Descargas eléctricas ligeras: dos poemas | Aleqs Garrigóz

Fraternidad

Rodeo con mi brazo tu espalda.
Y aunque no tenemos puesta la camisa
no sientes desagrado de mi piel que frota la tuya.
Hemos medido, más de una vez, nuestra espalda una con otra
por ver qué tanto hemos crecido. Así también,
comparamos las manos y los largos sudorosos pies.

Cuando tu sonrisa se me revela en medio de una broma
encuentro señales que no sé del todo comprender.
Me inquieta ese fenómeno religioso que es la alegría.
A veces pienso que, por un instante,
has sido poseído una potencia demoníaca.
Cuando te calzas las medias para ir a correr
he llegado a querer hacerlo por ti,
como un favor absurdo que nunca me pedirías.

Tienes tus propios intereses extraños;
bostezas cuando se ha excitado mi ánimo.
No te comprendo, pero me gusta estar contigo;
me regocijo al verte hacer las cosas
que hacemos todos por rutina:
comer, ducharnos, lavarnos los dientes, fumar,
rascarnos las inglés reiteradamente.
Los mismos elementos que forman tu cuerpo, forman el mío.
Cuando salimos a orinar juntos al solar
encuentro que, a pesar del tamaño que alarga la diferencia,
somos arcilla de la misma imagen y semejanza.

Aquella vez que escribiste una obscenidad
guardé para mí el papel con esas letras que no eran inclinadas,
ni puntiagudas, sino torneadas, de una caligrafía que,
no se porqué, no podría decir tuya.
A veces, si la miro a solas, algo
como una activación, una descarga eléctrica ligera,
se manifiesta en mi cerebro.

Y cada que duermo a tu lado,
si descubro que tu masculinidad se ha erguido
y se mueve en sueños queriendo saltar, punzante,
con su cálida personalidad de animal independiente,
me pregunto si has sentido de mí
lo que yo siento de ti…

Incitación

Compañero, ¿no crees que podríamos experimentarnos más,
ser de verdad amables el uno con el otro, estrenar ámbitos
en que nuestra masculinidad pruebe, por concordia,
los sabores de su mismo género animal?
Donde, por compartir dicha sin igual,
frotemos nuestros pechos duros como aceros
que trabajan por una misma meta, uno contra otro,
para medirnos el ímpetu, los bríos en simpatía,
todos los sentimientos que nos hacen tan fuertes.
Donde nuestras lenguas, como moluscos,
compitan en defensa de la territorialidad;
y el ahínco estalle en una abundante eyaculación de dos.

Yo, por mi parte, no tengo mesura en aceptar
que mi atención hacía ti se podría extender
hasta el apoyo, la protección, el favor más íntimos y sinceros.
Te regalaría mi mediana posesión de orgullo:
lamería, sin contrición, cual perro desesperado,
el sudor que esmalta tus pies.

El hombre escoge, por naturaleza,
de sus semejantes aquel con quien congenia lo más.
Vamos, andemos ese camino de libertad.
¿Quién mejor si no otro hombre, por propia experiencia,
sabrá cómo, en dónde, para el regocijo palparte?

Hombres: seres de pasión, compartiendo el mismo cuerpo
multiplicado en otros héroes.



Aleqs Garrigóz (Puerto Vallarta, 1986). Es autor de varios títulos de poesía, entre los cuales figuran Abyección (2003) y El niño que vendió su alma al Diablo (2017). También se desempeña como periodista cultural. Actualmente es maestrante en Literatura Hispanoamericana por la Universidad de Guanajuato, ciudad en la que reside.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s