Arte y cultura en Rebeldía continuará con nuevos proyectos

Los tiempos, sin duda, son complicados y para el sector cultural aún más. Muchos de quienes nos dedicamos a la creación, el periodismo independiente, a la ejecución de alguna de las artes, no la hemos pasado del todo bien debido a la contingencia sanitaria, derivada del virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19.

Muchos hemos tenido la suerte del apoyo familiar, de algún benefactor; otros han aprovechado los pocos apoyos institucionales; y los más, han tenido que buscar la forma de subsistir a través de la venta de sus trabajos, subastas vía digital, conciertos a través de las redes a cambio de apoyos económicos voluntarios, etcétera.

Sigue leyendo

Mauricio Vila aplica «manita de puerco» a empresarios y gobernados | Armando Pacheco

Como si se tratara de un ring de lucha libre, por una parte, el exalcalde de la ciudad de Mérida -quien no terminó su periodo por ambiciones políticas-, Mauricio Vila Dosal, regaña al sector empresarial porque éste, lo acusa con la «prensa»; por la otra, la sociedad yucateca que amenazó con una protesta colectiva en coordinación con dueños de empresas dedicadas a la venta de bebidas embriagantes y al sector restaurantero, misma que «fracasa».

Ni uno ni otro logra dejar contentos a los de jodidos, a los de abajo, a los (des)empleados y a quienes no se les otorgan prórrogas para alimentar a sus hijos, a quienes no les condonan impuestos y servicios (luz, agua, teléfono, gas, colegiaturas, en su caso, etcétera), a quienes no les sobra el dinero para comprar a través de la aplicaciones digitales que tanto promueve el experto en sándwiches y sus fieles servidores.

Lo anterior viene a cuenta por un audio filtrado por un «supuesto» empresario. Se trata de un archivo que circuló por las redes sociales, principalmente por el WhatsApp y a cuyas declaraciones evitaremos hacer mucho caso pero que, de acuerdo a las mismas acciones difundidas con erario público a través de comunicación social del Gobierno del Estado, le dan la razón a dicho empresario.

Todo parece indicar que @MauVila sí está molesto con el sector empresarial, principalmente con el restaurantero y turístico pues sus integrantes se les «salieron del huacal» y por ello les ha reclamado su «ingratitud» pues según se relata en el audio, él se ha peleado hasta con el Presidente de México para apoyar a los empresarios de Yucatán; de ser cierta esta versión, Mauricio Vila Dosal olvida que él es el trabajador del pueblo, que es su obligación velar por los intereses de todos los sectores de la población que él gobierna y que, además, se le paga -y muy bien- por su trabajo. En otras palabras, él es el obrero del pueblo, aunque le hagan el manicure a cargo del erario.

Tampoco le ha quedado claro al hoy señor Gobernador que todo el dinero utilizado para ayudar al sector empresarial y a la gente, no es dinero de su bolsillo o de sus cuates. Ese recurso económico lo irá pagando el pueblo yucateco de los impuestos que, valga decir, no son bajitos ni se pagan en abonos chiquitos. Pierde la memoria, además, de que esos «apoyos» serán devueltos, y con intereses, a corto, mediano y largo plazo.

La manita de puerco a empresarios y pueblo

La desobediencia civil en Yucatán siempre ha sido coaccionada por los empresarios, sindicatos ligados al poder, por la prensa vendida, chayotera y amaizada (Diario Por Esto!, Diario de Yucatán, Novedades de Yucatán. Sipse, Telesur y una larga lista); ha sido condenada y hasta censurada por pseudo líderes de opinión y, en últimas fechas, hasta reprendida por la autoridad con la utilización de gases lacrimógenos.

De esta forma y bajo el lema que ante advertencia no hay engaño, Mauricio Vila Dosal le ha aplicado una manita de puerco a los emprearios rebeldes, y, al parecer, ha dicho que habrá negocios que se perderán para siempre, pero que ni modos; le ha aplicado la legendaria llave de lucha libre a la sociedad que persiste en su intento de ir en contra de sus políticas sanitarias.

Sólo queda pues, esperar los nuevos anuncios que dará el titular del ejecutivo que, al parecer, le quedó grande el paquete de la gubernatura y necesita de los medios públicos para justificar sus acciones y presumir que hasta son reconocidas por instancias internacionales como la ONU (que se sabe también, es lacaya del mejor postor y del neoliberalismo).

