¡Alto a la violencia de género!: Centro Yucateco de Escritores

En memoria de las luchas de nuestras colegas Elvia Rodríguez Cirerol, Brenda Alcocer Martínez, Beatriz Rodríguez Guillermo y Carolina Luna Benítez

Ante el recrudecimiento de la violencia en sus diversas formas en nuestra sociedad durante el confinamiento (de marzo a septiembre de 2020), quienes pertenecemos al Centro Yucateco de Escritores, asociación civil de integrantes de la diversidad humana dedicados al oficio literario queremos manifestar:

  • La violencia es atentatoria contra los derechos básicos del ser humano e inaceptable, en especial la perpetrada contra las mujeres, en su forma más extrema —el feminicidio— que se sustenta en la cosificación de ellas por un sistema de valores el cual normaliza la fuerza contra quienes no se apegan a los estándares impuestos por el prejuicio.
  • Invitamos a hombres y mujeres a asumir la paternidad y la maternidad educando a sus familias en igualdad de condiciones, fomentando en ellas vínculos de solidaridad y fraternidad.
  • Requerimos políticas educativas y comunicacionales en las cuales se promueva el respeto a la dignidad e integridad humana de toda persona sin importar su sexo, género, orientación sexual ni ideología, raza, clase social, credo, orientación política, ni alguna otra característica. Y deben alcanzar todos los niveles educativos sin importar áreas de especialización.
  • Exigimos a las autoridades de cualquier orden de Gobierno cumplir con la Constitución en cuanto la impartición expedita de justicia para las víctimas de violencia, desalentando la comisión por impunidad de nuevos crímenes y combatiendo todo tipo de violencia.

Seres pensantes en la convivencia asumamos cada quien la responsabilidad que nos toca para acabar con estas atrocidades (violencia de género, trata de personas, feminicidios, racismo, clasismo, explotación del trabajo esclavo de niños y otros delitos semejantes) que impiden nuestra realización plena en la humanidad.

Atentamente:

Alicia Alfaro
Carmen Simón Pinero
Carolina López Hernández
Cristina Leirana Alcocer
Landy E. Cortés Monforte
Leticia Achach Dájer de Dájer
Ligia Carolina Pérez
Lourdes Rangel Angulo
Melba Alfaro Gómez
Patricia Garfias Cáceres
Patricia Garma Montes de Oca
Reyna Echeverría Bobadilla
Rosa Guadalupe Gutiérrez Díaz
Silvia Rojas Sánchez
Teresa Ramayo Lanz
Yare Ávila Mena
Verónica García Rodríguez
Verónica Rodríguez
Adolfo Fernández Gárate
Alejandro Castro Escalante
Álvaro Chanona Iza
Armando Pacheco Barrera

Arnaldo Ávila Montalvo
Carlos Arcila Berzunza
Carlos Martín Briceño
Iván Noé Espadas Sosa
Jorge Luis Arquieta
Jorge Iván Canul Ek
Jorge Lara Rivera
Luis Alcocer Guerrero
Luis Alcocer Martínez
Luis Alberto Ortega Medina
Manuel Calero Rosado
Noé Castillo Sánchez
Oscar Sauri Bazán
Raúl Moarquech Ferrara-Balanquet
Reyes Pérez Rejón
Roberto Azcorra Cámara
Roger Metri Duarte
Saulo de Rode Garma Pool
Sergio Salazar Vadillo
Víctor Garduño Centeno
Will Rodríguez Manzanilla

Apoya la continuidad de Arte y Cultura en Rebeldía en la web

Estimados amigos: desde el 24 de enero de 2013 Arte y Cultura en Rebeldía ha sido un espacio libre de presiones políticas y líneas editoriales restrictivas, gran parte de que podamos sostener esta postura se debe a que no hemos recibido, en términos reales, dinero de políticos, instituciones u organismos lucrativos. Hoy, como la gran mayoría de los medios independientes vivimos los embates de la Covid-19 y nos vemos en la necesidad de solicitar, a los que tengan la posibilidad, su apoyo económico para poder solventar los gastos de operaciones de nuestro portal. Como no pretendemos que esto sea permanente y sólo estamos buscando recaudar los recursos para la continuidad del portal para el periodo Noviembre 2020-Septiembre 2021, este mensaje sólo lo estaremos difundiendo durante julio, agosto, septiembre y octubre de 2020. Por supuesto, también se aceptan trabajos literarios para llenar nuestras páginas y seguir cumpliendo con nuestros objetivos principales: promover el arte y la cultura.

