Cómo hacer literatura sin haber estudiado para ser escritor | Edgar Rodríguez Cimé

¿A poco crees que alguien va a leer estas porquerías?
MI PRIMERA ESPOSA SOBRE MIS INICIOS EN LAS LETRAS

«¿A poco crees que alguien va a leer estas porquerías?», me disparó a bocajarro mi primera esposa descalificando a priori mis primeras letras en la literatura, cuando me descubrió solito escribiendo una crónica sobre el dancing en el salón de baile Montejo, «nido de putas y borrachos”, como la define el Deber Ser en Mérida. Hoy, gracias a mis «porquerías», ella ya forma parte de la literatura en varios de mis libros.

¿Qué literatura produzco? Yo, que nunca leí a ningún autor yucateco (puros chilangos y extranjeros) y tampoco estudié esta carrera ni tomé talleres literarios para formarme como escritor.

Me lo pregunto, porque la mejor crítica sobre mi narrativa (relato), la escuché del poeta, tallerista y crítico literario José Díaz Cervera, profesor de la carrera de Literatura Latinoamericana en la Universidad Modelo: «Tú no escribes cuento de una forma convencional, o sea, con un principio, un desarrollo y un desenlace, inesperado; sin embargo, cuando uno comienza a leer un relato tuyo, éste no te suelta hasta que lo terminas». Pero, no aclaró qué género escribo.

Tratando de aclararme qué tipo de narrativa escribo, me puse a analizar el proceso de creación de mis obras, llegando a la conclusión de que produzco un tipo de narrativa donde me doy el lujo de entremezclar géneros diversos: cuento de ficción, relato comunitario, crónica, ensayo, testimonio y hasta autobiografía, un auténtico «xek» (mezcla) literario.

Pero, cuál no sería mi sorpresa en este sentido cuando voy leyendo sobre lo «último» en la creación literaria universal: una mezcla de géneros donde ya no se respeta la división entre ellos, dando como resultado una combinación de diferentes formatos para concluir en un verdadero «potaje» literario innovador.

Tratando de explicarme el porqué de mi «xek» en la literatura, fui «deconstruyendo» —analizar una obra literaria bajo el posestructuralismo de Jacques Derrida, basado en el método analítico del pensador alemán Martin Heidegger en su revisión crítica de la historia de la filosofía— el ABC de mi literatura hasta dar con el origen: como los primeros géneros literarios que escribí fueron «crónica» y «ensayo», así como he sido impactado culturalmente por el «relato maya» y los «testimonios», cuando decido escribir «narrativa», ésta se vio influida por los géneros anteriores.

¿Cuento de Ficción? Para nada, antes bien «xek» literario donde se cocinan juntos relatos comunitarios (situaciones reales) con cuentos de ficción (historias inventadas), aderezadas con los condimentos de la «crónica», el «ensayo», «testimonios» y hasta la «autobiografía», para conseguir un buen «sazón» en el «guiso literario».

¿Se le antoja una probadita de este «xek»? Pues lea mis obras de narrativa en las bibliotecas públicas de Yucatán: Culturas Emergentes: Arte y cultura juvenil en Mérida, Culturas Juveniles en el Mayab, Baax Pasa Brother: Diccionario enciclopédico social de las culturas juveniles, No tengo tiempo de cambiar mi vida (relatos), Felipa Poot Tzuc, revolucionaria maya del siglo XX, en El «otro» héroe en América Latina, Efraín Calderón Lara, el «Charras», y Sexo Virtual (relatos).

¡¡¡Buen provecho, estimado lector!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s