Por lo tanto, los muy poquitos medios rebeldes, ajenos al poder público y críticos, seguiremos siendo los únicos que destapen las triquiñuelas de los poderosos. Lo que sí hay que agradecer a Mauricio Vila, es que, a pesar de todo, «agunta vara» y le apuesta a la Libertad de Expresión sin reprenderla como sucede en otros estados del país. Un punto a su favor mientras no le haga caso a sus asesores con ideas represoras.

Arte y Cultura en Rebeldía necesita de tu ayuda: En su objetivo de ser un medio independiente y autogestivo, no percibe recursos públicos ni de figuras ligadas a la política y/o iniciativa privada que pretendan privarnos de la libertad de expresarnos utilizando para sus propósitos la censura o el chantaje, por ello es que abogamos por la solidaridad de nuestros lectores. ¡Ayúdanos a seguir en este espacio! Conoce las formas de apoyarnos en el siguiente enlace: Apoya la continuidad de Arte y Cultura en Rebeldía en la web

Foto cortesía de Óscar Zárate

Armando Pacheco (Nezahualcóyotl, Edomex, 1980). Radica en Mérida desde 1985. Es escritor, periodista y músico de folclore latinoamericano. Integrante del Centro Yucateco de Escritores. Primer Lugar del Premio Regional de Poesía «Syan Ca’an Bakhalal» 2016. Tercer Lugar, en la categoría B del II Premio Nacional de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera» 2010. Primer Lugar del Premio Estatal de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera», ediciones 2003 y 2006. Mención de Honor en el Premio Regional de Poesía «José Díaz Bolio», ediciones 2005 y 2006. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (Foecay) 2007. Coeditor, junto con el escritor Adán Echeverría, del Mapa Poético de México, edición 2008. Autor de las plaquetas: Entidad en el exilio y otros poemas de añoranza (Ediciones Zur, Catarsis El Drenaje Literario e ICY, 2007) y Memorial del poeta errante (Ediciones Letras en Rebeldía, Editorial El gato bajo la lluvia, 2015). Autor del cuentario breve El viejecillo de historias de animales mayas (El gato bajo la lluvia, 2018). Antologado en La Otredad (2006), Palabrando (2006), Nuevas voces en el laberinto (2007), Cultura de Veracruz (2008), Mapa Poético de México (2008); El canto del silencio (Ediciones Letras en Rebeldía, 2018) y Entre juegos y garabatos, antología para niños Vol. 1 (Ediciones Letras en Rebeldía, 2019). Publicado en las revistas Navegaciones Zur, Cantera Verde, Cultura de Veracruz, Letralia, entre otras. Actualmente es director general de Arte y Cultura en Rebeldía. Es fundador y editor de Ediciones Letras en Rebeldía. Está próximo a publicar Memorias de un poeta errante.

Enloquece Gobierno de Mauricio Vila: ahoga a empresarios restauranteros con Ley seca y promueve clandestinaje | Armando Pacheco

El general Salvador Alvarado dijo al respecto de la implementación de la Ley seca en Yucatán en 1916: «El indio, en su miserable condición, necesita un paraíso artificial; y era el hacendado quien, en multitud de casos, se encargaba de proporcionárselo en la forma de brebajes alcohólicos, terriblemente nocivos. Las tiendas de raya de las haciendas no eran, en realidad, sino pequeñas tabernas. Como consecuencia del alcoholismo, la enfermedad más común entre los braceros de Yucatán era una especie de LEPRA, la terrible PELAGRA, cuyo remate era una espantosa hipocondría que arrastraba a sus víctimas irremisiblemente a la locura o al suicidio…[1]»; esto contrasta radicalmente con la postura —104 años después— de Mauricio Vila Dosal quien ha demostrado sus fallas en las medidas contra la pandemia de la Covid-19, tratando de justificar la incompetencia de sus «asesores» con imposiciones que dejan entrever el moralismo con el cual se maneja la ultraderecha yucateca y que justifica en la pandemia su irracional coacción en contra de la economía (de unos) y de las libertades de la mayoría de los ciudadanos.   

Bajo el argumento de «evitar la movilidad, el contacto social innecesario y las reuniones sociales que no ayudan a la prevención y contribuyen a relajar el cuidado de las medidas sanitarias ante la situación de pandemia por el Coronavirus», el Gobierno encabezado por Mauricio Vila ha extendido la Ley seca a todo el estado so pena de castigos que van de 6 años de prisión y hasta 200 días-multa a quienes infrinja lo dispuesto[2] (impuesto) por @mauvila y «asesores».