En un acto de transparencia, queremos aclarar que sólo en dos ocasiones hemos sido apoyados por la Secretaría de la Cultura y las Artes: mediados de 2016 y principios del 2018

Formas de apoyo económico:

Depósito bancario a cuenta:

Banco: ScotiaBank

No. cuenta: 25601677865

Depósito a través de Oxxo o similares:

Banco: ScotiaBank

No. de tarjeta: 5579 2091 3715 0261

Depósito interbancario:

Banco: ScotiaBank

Número de CLABE Interbancaria: 044910256016778653

Formas de apoyo editorial:

Textos de creación literaria, crónicas, reseñas, ensayos, críticas, comunicados de prensa, entrevistas, opinión (política y artes)

Enviar al correo electrónico: arteyculturaenrebeldia.prensa@gmail.com

Documentos: Texto en formato word; ficha curricular y fotografía del autor; en el caso de reseñas o críticas sobre arte fotografías del libro, obra o alusivas del tema.

Formas de apoyo de difusión:

Comparte con tus amigos nuestras entradas a través de tus redes sociales y únete a las nuestras:

En facebook: https://www.facebook.com/arteyculturayucatan

En Twitter: https://twitter.com/ArteRebelde


Todos y cada uno de los que nos apoyen y envíen un mensaje al correo electrónico arteyculturaenrebeldia.prensa@gmail.com estarán suscriptos, sin importar el monto económico o tipo de su apoyo, a Ediciones Letras en Rebeldía y recibirán periódicamente material perteneciente al proyecto (revistas en formato PDF; enlaces a películas de arte; libros electrónicos -epub y/o PDF- y convocatorias).

De antemano, agradecemos sus aportaciones económicas y/o literarias y periodísticas.

Atte: Armando Pacheco

SOBRE ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA:

Tiene como antecedentes la creación de la revista Letras en Rebeldía, fundada en el año 2006 y cuyo nombre sirvió para fundar la editorial que inició sus operaciones en 2015 con la colección de plaquetas Poetas del XXI. Desde 2013 y hasta la fecha ha pretendido ser un referente en el periodismo cultural y en la difusión de las letras de México y el mundo. En junio del 2020 y tras consultas con nuestros lectores dedicamos el 85 por ciento al material artístico y cultural y el restante a temas de política nacional e internacional, los DDHH, información de la Comunidad LGBTTTIQ, salud y ciencia. Está bajo la licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0.

Devociones en Yucatán: Santa Librada entre partos, parteras y la milpa | José Iván Borges Castillo

Entre las devociones de profundo arraigo en la llamada piedad popular de Yucatán tiene especial mención el efectuado en honor a Santa Librada, virgen y mártir del santoral católico.

La especial predilección de devociones a santos y santas tuvieron como factor principal la popularidad que estos tuvieron en la España del Siglo de Oro y de donde pasaron a las tierras de conquista, la gran cantidad de esas devociones fueron muy particulares, son por algunos testamentos donde se hacen mención de ellos y nunca tuvieron el patrocinio de alguna iglesia principal de un pueblo yucateco. Devociones practicadas en lo doméstico, que se extendieron cuanto más a novenas concurridas por vecinos en barrios, ranchos y aldeas.

Santa Librada virgen y mártir pertenece a la larga lista de los santos, herencia del siglo XII de la iglesia católica, martirizada juntamente con sus ocho hermanas, siendo ella la única que alcanzó la crucifixión, como don especial que vino a sumar a sus virtudes heroicas necesarias para ascender a los altares. Su culto se extendió pronto por los reinos de la Hispania romana cuando sus reliquias y su cuerpo fueron trasladados a la catedral de la ciudad de Sigüenza. De ahí parte su culto que había de extenderse a los reinos de la América Septentrional.

En el caso de Yucatán no hemos encontrado mención alguna de Santa Librada que nos haga deducir la existencia de un culto en los comienzos de la cristiandad o para los siglos posteriores de dominación española. Pero siguiendo con los parámetros establecidos de los santos y santas entre los mayas yucatecos, como plantea el doctor Lazaro Tuz Chi en su obra Aj Balam Yúumtsilo´ob: cosmovisión e identidad de los rituales de los mayas penisnulares, cuando refiere: «(los santos) consiguen regular la vida maya en lo espiritual; se les pide su intersección ante el ki´ichkelem Yuum para solucionar las dolencias, o para interceder ante Dios en las milpas.» En cuanto a la función de Santa Librada, ésta destaca por protectora de madres recién paridas y de las mujeres parteras, que son las que ayudan asistiendo con sabiduría y remedios a que el parto tenga feliz concierto.

