Los «artistas» y su perdurable vocación de mendigos | Armando Pacheco

Parece ser que la máxima Quien no reconoce su historia está condenado a repetirla, se ha hecho una realidad dentro de la comunidad artística del estado de Yucatán, en México.

Pensábamos que las épocas donde los creadores de arte hacían filas en las instituciones culturales para solicitar apoyos había quedado atrás, pero no es así.

En pleno siglo XXI -época de inconformismo social en el mundo- existen quienes aún no han intentado dejar la ubre del Gobierno y darle la oportunidad a las nuevas generaciones y a los ancianos para beneficiarse de los proyectos sociales diseñados para combatir la gran desigualdad existente debido al puñado de cínicos ladronzuelos y delincuentes de cuello blanco.

Sucede que hoy nuestros gobiernos, bajo el argumento de no abandonar a la comunidad artística de Mérida (y Yucatán) han optado por convertir las instituciones culturales (y otras más) como benefactoras públicas, lanzando convocatorias irrisorias, acaso patéticas, minimizando el trabajo creativo, colectivo e incluso de «calidad», pero eso sí, beneficiando con sendos presupuestos a sus «artistas», colas traseras de un sistema podrido en política cultural.

Lo más lamentable del caso es que papá Gobierno municipal, encabezado por Renán Barrera Concha, se ufana de estar ayudando a los artistas a pesar de la pandemia de la Covid-19, cuando lo único que ha hecho es abaratar el proceso creativo, artístico y de gestoría; ha lanzado algunos pesitos (5 mil o 10 mil) a varios colectivos o individualistas, pero ha derrochado la plata de los meridenses con grupos muy consolidados y otros no tanto, a los que podríamos catalogar como oportunistas más que emblemáticos de la cultura popular meridana.

Lo patético del hecho es que los creadores de arte allá están, abriendo la mano para recibir, cerrando la boca para no lanzar sus mentadas de madre ante lo insultante del presupuesto designado; allá están como siempre: agachados, participando, silenciados; sin protestar.

El tan cacareado Mérida Fest ha pasado de ser un proyecto de exhibición y entretenimiento artístico, con un comité seleccionador responsable, a un festival de estudiantinas, saltimbanquis, bufones e histriones improvisados.

Sólo falta que de ahora en adelante se inicie a repartir melladas al mérito artístico, a gran escala, para retomar la tradición de los años noventa que instituyera el tatich (cacique) de la cultura, Jorge Esma Bazán.

¡Los dioses nos amparen!

Foto cortesía de Óscar Zárate

Armando Pacheco (Nezahualcóyotl, Edomex, 1980). Radica en Mérida desde 1985. Es escritor, periodista y músico de folclore latinoamericano. Integrante del Centro Yucateco de Escritores. Primer Lugar del Premio Regional de Poesía «Syan Ca’an Bakhalal» 2016. Tercer Lugar, en la categoría B del II Premio Nacional de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera» 2010. Primer Lugar del Premio Estatal de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera», ediciones 2003 y 2006. Mención de Honor en el Premio Regional de Poesía «José Díaz Bolio», ediciones 2005 y 2006. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (Foecay) 2007. Coeditor, junto con el escritor Adán Echeverría, del Mapa Poético de México, edición 2008. Autor de las plaquetas: Entidad en el exilio y otros poemas de añoranza (Ediciones Zur, Catarsis El Drenaje Literario e ICY, 2007) y Memorial del poeta errante (Ediciones Letras en Rebeldía, Editorial El gato bajo la lluvia, 2015). Autor del cuentario breve El viejecillo de historias de animales mayas (El gato bajo la lluvia, 2018). Antologado en La Otredad (2006), Palabrando (2006), Nuevas voces en el laberinto (2007), Cultura de Veracruz (2008), Mapa Poético de México (2008); El canto del silencio (Ediciones Letras en Rebeldía, 2018) y Entre juegos y garabatos, antología para niños Vol. 1 (Ediciones Letras en Rebeldía, 2019). Publicado en las revistas Navegaciones Zur, Cantera Verde, Cultura de Veracruz, Letralia, entre otras. Actualmente es director general de Arte y Cultura en Rebeldía. Es fundador y editor de Ediciones Letras en Rebeldía. Está próximo a publicar Memorias de un poeta errante.

Un comentario en “Los «artistas» y su perdurable vocación de mendigos | Armando Pacheco”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s