Un mes antes, el mismo Jefe del Ejecutivo estatal había implementado, por segunda ocasión, la Ley seca acusando a la sociedad de estar realizando fiestas y reuniones, pero omitiendo que la mayoría de esas aglomeraciones eran promovidas por gente de altos ingresos económicos, hijos de políticos e incluso parientes de funcionarios públicos del actual régimen gubernamental; tuvo que cerrar las marinas turísticas que a inicio del mes de julio había abierto con acuerdos (presiones) con los empresarios del sector turístico; había permitido que los restaurantes de Puerto Progreso y otras playas populares de Yucatán dieran servicio, dizque impulsando la reactivación económica de la entidad y, sobre todo, porque se estaban tomando las medidas de acuerdo al semáforo naranja, mismo que continúa a pesar de que los casos de contagios y fallecidos no han cedido.

Y la primera vez que se implementó la Ley seca el argumento fue el de la violencia de género y la intrafamiliar; el primer municipio que adoptó la medida fue precisamente Progreso y días después Mauricio Vila hizo el llamado a la sociedad yucateca a través de su red social preferida: twitter.

Decíamos que mientras el General Salvador Alvarado había adoptado la medida para luchar contra los hacendados y la «Casta Divina», esta última sin resignarse a morir aún, Mauricio Vila, un siglo después, pretende mostrar un poder que la misma ciudadanía no le dio ni en las urnas, utilizando para ello los prejuicios sociales y promoviendo, de pasada, el clandestinaje, pues por mucha vigilancia y restricción la venta de alcohol está incluso en las redes sociales.

Mientras Vila Dosal ahoga a restaurantes —que ya se han manifestado en contra de la Ley seca—, agencias cerveceras y lleva a la desesperación a un sector de alcohólicos (que no llevan terapias ni forman parte de AA) y orilla al consumo de bebidas adulteradas y del «mercado negro», los contagios no bajan en Yucatán muy a su versión de una descendencia leve en casos de hospitalización; los muertos por la Covid-19 oscilan entre 20 y 30 diariamente, y casos nuevos entre 150 y 200 por día.

En pocas palabras la Ley seca no ha aportado nada al control epidemiológico y por el contrario, coadyuva a la desobediencia social y a prácticas deshonestas del sector cervecero.  


[1] Salvador, Alvarado; Mi actuación revolucionaria en Yucatán; Biblioteca Básica de Yucatán No. 8; Primera edición, 2010; P. 127

[2] Comunicado de prensa del Gobierno del Estado de Yucatán

Armando Pacheco, director general de Arte y Cultura en Rebeldía | Foto: CHAMBRIT@S

Armando Pacheco (Nezahualcóyotl, Edomex, 1980). Radica en Mérida desde 1985. Es escritor, periodista y músico de folclore latinoamericano. Integrante del Centro Yucateco de Escritores. Primer Lugar del Premio Regional de Poesía «Syan Ca’an Bakhalal» 2016. Tercer Lugar, en la categoría B del II Premio Nacional de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera» 2010. Primer Lugar del Premio Estatal de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera», ediciones 2003 y 2006. Mención de Honor en el Premio Regional de Poesía «José Díaz Bolio», ediciones 2005 y 2006. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (Foecay) 2007. Coeditor, junto con el escritor Adán Echeverría, del Mapa Poético de México, edición 2008. Autor de las plaquetas: Entidad en el exilio y otros poemas de añoranza (Ediciones Zur, Catarsis El Drenaje Literario e ICY, 2007) y Memorial del poeta errante (Ediciones Letras en Rebeldía, Editorial El gato bajo la lluvia, 2015). Autor del cuentario breve El viejecillo de historias de animales mayas (El gato bajo la lluvia, 2018). Antologado en La Otredad (2006), Palabrando (2006), Nuevas voces en el laberinto (2007), Cultura de Veracruz (2008), Mapa Poético de México (2008); El canto del silencio (Ediciones Letras en Rebeldía, 2018) y Entre juegos y garabatos, antología para niños Vol. 1 (Ediciones Letras en Rebeldía, 2019). Publicado en las revistas Navegaciones Zur, Cantera Verde, Cultura de Veracruz, Letralia, entre otras. Actualmente es director general de Arte y Cultura en Rebeldía. Es fundador y editor de Ediciones Letras en Rebeldía. Está próximo a publicar Memorias de un poeta errante.