El niño y el viejo (Algunos diálogos) | Literatura para niños | Elvia Rodríguez Cirerol

El Niño y El Viejo nacieron el mismo día que yo,
porque forman parte de mi propio ser.
Sin embargo, durante muchos años ignoré su presencia.
Todo comenzó aquella tarde en que me decidí
a explorar ese mundo que llevamos dentro…
y ahí estaban los dos:
en sencilla charla, en tierna camaradería.
Aún ignoro por qué no fui antes a su encuentro.
Hoy que los he descubierto,
déjame contigo compartirlos.



1

EL NIÑO. ¿Por qué estás triste?
EL VIEJO. No estar contento no significa estar triste.
EL NIÑO. Entonces ¿por qué no estás contento?
EL VIEJO. ¿Podrías estar contento si alcanzaras una estrella y no tuvieras a quién contárselo?
EL NIÑO. No. ¿Has alcanzado tú una estrella?
EL VIEJO. Sí. Pero ¿quién me creería?
EL NIÑO. ¡Yo te creo!

2

EL NIÑO. ¿Tienes amigos?
EL VIEJO. Sólo tú, niño.
EL NIÑO. ¿No es muy poco tener sólo un amigo?
EL VIEJO. Sin un amigo no podría vivir.
EL NIÑO. ¡Quiero ser siempre tu amigo!

3

EL NIÑO. ¿Quién hace las guerras?
EL VIEJO. Los hombres que se olvidan de los niños.

4

EL VIEJO. ¿Qué haces?
EL NIÑO. Estoy arrancando espinos.
EL VIEJO. ¿Por qué?
EL NIÑO. Los venaditos no llevan zapatos, ¿verdad?
EL VIEJO. Verdad, niño.

5

EL NIÑO. Ayer vi dos pájaros en ese nido, ahí sobre del árbol; hoy sólo quedaba uno vivo, ¿cuál de los dos habrá muerto?
EL VIEJO. Seguramente el macho.
EL NIÑO. ¿Cómo lo sabes?
EL VIEJO. Si no, el nido estaría vacío.

6

EL NIÑO. ¿Qué piensas cuando alguien se va de viaje?
EL VIEJO. Que volverá y lo veré.
EL NIÑO. Y… ¿cuando alguien se muere?
EL VIEJO. Que yo tendré que hacer un viaje para verlo.
EL NIÑO. No entiendo.
EL VIEJO. Ya entenderás.

7

EL NIÑO. ¿Qué quieres ser cuando seas más grande?
EL VIEJO. Me gustaría ser el jardinero de las estrellas.
EL NIÑO. Ahora pregúntame a mí que quiero ser.
EL VIEJO. Bien. Te pregunto ¿qué quieres ser cuando seas más grande?
EL NIÑO. Quiero ser Dios.
EL VIEJO. ¿Dios?
EL NIÑO. Sí. Para poder nombrarte el jardinero de las estrellas.

8

EL NIÑO. ¿Te gusta mucho el mar?
EL VIEJO. ¿Te gusta mucho a ti?
EL NIÑO. Sí.
EL VIEJO. Dime por qué.
EL NIÑO. Porque no tengo que esperar a que llueva para jugar con mis barquitos.
EL VIEJO. Y si se hunden, ¿te entristeces?
EL NIÑO. Cuando era más chiquito, sí. Pero, ahora que estoy más grande, pienso que cuando se hunden, los peces EL NIÑO. Cuando era más chiquito, sí. Pero, ahora que estoy más grande, pienso que cuando se hunden, los peces de mi edad juegan con ellos.

9

EL VIEJO. A ver, a ver, ¿qué traes en esa caja que vienes tan contento?
EL NIÑO. Son latas con comida.
EL VIEJO. ¿Es un regalo para mi?
EL NIÑO. No, no. Es para que me ayudes a llevárselas a unos niños que no tienen que comer. Pero… ¿por qué lloras? ¡Creí que me acompañarías!
EL VIEJO. Perdona mis lágrimas, me arrepiento de mi egoísmo. Me has dado una buena lección. Vamos, vamos a llevárselas. Estoy tan contento como tú.

10

EL NIÑO. Dice mi mamá que me va a regalar un hermanito nuevo, pero…
EL VIEJO. ¿Pero qué?
EL NIÑO. Yo hubiera preferido una bicicleta, aunque no fuera nueva.


Elvia Rodríguez Cirerol (1941-1998). Nació el 8 de febrero de 1941 y murió en 1998. Vivió en Columbus, Georgia y Coral Gable, Florida, en los Estados Unidos; también en la ciudad de México, durante 12 años.

Fue jurado de varios certámenes literarios. En 1977 recibió el laurel literario de la Unión de Escritores y Periodistas de México.

Rodríguez Cirerol, produjo y condujo series de radio y televisión, tanto a nivel local como en el Distrito Federal. Fue guionista del Consejo Nacional de Turismo; uno de sus guiones, “El mundo sagrado de los mayas”, obtuvo en 1977 el Oso de Plata del festival de Cine Turístico en Madrid, España.

Publicó poemas en Novedades de Yucatán, El Juglar (Diario del Sureste) y el Diario de Yucatán.

Tuvo a su cargo la redacción, el diseño y la producción editorial de “Los cuentos de los abuelos (DIF Yucatán, 1993)” y de la “Guía turística para niños, zona arqueológica del norte de Yucatán, Dzibilchaltún, (Cultur y Gobierno del Estado, 1994)”.

Fue fundadora y directora desde 1989 de la editorial “Libro Abierto”, esfuerzo que rompe con la manera tradicional de publicación de libros, al utilizar la prensa para difundir en forma amplia textos literarios. “Libro Abierto” publicó en 1990 la colección “Un libro entre Nosotros”, veinte títulos donde se rescató a escritores olvidados, refrendó la calidad de conocidas plumas y dio oportunidad a nuevos creadores (publicación catorcenal sabatina, Novedades de Yucatán). En 1991 publicó la colección “Cuenta los cuentos que te cuento”, veinte títulos escritos por y para los niños (publicación catorcenal sabatina un cuarto de plana, Diario de Yucatán). En 1991 inició la publicación coleccionable de Don Quijote de la Mancha, (primera parte) misma que concluyó después de 90 publicaciones catorcenales el 20 de septiembre de 1994 (Diario de Yucatán).

Obra poética:

-Silencio quieto, Imprenta Venecia, México, 1980.

Otras:

-El niño y el viejo, relato, con traducciones al inglés, francés y maya y 23 ediciones, incluyendo dos transcripciones al braille.

-David, llama por favor, prosa poética.

-Palabras sin destino, prosa poética.

-Te traigo un regalo, cuento para iluminar, México, 1982 con un tiraje de 10 mil ejemplares,

-Aquel globo azul, México, 1982, cuento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s