En cuanto a esculturas de la Santa encontradas en Yucatán, sabemos que gozaba de un culto de especial. En Oxkutzcab, al sur del estado, se encontraba una escultura en crucifijo de esta Santa con clavos de oro; en Tixpéual, aún se venera otra escultura de poco más de 30 centímetros, en tanto que otros pueblos y municipios sus imágenes impresas son tan antiguas como la ejecución de sus novenarios. Debemos destacar el caso de Tekal de Venegas donde una «imagen en gradas» de la Santa cada año preside un novenario que data desde hace más de ocho décadas.

La relación devocional entre esta Santa y las mujeres de las comunidades yucatecas se ve precisado en alrededor del parto, si bien la Virgen María, la llamada X-Ki´ichpam Kolebil María, es la gran abogada y patrona a la que se le pide que el parto se realice sin complicación, tiene también especial mención Santa Librada en función también protectora. En su Relación de las cosas de Yucatán el franciscano Diego de Landa apunta: «En los partos acudían a las hechiceras, las cuales les hacían creer sus mentiras y les ponían debajo de la cama un ídolo de un demonio llamado Ixchel, que decían era la diosa que hacer criaturas».

Ixchel es entendida en sus funciones con la Virgen María, pero a diferencias de las mujeres españolas que tenían por intersección devocional a diferentes santos en especial a San Ramón no nato, las mujeres mayas hallaron en otra santa a una aliada más. La diosa Ixchel con sus múltiples advocaciones de joven, niña, adulta y anciana, ya ofrecía las variantes. Lo mismo que la Virgen María en sus advocaciones que se ampliaban con las santas católicas del extenso santoral. El calendario contenido en el Chilam Balam de Ixil nos ofrece una idea de las santas que nuestras abuelas veneraban con especial predilección, los nombres de Santa Úrsula, Santa Felicitas, Santa Inés, Santa Eulalia, Santa Cecilia, Santa Clara, Santa Ana, Santa Rosa, Santa Bárbara y otras más que como éstas son mencionadas en las oraciones de los Hmen, los sacerdotes mayas, cuando realizan las plegarias de petición de lluvias o para honrar y bendecir la tierra. Las mismas impresiones de novenas realizadas en Mérida son desde luego dedicadas a la honra de estas mismas santas y a las advocaciones de la Virgen Santísima.

En la región cercana a Celestún las parteras tenían por especial patrona a Santa Librada, y cuando estaban por asistir a un parto se mandaba encender una vela o veladora en el altar, para con esto pedir el auxilio de esta Santa crucificada. En el municipio de Tixpéual, en una de las casonas del centro histórico, se encuentra una preciosa escultura de la Santa que preside las devociones de las recién paridas, cuando éstas han concluido el parto y éste se ha realizado sin más complicaciones y con el niño recién nacido, van los familiares a prestar la imagen para llevarla a la casa de la recién parida para hacerle su novena en agradecimiento a los favores otorgados de llevar el parto a feliz término. De la cruz de la santa penden atados varios exvotos, llamados cuerpecitos o kexitos en mayas, ósea el cambio material que demuestra lo milagroso que se consigue bajo su intersección.

Es interesante la escultura de la Santa, hasta hoy el único que hayamos visto es el que se encuentra en Tixpéual, aunque sabemos que en otros municipios existen otras, no tenemos al momentos imágenes de éstas para analizar con detalle. El que se conserva en la casa particular en el municipio mencionado, se encuentra una mujer crucificada, vestida de una túnica de color azul abierta que deja descubierto su pecho,  una falta ceñida a la cintura, y de su cuello pende una cinta distintivo de color verde. La cabeza inclinada a la derecha, y su larga cabellera suelta deja descubierto el pabellón de sus orejas, hasta descansar en la parte alta de su espalda. La forma de su cabellera nos recuerda el uso de cómo lo traían las indias mayas, lacio y dividido al centro representando a un niña. Las flores en la cruz, en la ropa y hasta en el cuerpo de la Santa, nos hablan de la fecundidad del martirio, de la gracia suprema que encuentra renuevos, en la santidad que le propicio los clavos que la sostienen. En las diferentes esculturas de la Santa que se encuentran especialmente en la ciudad de Sigüenza, en España que es por donde paso sus novenas a Yucatán, el letrero de INRI no tiene lugar, sin embargo en el caso yucateco el letrero lo porta como lo portaría un cristo crucificado.

Entre las características de la religión prehispánica sobresale la dualidad divina, en que hombre y mujer sostienen las mismas cualidades y dones, porque teniendo un hombre en la cruz como Cristo, era evidente que también lo estuviera una mujer como Librada. Esto según los diferentes estudios del tema, en especial los desarrollados por la doctora Georgina Rosado y Rosado bajo el titulado: Genero y poder entre los mayas rebeldes de Yucatán: Tulum y la dualidad a través del tiempo.

