El libro de texto gratuito y sus opositores (1962) | Ermilo Abreu Gómez

Los libros de textos gratuitos que elabora y distribuye el Gobierno de México, constituyen un modelo en su género y son dignos del mayor elogio por lo que significan para la educación de los niños. Es bueno recordar que ni en México ni en el resto de Hispanoamérica jamás se habían puesto en manos infantiles, páginas de tan clara orientación humana. En ellos todo está calculado con ciencia, orden y espíritu constructivo. Más que divulgar noticias diversas, ensamblan las más esenciales, a fin de hacer más honda la función vital de la escuela. Desarrollan normas didácticas que estimulan la comprensión y la asimilación de las materias y teorías que exponen. Están escritos con pulcritud, con una bien estudiada frecuencia de vocabulario, acorde con el proceso natural que señala la edad del niño. Por último, la expresión estética que difunden es tan sencilla, diríamos tan tierna, de tanto sabor mexicano, que puede desenvolverse, de modo fecundísimo, en la mente y en el corazón del estudiante.

Sigue leyendo