Comentarios de arte y creadores | Fernando Muñoz Castillo

1

El tema que se discute es el de los fideicomisos que desaparecen, parece, muy pronto. En esta discusión ahora sí, están involucrados muchos de los profesionistas de la sociedad, ya que eran a quienes beneficiaban.

No todos aparecieron al mismo tiempo, sino que con el tiempo fueron creciendo en número.

El problema, es que no existe una investigación de corrupción cometida por aquellos que se beneficiaron con los fideicomisos, con nombres y apellidos. Las instituciones para hacerlo, existen en el país, pero como siempre, parece que no hay voluntad de rastrear esta información, que sabemos todos, existe.

Siendo así, parece que la desaparición, es un simple capricho y que el amiguismo, compadrazgo, noviazgo y querencias familiares, seguirá existiendo cuando sean manejados, porque el presupuesto está allí, dicen, por la Secretaría a la cual se le designe para entregarlos. Es el problema de vivir ahora sí, en una república bananera.

Hasta que lo consiguió la flora y fauna política de nuestro país.  

2

El cine mexicano cada vez se acerca más a las tribus urbanas, a observarlas y manifestar sus cualidades que las hacen diferentes unas de otras.

Este año, fue premiada con el Ariel, la cinta sobre una de las tribus urbanas que se han desarrollado en la frontera norte del país, como otras tantas en la marginación y los cinturones de miseria que rodean a grandes ciudades de esta parte de la República.

Ya no estoy aquí (2019), ha sido la gran ganadora de los premios Ariel, este año de 2020. La cinta es dirigida por Fernando Frías de la Parra y actuada por el joven músico Juan García Treviño, que se llevó el Ariel a Revelación Actoral.

La última secuencia de la cinta es muy poética, tanto como muchas otras, pero es la última vez que vamos a tener enfrente de nuestros ojos a Ulises, el personaje de la cinta. Esta secuencia es él bailando en la azotea.

Bailando y bailando y bailando y bailando, «terko», su adorada cumbia, bailando enfebrecido en un intento de alcanzar el milagro.

Maravillosa cinta que tiene su símil en otra cinta de hace una década, sólo que ésta es una cinta netamente musical, desarrollada en las zonas populares de Monterrey: Cumbia callera (2006) de René Villareal.

En esta película, el personaje principal es una chica y su propuesta de poliamor, el final es un gran concierto con Celso Piña.

Ya no estoy aquí es otro acercamiento, como dije antes, a las tribus urbanas, al igual que la cinta de Gael García Bernal: Chicuarotes (2019), la otra cara de los jóvenes de este país y su realidad.

La cinta de Gael, se estrenó en Festival Internacional de Cannes en 2019.

Para la trivia hay que decir, que Juan García Treviño, asiste a un concierto de Celso Piña organizado por el INJUVE para tocar con su banda y es allí donde lo invitan a participar  en Ya no estoy aquí.

Piña muere en 2019 de un infarto al corazón, ignorando tal vez, que él es el enlace entre dos cintas que hablan de los jóvenes de Monterrey, ambas premiadas, la primera con los premios: Mejor película del XII Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Saint Jean de Luz, Francia en 2008. Premio Tatú Tunpá a mejor ópera prima del X Festival de Cine Latinoamericano de Santa Cruz, Bolivia  en 2008, Mejor Película de la Sección Perspectivas del XXX Festival Internacional de Cine en Moscú en 2008.

Esperemos que Celso Piña le de suerte a Ya no estoy aquí, para ganar otros premios en diferentes Festivales de Cine.

Fernando Muñoz Castillo nació en la ciudad de Mérida. Es dramaturgo, ensayista, teatrista, investigador y crítico. Medalla Yucatán (2013); Premio Nacional de Teatro Histórico del INBA (1985); Premio Nacional Vicente T. Mendoza del INHA (1986); Premio Iberoamericano Plural de Teatro (1989); Premio Estatal de Teatro Wilberto Cantón (1991); Premio de Teatro Infantil Yucatán (1992); Premio Estatal de Literatura Justo Sierra O’Really (1995); Premio Wilberto Cantón (1996);  Premio CANIEM al Arte Editorial, en el género de Biografía (1998); y Premio Estatal de Literatura Antonio Mediz Bolio (2000). Como director de escena, inició su carrera en 1969 con un espectáculo de música y poesía; al año siguiente, montó, con un grupo de universitarios, su obra Eugenio. Dirigió las compañías de teatro de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (1975); la de La Escuela Normal de Mérida Rodolfo Menéndez de la Peña (1976); y la Estatal Infantil de Quintana Roo.En 1971 escribió y dirigió Historia de amor, adaptó Variaciones sobre el tema de amor y Homenaje a León Felipe. En 1972 puso en escena  Mutación de solsticio de verano. Trasladó su residencia a la capital de la república dedicándose al teatro y a la investigación. Ha sido maestro de diferentes disciplinas teatrales, así como guionista de radio e investigador del cine mexicano. En 1977 presentó Temporada en el infiernoLos niños prohibidos y Noche de bandidos. Fue director del suplemento cultural El Búho del Diario del Sureste hasta su desaparición (1978-1981) y asesor cultural de la II Asamblea de Representantes de la Ciudad de México. Ha colaborado para revistas nacionales y extranjeras. En mayo del 2010, el grupo de teatro El caballero inexistente, bajo la dirección de Juan Ramón Góngora, estrenó, en el Museo de Arte Popular de la ciudad de México, la obra Soy Jasón, tengo 28 años; en julio, el Instituto de Cultura de Yucatán, le organizó un homenaje por sus 40 años de trayectoria. Actualmente trabaja en una obra para cabaret: El hastío es pavo real…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s