Muere Juan Marsé, un referente de la gran novela del siglo XX

El escritor Juan Marsé, autor de obras emblemáticas como ‘Últimas tardes con Teresa’, que hace medio siglo le consagró como uno de los grandes maestros de la literatura en castellano, ha muerto a los 87 años en Barcelona, según ha informado este domingo su agencia literaria, Carmen Balcells.

Figura clave de la literatura de las últimas décadas, Marsé ha ganado algunos de los premios más notables de las letras españolas, entre ellos el Cervantes, Biblioteca Breve, el Planeta o el Nacional de Narrativa.

El padre de Pijoaparte, joyero en sus años mozos, aseguraba en el 2016 que ya estaba un poco cansado del oficio de escribir.«Cada vez tienes que plantearte nuevas soluciones porque las antiguas ya no sirven», aseguraba en una entrevista con EL PERIÓDICO a raíz de la publicación de Esa puta tan distinguida, una novela sobre las trampas de la memoria. El autor barcelonés aprovechó el libro para tirar dardos a una industria del cine que, en su opinión, está demasiado escorada política y, además, siempre maltrató su literatura. Bien conocidos eran los problemas que tuvo con la adaptación de El embrujo de Shanghái.

En los últimos años, Marsé  –premio Cervantes en 2008 y Planeta en 1978– también aseguró estar muy harto de la política, especialmente la catalana. Harto y aburrido del ‘procés’ siempre defendiendo el bilingüismo. Y lo hacía con una frase demoledora: «Yo hablo y escribo en la lengua que me sale de los huevos». Otra cosa que no podía soportar era hablar de sí mismo. Por eso fue casi una heroicidad haberse prestado a ser el único y omnipresente protagonista del documental Juan Marsé habla de Juan Marsé, que es exactamente eso, una larguísima entrevista de hora y media firmada por el veterano crítico de cine Augusto Martínez Torres.

Nacido en 1933, su verdadero nombre fue Juan Faneca. Al morir su madre en el parto, lo adoptó un familia de payeses del barrio barcelonés de Gràcia y a ella debe el apellido que le ha convertido en uno de los autores más reconocidos del mundo.

A los 13 años abandonó los estudios para trabajar en una joyería y muy joven hace sus primeras incursiones en el mundo literario, en concreto con cuentos y relatos. En 1958 gana el Premio Sésamo de Cuentos con Nada para morir.

La dedicación exclusiva a la literatura tardaría aún. En 1960 se fue a París para trabajar como profesor de español, traductor de películas, guionista y como ayudante de laboratorio en el Departamento de Bioquímica del Instituto Pasteur.

Texto tomado de la versión electrónica de El Periódico [https://bit.ly/2ZFtxVR] publicado en su edición del 19 de julio del 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s