El Dtundtuncan | El viejecillo de las narraciones de animales míticos mayas (III) | Armando Pacheco

«Dice una antigua leyenda que hace muchos siglos atrás existió en la legendaria ciudad de Chichén Itzá, un chamán maya que entre sus obligaciones estaba curar los males de los niños. Este sanador tenía entre sus labores proporcionar todo el bienestar para el heredero, pero cierto día, se enamoró de una doncella y le cantaba todo tipo de poemas, pero la mujer jamás sucumbió a sus melodías y mucho menos a las palabras de un simple sirviente del reino. Con el tiempo, la mujer dio a luz al heredero del trono y la maldad del chamán por ser rechazado pronto cobraría a su primera víctima. Una noche lluviosa del mes de agosto, cuando el calor se vuelve insoportable en las Tierras del Mayab, el hombre entró a las habitaciones del bebé y le cantó tiernamente al oído a la criatura. Al día siguiente, cuando el vaho de la tierra y los aromas de los árboles más frondosos de la ciudad aromatizaban las habitaciones reales, salió de su adolorido pecho el llanto de la doncella: el heredero había muerto. Los dioses, tan crueles como los hombres y en venganza por la muerte del niño, mandaron una maldición al chamán convirtiéndolo en un ave de una sola pata, sin ojos pero con el plumaje más hermoso que pudiera verse a la distancia y un canto cautivador sobre todo para los infantes. Desde esa época existe el Dtundtuncan o lo que es igual, ‹el que va por el cielo›. Se dice que sólo se le puede ver volando muy alto en el cielo al iniciar el ocaso, precisamente cuando comienza el sueño de los niños; entonces, escogiendo a su víctima, sopla al rostro de ésta, envenenando con su viento helado al igual que la muerte al primogénito de cualquier mujer que le recuerde a la doncella que lo rechazó.»

Así narró el viejecito la historia a los niños que acostumbraban a visitarlo en su de casita de paja, causando aquella tarde la palidez en el rostro de sus visitantes. Los más pequeños le preguntaron si no existía algún amuleto para evitar que este pajarraco llegara a sus casas y él, cual cariñoso que siempre se mostraba, les dijo que no tuvieran miedo, que ellos habían nacido en un tiempo en el que ya nadie creía en esas leyendas.   



Este texto forma parte del cuentario El viejecillo de las narraciones de animales míticos mayas escrito con el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC) 2016-2017.


Armando Pacheco en el Malecón de Telchac, Puerto, en Yucatán, México en agosto de 2015 | Foto: LIGIA CHAN BRITO

Armando Pacheco (Nezahualcóyotl, Edomex, 1980). Radica en Mérida desde 1985. Es escritor, periodista y músico de folclore latinoamericano. Integrante del Centro Yucateco de Escritores. Primer Lugar del Premio Regional de Poesía «Syan Ca’an Bakhalal» 2016. Tercer Lugar, en la categoría B del II Premio Nacional de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera» 2010. Primer Lugar del Premio Estatal de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera», ediciones 2003 y 2006. Mención de Honor en el Premio Regional de Poesía «José Díaz Bolio», ediciones 2005 y 2006. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (Foecay) 2007. Cooeditor, junto con el escritor Adán Echeverría, del Mapa Poético de México, edición 2008. Autor de las plaquetas: Entidad en el exilio y otros poemas de añoranza (Ediciones Zur, Catarsis El Drenaje Literario e ICY, 2007) y Memorial del poeta errante (Ediciones Letras en Rebeldía, Editorial El gato bajo la lluvia, 2015). Autor del cuentario breve El viejecillo de historias de animales mayas (El gato bajo la lluvia, 2018). Antologado en La Otredad (2006), Palabrando (2006), Nuevas voces en el laberinto (2007), Cultura de Veracruz (2008), Mapa Poético de México (2008); El canto del silencio (Ediciones Letras en Rebeldía, 2018) y Entre juegos y garabatos, antología para niños Vol. 1 (Ediciones Letras en Rebeldía, 2019). Publicado en las revistas Navegaciones Zur, Cantera Verde, Cultura de Veracruz, Letralia, entre otras. Actualmente es director general de Arte y Cultura en Rebeldía. Es fundador y editor de Ediciones Letras en Rebeldía. Está próximo a publicar Memorias de un poeta errante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s