En el caso de Tekal de Venegas se encuentra una imagen de la Santa, en un cuadro protegido por un cristal con sus gradas de madera y que recibe veneración especial en un solemne novenario que va del 26 de septiembre al 4 de octubre; comparte altar con San Francisco de Asís, pero cada quien tiene su novena por separado. Al parecer, la novena se agregó cuando fue adquirida la imagen, por ahí, a principios del siglo XX. La relación devocional con las mujeres se destaca en pedirle que se desarrolle sano el embarazo, también por la fecundidad de la tierra y las buenas cosechas, en esto destaca la intención de los dueños de la imagen por hacer sus novenas anuales.

La figura divina de protección en el trabajo del campesino aparece en la plegaria del Hanli Kóol que reza el Yum Hmen de Ichmul, don Feliciano Tapia, cuando pronuncia con reverencia: «A la Santísima Virgen Santa Librada, para que nos libre en este sagrado trabajo, de cualquier peligro, en esta parte de la mesa, Dios mi señor, Dios Hijo, Dios espíritu santo».

Aunque el doctor Tuz Chi traduce: «Xki´ichpam kolebil Librada» por Santísima Virgen, la frase de Xki´ichpam Kolebil quiere decir hermosa señora divina o celeste, que fue exclusivo para nombrar a la Virgen María, lo que se evidencia con esto, una actual modificación de emplear esta frase al referirse a las Santas, pero causa cierta confusión entre las regiones y pueblos mayas. Es probable que la perdida cada vez mayor de los sacerdotes mayas, han propiciado que la tradición oral que es como se transmiten estos rezos también se vayan modificando. Juan Pío Pérez en su diccionario refiere «Santa cosa buena: Cilich» en Tekal para para llamar a la Santa en lengua maya se dice: «Kilich Santa Librada» o «Xki´ichpam Lí» hermosa Librada.

La relación con la milpa se tiene en su momento de siembra, a Santa Librada se le pedirá la protección a las semillas recién sembradas para librarlas de plagas, y que éstas puedan germinar. La milpa es también una mujer embarazada, por eso al igual de las mujeres a ella se le encomienda a protección de la siembra.

Santa Librada es el nombre también que portan viejas tierras y ranchos que se encuentra en los municipios de Celestún, Chemax, Dzilam de Bravo y San Felipe, que figuran de esta forma en la documentación la primera mitad del siglo XX. En la novela La Hija del judío de Justo Sierra se menciona a «Santa Librada» por el nombre de un puerto en la península dedicado al contrabando.

En Yucatán, donde la imprenta llegaría en 1813 comenzaron a publicarse una gran cantidad de devocionario, trisagios, novenas, una cantidad considerable se resguardan en los archivos en especial en el centro de apoyo a la investigación histórica y literaria de Yucatán (CAIHLY), pero es la novena de Santa Librada una de las más populares y la que no se encuentra ejemplar alguno en los centros de investigación. El que nosotros poseemos, perteneció a mi abuela Dalia Lugo López, vecina y rezadora del pueblo de Tekal de Venegas. La dicha novena parece una reedición, de tantas que probablemente se hicieron en la entidad, que fue tomada de la primitiva novena impresa poco antes de 1747, en España, ya con los aumentos de los versos de arte menor que bajo el título de Coloquio se publican en la novena, junto a las décimas y los gozos que cantan y publican la vida de la mártir, y que no aparece en la novena original.

Una revisión a los gozos publicados en honor a la Santa, conservados en los archivos nos revela que los gozos contenidos en la novena yucateca son totalmente distintos. El párrafo que da coro a los versos dice:

Si a cuanto el devoto os pida,

Librada estáis obligada

Por tí del mal bien librada

Saldrá mi angustiosa vida.

La antigua devoción a las santas católicas, vinieron a llenar ese espacio necesario en la vida de las comunidades mayas, que convertida al catolicismo en forma oficial, buscaron por los medios posibles continuar con las prácticas religiosas necesarias para satisfacer momentos de su vida diaria. Así como Chaac compartió semejanzas iconográficas con San Isidro Labrador o con el apóstol Santiago, y la deidad Ixchel con los símbolos de la Virgen Santísima, las santas vinieron a ayudar a las mujeres y a los hombres, siendo Santa Librada por predilección la Santa de cabecera, la implorada para el desarrollo del embarazo, para el parto, y para agradecer su protección solicitada con el rezo de una novena.