Carta de un escritor a Renán Barrera Concha, alcalde de Mérida

Señor Renán Barrera Concha, alcalde de la ciudad de Mérida, la de Yucatán:

Quizá usted no me conozca y esto tal vez se deba a la pobre labor que realiza su Gobierno en beneficio de la literatura local. Quizá nunca haya escuchado de mí o acaso haya leído algún texto de mi autoría. No lo culpo por ello. Para este menester tiene un equipo que cobra un sueldo, por cierto, proveniente del erario público.

Sin embargo, he de comentarle que ya en alguna ocasión intenté solicitar un apoyo de apenas cinco mil pesos para la edición de unos poemarios de manufactura «artesanal»; me fue rechazado por cuestiones administrativas pero quedó la buena intención de la dirección de Cultura y algo se pudo hacer.

Hoy, me toca alzar la voz a través de estas breves líneas. Lo hago, no en representación de un colectivo, ni grupo alguno; lo hago a título personal y sin motivaciones o intenciones políticas, toda vez que no comulgo con las existentes en nuestro territorio.

¿Desde cuándo el creador literario es un cuenta-cuentos? ¿Desde cuándo debe estar frente a una cámara para leer sus poemas, fragmento de novela, texto dramático o un relato?

La respuesta puede ser sencilla: desde que se inventaron las nuevas tecnologías.

No, señor alcalde. NO ES ASÍ.

Los creadores literarios sabemos de cuarentenas; sabemos de estar encerrados en una casa, departamento y/o estudio para concentrarnos en nuestro quehacer artístico. Sabemos de la soledad acompañada del café, la coca-cola (si no se es extremadamente idealista), el cigarrillo, botellas de vino o ron (si se tiene el poder adquisitivo o la donación de algún amigo); sabemos del proceso de creación mientras escuchamos una buena sinfonía o música estridente. Los escritores sabemos de la precariedad, tanto económica como la alimentaria. Los escritores sabemos de los miedos, de la lucha por la sobrevivencia, pero también tenemos alegrías y éstas se intensifican cuando un texto ha finalizado su proceso, cuando ya pasa el primer filtro y uno está conforme pero no satisfecho. Pero el martirio sigue: ¿dónde publicar? Y el calvario es eterno más que las tres caídas y la crucifixión del carpintero judío asesinado en Jerusalén por los poderes fácticos de la época y al que muchos llamaron «Salvador».

Todo lo anterior viene a propósito de su loable pero no tan atinado proyecto de apoyos a la comunidad artística en esta contingencia sanitaria que se vive en México y que ha llevado al encierro a casi toda la población de esta maravillosa nación.

Se da por hecho que los escritores pediremos el apoyo y posaremos en una pantalla de celular, leeremos con actitud histriónica nuestros textos y los compartiremos en las redes sociales, juntamente con la selfie y los logos del Ayuntamiento.

NO SEÑOR ALCALDE. NO TODOS LO HAREMOS.

Y es que no se ha entendido o no se quiere entender que la literatura es el arte de escribir, y, por consiguiente, el trabajo final es para que se lea desde una plataforma impresa y, en nuestros días, digital. El hecho de que exista la literatura oral, no significa que todo creador literario esté capacitado para exponerse frente a una cámara o público. Hasta para leer en una cámara de celular o auditorio hay que saberlo hacer de manera profesional.

Una vez más, veo no con asombro, que se relega a la actividad literaria; muy irónico si se toma en cuenta que el director de cultura es escritor.

Los escritores, al igual que los pintores, no somos showseros.

Señor alcalde, sé que esta carta puede cerrarme puertas en su Gobierno. No me importa. Lo cierto es que mi necesidad de ser sincero es prioridad y por ello, pídole a usted y su gente de cultura, que se preocupen más por el gremio literario. Somo muchos los que vivimos en Mérida; muchos los que tienen el temor de quedar aún más segregados si es que hablan y levantan la voz. No es mi caso; hace mucho que perdí el temor de hablar y hoy lo hago sin tapujos a través de la palabra escrita.

Señor alcalde, si en verdad aspira a un cargo de elección popular en el futuro, no olvide que también los escritores pueden hacer política con las palabras; somos parte de la memoria. Sabemos observar y plasmar en unas cuantas líneas la realidad oculta; sabemos pues, cuándo alguien es demagogo y cuándo alguien es honesto con sus palabras. 

No obstante, debo confesarlo, creo en su buena fe.

Atte. Armando Pacheco Barrera

(Escritor y periodista libre e independiente)



Armando Pacheco en el Malecón de Telchac, Puerto, en Yucatán, México en agosto de 2015 | Foto: LIGIA CHAN BRITO

Armando Pacheco (Nezahualcóyotl, Edomex, 1980). Radica en Mérida desde 1985. Es escritor, periodista y músico de folclore latinoamericano. Integrante del Centro Yucateco de Escritores. Primer Lugar del Premio Regional de Poesía «Syan Ca’an Bakhalal» 2016. Tercer Lugar, en la categoría B del II Premio Nacional de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera» 2010. Primer Lugar del Premio Estatal de Poesía Joven «Jorge Lara Rivera», ediciones 2003 y 2006. Mención de Honor en el Premio Regional de Poesía «José Díaz Bolio», ediciones 2005 y 2006. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (Foecay) 2007. Cooeditor, junto con el escritor Adán Echeverría, del Mapa Poético de México, edición 2008. Autor de las plaquetas: Entidad en el exilio y otros poemas de añoranza (Ediciones Zur, Catarsis El Drenaje Literario e ICY, 2007) y Memorial del poeta errante (Ediciones Letras en Rebeldía, Editorial El gato bajo la lluvia, 2015). Autor del cuentario breve El viejecillo de historias de animales mayas (El gato bajo la lluvia, 2018). Antologado en La Otredad (2006), Palabrando (2006), Nuevas voces en el laberinto (2007), Cultura de Veracruz (2008), Mapa Poético de México (2008); El canto del silencio (Ediciones Letras en Rebeldía, 2018) y Entre juegos y garabatos, antología para niños Vol. 1 (Ediciones Letras en Rebeldía, 2019). Publicado en las revistas Navegaciones Zur, Cantera Verde, Cultura de Veracruz, Letralia, entre otras. Actualmente es director general de Arte y Cultura en Rebeldía. Es fundador y editor de Ediciones Letras en Rebeldía. Está próximo a publicar Memorias de un poeta errante.

Un pensamiento en “Carta de un escritor a Renán Barrera Concha, alcalde de Mérida

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s