El vicio de escupir y los yucatecos | Roldán Peniche Barrera

Acaso el tema no sea del todo grato pero es innegable el hecho de que los yucatecos adolecemos del vicio de escupir con largueza. El hábito es inmemorial, parte de nuestras vidas y puede observarse en las calles, los sitios públicos y hasta en ciertos hogares cuyos propietarios no son muy amigos de disimular esta fea costumbre.

Los antiguos viajeros que estuvieron en Yucatán en los siglos coloniales y en tiempos posteriores nada dicen sobre el asunto quizás por parecerles poco importante o porque no quisieron herir nuestros sentimientos de escupidores profesionales. No es sino hasta 1906 cuando los estudiosos británicos Channing Arnold y Tabor Frost visitaron Yucatán, en que se habla de la cuestión en un libro titulado The American Egypt publicado en 1909. Los ingleses se horrorizaron de vernos escupir y dedicaron 30 líneas a criticar este hábito. Arnold y Frost se sorprendieron de ver escupideras en la Catedral y en otras iglesias meridanas. «No es un tema agradable de tratar —asientan en uno de sus párrafos—, pero quien quiera que escriba sobre los yucatecos y omita la mención de este hábito general no será sino un defectuoso cronista». Añaden que «todo el tiempo, en todas partes, todo el mundo, jóvenes o viejos, hombres y mujeres, expectoran». Nos ofrecen dos o tres ejemplos que evidencian sus aserciones: «mientras nos conducían por el Museo de Mérida, el hijo del Curador, de once años de edad, escupió todo el tiempo sobre el piso. Un día en las islas un pequeño tohonero de escasos 12 años de edad, nos visitó en nuestra choza con objeto de vendernos pasteles. Mientras mirábamos en su cesto, escupió en el piso, por el lado de nuestras hamacas. Se mostró absolutamente sorprendido cuando lo reprendimos por este hecho».

En una curiosa parte de sus Memorias y anti-memorias, el escritor Leopoldo Peniche Vallado alude a un «grupillo de estudiantes dado a probar sus aptitudes en el ejercicio de un deporte original que se conocía con el nombre de El escupitajo a larga distancia que consistía en ver quién largaba el salivazo a mayor distancia. Había verdaderos campeones, la máxima hazaña la realizó un estudiante con merecida fama de escupidor».

Sucedió que la Universidad de Yucatán invitó al sociólogo chileno Agustín Vesturino a dictar una conferencia en el teatro «Peón Contreras». Era un hirviente tarde de abril y se trataba de una conferencia compleja y farragosa. Los aburridos estudiantes asistentes al acto se dedicaron a conversar y los organizadores tuvieron que reconvenirlos.Restablecido el silencio, cuenta Peniche Vallado que de pronto se escuchó algo así «como el tronido deun proyectil que hubiese dado certeramente en la amplia y deslumbrante frente del orador, que la calvicie había hecho más impresionante». La puntería del escupidor había sido extraordinaria digna del campeón que era en los menesteres a que he eludido, puesto que el «proyectil» había iniciado su trayectoria desde las altas galerías del teatro y había dado en el blanco. Nunca se supo de cierto quién había realizado aquella «hazaña» pero hubo sospechas de un connotado campeón de estos menesteres.

Volviendo a los viajeros Arnold y Frost, yo creo, con ellos, que ese de algún modo nauseabundo hábito tan nuestro parece ser «un vicio yucateco y nada más».


Texto tomado del libro Historia de un lunes; Peniche Barrera, Roldán; Gobierno del Estado de Yucatán; Primera edición; Año de 1993; Pp. 207-208

Transcripción: Armando Pacheco
Archivo: Biblioteca de Ediciones Letras en Rebeldía (Biblioteca «Melba Alfaro Gómez»)
Acervo: Escritores mexicanos » Escritores de Yucatán

Roldán Peniche Barrera es escritor y maestro. Nació en Mérida y es autor de importantes libros sobre la cultura regional. Viajó a Estados Unidos donde residió durante diez años. De regreso a Yucatán ejerció como maestro en diversos planteles educativos . Se desempeñó como director de la Hemeroteca del Estado (1981-1988) y en la Coordinación de Bibliotecas Públicas Municipales (1988-1991). Ha coordinado talleres literarios en el Instituto de Cultura de Yucatán, la Universidad Autónoma de Yucatán, la Biblioteca José Martí, En 1992 recibió el Premio Antonio Mediz Bolio en reconocimiento a su obra literaria que incluye los siguientes títulos: El ultimo sol: meditaciones de la mística maya (1970); Zamna y otros relatos mayas (1973); La caricatura en Yucatán (1979); Del convento de Monjas al ágora de Fonapas (1980); Relatos mayas (1980 y 1991); Los murales de Fernando Castro Pacheco en el Palacio de Gobierno y el Salón de la Historia de Yucatán (1981); El libro de los fantasmas mayas (1982 y 1992); Nueva Relación de la ciudad de Mérida(1983); La sublevación del brujo Jacinto Canek (y otras historias violentas) (1986); Bestiario Mexicano (1987); Nostalgia de la ciudad de Mérida (poema, 1990); Yum Pool, el escriba de Dios (1991); El salón de los retratos del palacio de Gobierno (1992); La noticia curiosa en el siglo XIX (1993); Veneración del dios efímero y otros relatos (1993); El chilam Balam de Chumayel y otros ensayos (1993); Historia de un lunes (1993), La pequeña épica de Sigfrido (cuentos, 1997); Mitología maya: 15 seres fabulosos (edición bilingüe español-inglés, 1999); Yucatán: ensayos históricos y literarios (2001); versos de luna negra (2002) y La pasión según Cristóbal Cupúl (cuentos 2002). Trabajos suyos figuran en la antología de poesía narrativa Tiempo Vegetal, editada por el gobierno del Estado de Chiapas (1993) y en Mérida, ayer y hoy, de Eduardo R. Huchim (1992). Es compilador de la antología Mérida (1992) y del Diccionario de Yucatecos Ilustres (2001), así como coautor del Diccionario de escritores yucatecos (2003).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s