De la maravillosa historia del Chiquito Pingüica (Fragmento) |Teatro para niños | Sabina Berman

De cómo supo de su gran destino y de cómo comprobó su grandeza

Escena 18

Venado da con el juez

Venado: Ah, juez, a ti también te apaleo.

Juez: No, Venado (Asciende hasta desaparecer.)

Gemelo del juez, apareciendo: Venado.

Venado: Qué juez eres que no te das cuenta: ese chiquito no tiene la talla de un señor. Tendrá ingenio; no grandeza como, digamos, yo. (Se lanza contra el gemelo del juez, pero éste asciende hasta desaparecer)

Juez: No puedes conmigo porque no lucho contigo, Venado. Ven.

Venado: Todavía no pongas tu sombrero en mi trono, verdolaga. Falta que me quiebres la cabeza y ja, no podrás; la tengo dura como una piedra.

Juez: Antes de que Pingüica golpee la cabeza de Venado, propongo otra prueba.

(PAUSA)

Pingüica: Tú eres el juez.

Venado: Habla.

Juez: El señor de Uxmal debe ser sabio. Debe saber, mejor que quebrar, hacer. Mejor que golpear, alzar.

Escuchen:

Esta es leyenda vieja. La oí de boca de mis padres y ellos la oyeron de sus padres y ellos de sus padres y ellos de gente mayor. Es historia sucedida en tiempos en que no había hombres en la tierra, enanos nada más había por el mundo. Estos enanos soñaron una Uxmal distinta a la Uxmal de hoy, esta Uxmal de casas chaparras de vara y hojas. Soñaron una Uxmal de piedra, de pirámides altas como montes y patios y estadios para un juego con pelota, que también soñaron con todas sus reglas, y agujeros para guardar el agua de lluvia. Soñaron una Uxmal de milagro… de orgullo para los ojos que la vieran… Luego los enanos desaparecieron de la tierra… Dicen que la Uxmal que los enanos dejaron soñada será verdad; será construida; será levantada por los hombres, cuando los hombres sepan soñarla, todos al mismo tiempo, piedra por piedra igual todos.

Se los cuento por si les sirve.

Esta es la prueba que les pongo: construirán una pirámide. Mañana cuando el sol asome, se verá quién ha levantado la pirámide más alta y más bella. Ese será el señor de Uxmal.

El juez asciende por el cielo.

Juez: La Uxmal que los enanos dejaron soñada será verdad; será construida; será levantada por los hombres cuando los hombres sepan soñarla… (Sale.)

Pingüica: Cuando los hombres sepan soñarla… al mismo tiempo todos… piedra por piedra igual todos.

Venado: Leyendas, ja. (Sopla en una concha.) ¡Esclavos! Una pirámide se alza poniendo piedras sobre piedras. Pones muchas piedras y tienes una pirámide grande. Pones menos piedras y tienes una mediana. Pones millones de piedras y… ¡enorme pirámide habrá en Uxmal mañana! ¡Esclavos! (Los esclavos acuden.) Cuanta piedra encuentren, se la cargan y la amontonan allí. Al que mire flojeando le azoto esta estaca hasta que sangre. A pie ligero, mis pumas. (Salen los esclavos).

Escena 19

Uo: ¡A trabajar! ¡Llama a los animales! Pingüica: ¿en qué piensas?

Pingüica: En la Uxmal maravillosa que los enanos soñaron.

Uo: Ya oíste a Venado. Una pirámide se alza amontonando piedras.

Pingüica: Así se alza un montonsote de piedras, no una pirámide hermosa, que toque las nubes…

Uo: Baje a la tierra, Pingüica. Primero construimos la pirámide. Luego pensamos cómo. Apúrese chamaco. (Salta y al caer asombrado:) ¡Uo! Venado ya lleva un montón de piedras así de grande. (Salta para marcar el tamaño.)

Pingüica llama con los nudillos en el caparazón de la tortuga.

Pingüica: Tortuga, ¿qué opinas?

Tortuga: ¿Quieres oír la lección de mi caparazón?

Uo, desesperado: Por favor no.

Pingüica: Oigo.

Tortuga: Salgo poco de mi caparazón y podría creer que fuera de mi caparazón conozco poco. Le verdad, fuera de mi caparazón conozco casi nada, pero…

Pingüica: ¿Pero…?

Tortuga: En mil años que llevo en mi caparazón, lo sé todo de mi caparazón.

Uo: Ya no soporto. (Salta). Así de alta está la pirámide de Venado.

Pingüica: Sigue tortuga.

Tortuga: Mi caparazón es un escudo contra el frío y el sol, contra el puma y el zancudo. Además, es tan lindo mi caparazón… Lo amo. Si no tuviera mi caparazón, soñaría mi caparazón. (Se mete en su caparazón a soñar su caparazón).

Pingüica: ¡Eso es! Si los hombres de acá amaran la Uxmal maravillosa de la que habló el juez, como no existe aún, la soñarían.

Escena 20

Entran esclavos

Esclavo 1: Maldita pirámide

Esclavo 2: Maldito Venado

Venado entra. Latiguea a los esclavos.

Venado: Estos golpes son por haberse parado. Estos para que aprieten el paso. Estos por si se paran de nuevo. Y éstos fueron… el remoje. ¿Tú que masticas? Tú, el de cara de perro.

Esclavo 2: Nada, nada. Que para lo chueco que está quedando la pirámide mejor tumbarla.

Venado: ¿Y a ti qué te importa? No es tuya. ¿De quién es?

Esclavos: Tuya.

Venado: Mía. ¿Soy malo? ¿Soy requete malo? Soy tremendamente malísimo. Je. Soy tan malo, tan requete malo, tan tremendamente malísimo que ay; hasta pánico me doy. Arre zánganos, zopilotes, zaparrastrosos.

Escena 21

Pingüica llama con los nudillos en el caparazón de la tortuga.

Pingüica: ¿tortuga? Tortuga.No sé cómo hacer que todos sueñen la pirámide de Uxmal. ¿Tortuga?

Uo: (Gritando en la boca del caparazón.) ¡Fuego! ¡Fuego en ti caparazón!

La Tortuga sale despavorida. Se voltea. Aprecia la normalidad del caparazón. Vuelve. Toca con los nudillos en el caparazón.

Tortuga: ¿Hay alguien en casa?

No. Porque es mi casa y yo estoy afuera. Ah. ¿entonces?… ¿Y el fuego?… ¿¡Y el fuego, Uo!?

Uo: Sólo quería despertarte.

Pingüica: Para que siguieras con tu lección.

Tortuga: ¿De mi caparazón? Ah: si por algo salgo de mi caparazón, mis piernas de adelante, que son lentas, y mis piernas de atrás, que son lentas, de pronto se apuran por entrar en mi caparazón. (Entra)

(PAUSA)

Escena 22

Uo: La noche baja. Sube la luna. Los hombres y los animales bajan, los cuerpos a la tierra. Los sueños nacen. Uo: nadie podrá ayudarnos ahora. Hubiera nacido pez. Así jamás te hubiera conocido Pingüica. No me gusta perder. (Salta). Así va la pirámide de Venado, el que nos venció. (Se duerme triste.) Quería ser príncipe. Uo: Hubiera nacido pez.



Texto tomado de la revista Tierra Adentro Números 31 y 32, julio-diciembre; año 1982; Pp. 62-63

Captura: Armando Pacheco 

Foto: Internet

Enlace a fuente original: https://bit.ly/2Wc6i2P

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s