La hipocrecía de JC Ramírez Marín | Armando Pacheco

No cabe duda que existen dichos populares antiguos que siguen vigentes como el de esta agua no he de beber, misma que aplica para Jorge Carlos Ramírez Marín, hoy candidato de «unidad» por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y, sorprendentemente, del Sol (opaco) Azteca por la alcaldía de Mérida.

Esto viene a razón de que en diciembre del año 2016 manifestó a la opinión pública a través de «sus medios de comunicación» yucatecos que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) estaba en decadencia y que no tenía nada que decir sobre el fracaso de la Reforma Energética, puesto que ese instituto político «no aporta nada en favor de la economía del país». Como si política fuera igual a negocios.

De su propia boca salió que el Sol Azteca, para colmo, recurre a «rentar candidatos» en las elecciones. «El PRD va a hacer alianza hasta con Santa Claus (por las elecciones del 2018). Es un partido que está buscando desesperadamente un rumbo. Su error ha sido creer que el rumbo lo dan los resultados de las elecciones, y no es así… lo dan las definiciones y los principios… alejarse de los principios siempre tiene un costo», señaló en aquel diciembre 30 del 2016 en Desde Balcón.

Pero como en política todo se vale, «El gordo» , ya no tan llenito, no vio con malos ojos que Eduardo «Huayo» Sobrino Sierra lo «rentara» como su candidato, esto, con tal de adquirir algunos votos que pudieran acercarlo al supuesto candidato puntero a las elecciones de este 6 de junio que es el otro bonachón: Renán Barrera Concha.

Hoy sale a las calles hasta bailando y buscando el voto abanderado más por el PRD que por su propio partido, pues parece ser que el tricolor, cual traicionero, le está dando la espalda y más bien quienes están echando la carne al asador para ganar votos, es la base del mismísimo «partido de izquierda» a quien tanto ha criticado e incluso desde San Lázaro.

Por ello, es importante reflexionar si es confiable votar por un candidato que lanza la piedra, no esconde la mano y luego pide disculpas y como si nada, abraza a su oponente.

Por su parte, el PRD sí le hace caso al Presidente de México, pues sí perdona y sí olvida.

Un comentario en “La hipocrecía de JC Ramírez Marín | Armando Pacheco”

  1. Ni modo,, esto es democracia mexicana, partidos sin políticos, políticos en renta, en decadencia, sin escrúpulos,,así,no hay país que avance.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s