poot Tzuc



 

Evo Morales, líder boliviano por excelencia

El triunfo de Evo Morales en los comicios del pasado domingo en Bolivia dará continuidad a su proyecto de Gobierno que ha beneficiado a los más desposeídos; ha logrado el crecimiento económico, la paz y justicia social, la igualdad y acabar con el analfabetismo.

Bolivia es, hoy día, un país en crecimiento a pesar de los intentos de la derecha de ese país latinoamericano por desequilibrar las políticas del Gobierno boliviano.

Los hechos violentos ocurridos el lunes y martes, próximos pasados, nos dan una idea de la intentona de los opositores por mostrarse ante la prensa extranjera como “defensores de la democracia”; sin embargo, buscan, en términos reales, desconocer la voluntad popular, especialmente de las zonas rurales, tan beneficiadas en los últimos 15 años por el Estado.

El mismo Evo Morales ha anunciado a la prensa internacional que ya se está gestando “un proceso de Golpe de Estado”, éste, preparado por la derecha con el apoyo extranjero.

No obstante, la popularidad del Presidente de Bolivia, sigue contundente en el país al haber logrado el respaldo de las zonas rurales y de los sectores populares, así lo comprueban los resultados que colocan a senadores y diputados del Movimiento al Socialismo (MAS) al frente de las preferencias electorales de la jornada del domingo.

Evo Morales sigue siendo el líder por excelencia de la mayoría de los bolivianos, la derecha no ha podido mancillar su trabajo y el discurso antiimperialista lo han colocado como un defensor de los pueblos latinoamericanos tan dañados de las políticas neoliberales de las últimas décadas.

Elecciones en octubre, un mes clave para América Latina | Diego González

Octubre es un mes clave para Sudamérica: siete días movidos en los que Uruguay, Argentina y Bolivia celebran elecciones presidenciales. En Montevideo, gane quien gane, habrá novedades. En La Paz, Evo Morales busca su cuarta reelección. Lo mismo intenta en Buenos Aires Mauricio Macri. De hecho, mientras la oposición uruguaya y boliviana advierten sobre los riesgos de una “venezolanización” de sus países, los oficialismos usan el ejemplo de Argentina como prueba del colapso que implicaría un cambio.

El 20 de octubre Bolivia elegirá un presidente hasta el 2025. La oposición denuncia que la candidatura de Morales es ilegal, dado que la Constitución lo prohíbe y que en febrero de 2016 un 51 por ciento votó “No” en referendo a otra reelección de Evo Morales. Pero el Tribunal Supremo Electoral habilitó la candidatura.

Los principales opositores son el expresidente Carlos Mesa y Oscar Ortiz. La pregunta es si Morales logrará un triunfo en primera vuelta, para lo que necesita más de 40 puntos y 10 de diferencia con el segundo o más de 50. El principal capital del oficialismo es su gestión económica. El eje de la campaña es el slogan “futuro seguro” y en la televisión hay spots que advierten sobre el riesgo de caer en una crisis como la argentina. También hay pintadas callejeras que dicen: “MESA=MACRI”.

“Desde hace mucho la propuesta del Movimiento al Socialismo (MAS) es la estabilidad. Esta vez va a ser un voto mucho más pragmático, fundamentado en los que piensan que la economía está bien y debería seguir. En su agenda no hay ninguna radicalidad, es modesta”, asegura el jefe de redacción de la revista Nueva Sociedad de la fundación Friedrich Ebert, Pablo Stefanoni.

Superdomingo en Argentina y Uruguay

El superdomingo rioplatense será el 27, cuando voten Uruguay y Argentina. En el primero el oficialista Frente Amplio (FA) presentará como candidato al alcalde de Montevideo, Daniel Martínez. Competirá contra el candidato del Partido Nacional Luis Alberto Lacalle Pou y el colorado Ernesto Talvi. “Será una elección seguramente reñida. El FA volverá a ser el principal partido del país, la duda es si en segunda vuelta podrá ganar”, asegura el sociólogo uruguayo Agustín Canzani.

El FA gobernó el país desde 2005. “Hoy se vive un cambio de liderazgo histórico”, sostiene Canzani y destaca que ni el actual presidente Tabaré Vázquez, ni el ex José Mujica, ni el ex vicepresidente y actual ministro de economía Danilo Astori serán candidatos.

Argentina, el nuevo “país riesgo”

Venezuela es desde hace años un fantasma que se agita en cada una de las elecciones de la región. Pero esta vez, la novedad es que asume protagonismo el peligro de un giro “a la Argentina”, bandera que agitan los oficialismos tanto en Bolivia como en Uruguay.

“Macri era un pospopulista que debía triunfar para que se pudiera hablar de un giro a la derecha exitoso. No funcionó, y Bolsonaro tampoco. Argentina se está usando como se usó a Venezuela. Macri en sus propios términos fue un fracaso absoluto: no mejoró ninguna variable y empeoraron varias”, indicó Stefanoni.

Un viraje político en Argentina tendría implicancias geopolíticas. En las primarias de agosto – que funcionaron como una encuesta- el opositor Alberto Fernández sacó una gran diferencia y los analistas asumen que será el próximo presidente. De hecho, ya lo reciben presidentes y él sugiere lo que sería su política exterior: “Da la impresión de que se movería en una línea socialdemócrata buscando relaciones con España, Portugal, Uruguay y Bolivia. Un vínculo bueno pero no subordinado con EE. UU. y una negociación pragmática con el FMI”, explicó Stefanoni.

Desde ahí -considera- podría jugar un rol sobre Venezuela en línea con Uruguay y México y buscar una “salida negociada”, sin apoyar a Maduro. También destaca que a Fernández no lo definiría como un populista, sino como un socialdemócrata que representa a un “progresismo blando”. Y añade: “El enigma de Alberto no es él, sino cómo va ser la relación con (la expresidenta y candidata a vice) Cristina Fernández”.

Sin olas 

A lo largo de la vida política latinoamericana – y especialmente en América del Sur – se pueden identificar oleadas relativamente homogéneas. Desde el proceso independentista, hasta los populismos de mediados del siglo xx, pasando por las dictaduras militares de los 60 y 70, el neoliberalismo en los 90 y el giro hacia la izquierda de los dos mil. Ahora parece abrirse una nueva etapa.

“La región vivió un giro hacia la heterogeneidad tras el triunfo de Macri. En América Latina se abrió una época más diversa. De hecho, si hoy volviera parte de la izquierda sería en otro contexto global y regional por lo que creo que las ambiciones refundacionales serían más débiles”, describe Stefanoni. Y añade: “Hoy lo que hay es una cierta dosis de “Realpolitik”, un giro al centro en Argentina y en Bolivia donde Morales es su propio Alberto Fernández”.

Canzani coincide: “Se viene una época de restricciones. La situación va a exigir a la izquierda y el progresismo, si es que ganan, orientaciones de políticas públicas novedosas”.

En cuanto al futuro geopolítico regional, el sociólogo destaca que puede abrirse un nuevo escenario. El eje conservador conformado por Brasil – Colombia – Chile tendría que negociar con un nuevo alineamiento conformado por Argentina – México – Uruguay y Bolivia. En síntesis, como afirma Stefanoni, “hoy América Latina es más parecida al mundo, una región muy confusa”.



FUENTE: DUETSCHE WELLE

ENLACE: https://p.dw.com/p/3RGeo