Yo soy del mar | Raúl Cáceres Carenzo

I— Habla el poeta

 

Quiero tu angustia, mar, dame tu miedo.

 

El sueño es como el mar: un movimiento

del tiempo hecho pedazos, olas y alas

tensas, aleves, que en hundidas salas

sellan, rompen las cosas; como el viento

—risa de dioses o quizá su aliento—

Que pule rostros, astros, y al volcar

Su nave, horas y ave, para amar,

tocamos; como el cuerpo cuando ahíto

se fuga de su estatua: Ya proscrito

hunde su polvo y alimenta al mar.

 

II—  Habla el mar

 

Yo soy el mar

que alza el inventario

del día y de la noche

en sus vastas espumas

con la obstinada voz

de aves, vientos, algas…

yo soy el mar que recorre las playas

en busca de su nombre extraviado.

Desde esta furia antigua

desde un hilo de olas

a mi atávica amante:

la tierra, la saludo.

A mis hijos, los hombres,

celebro y recrimino.

 

Aquí fuimos el mar.

Aquí fuimos el viento.

Y la tierra, la tierra

— rosa intensa y oscura—

de mi seno colérico ha surgido:

de mis brisas y cánticos,

de estas sales y alas fecundantes.

 

Yo soy el mar que conduce

los mandatos del caos.

Soy esta insomne sangre

que gobiernan

los astros y las rosas.

 

El ruido de una ventana abriéndose

es mi rumor henchido, incontenible.

Nunca el día terminará los juegos

que inició la tempestad

cuando conversaba con aquellas

claridades inmensas

y con mis hondas noches paridoras.

 

Yo soy el mar de almas desplegadas.

esas nubes que pasan sobre las sombras

de la alta y dispersa conciencia de mis hijos:

Aquellos pueblos sagrados que engendré

y que un día, una noche —cegados por el oro

de sus colonias de ultramar—

en mi paterno seno para siempre se hundieron.

 

Yo soy el mar: la sísmica memoria

y el espíritu denso de los pueblos.

Yo soy el mar que arrebata y da

la vida: el fuego, la escritura…

 

III— Génesis

 

Polvo en suspenso, inquieto, no juntado.

Música sola. Sueño de armonía.

La mirada a sí misma se veía.

La palabra era el todo conjurado.

 

La palabra estalló y lo inquietado

se salió de la Nada; promovía

al sol de agua en el aire que venía

a la tierra imprevista: al polvo armado.

 

De tu silencio, madre, despertaste.

En miradas y ojos era el agua.

Fruto tierno, tu tierra, acariciaste.

 

Vientres hichándose. Mudos en celo.

Centro en llamas del recio mar —la tregua—

y esta hambre de Dios abriendo el cielo.

 

IV— Tierra

 

Siempre girando, madre de ti misma,

te preñaste en el vientre de la roca

—prisionera del fuego— con la poca

luz ciega creadora de tu sisma.

 

Por tus poros licuantes sobre el prisma

salió a mirar la luz que se coloca

—alma tuya, hija tuya— cuando toca

tu instinto vuelo falda de llovizna.

 

Emergiste sin brazos: sin apoyo.

Y gateando creciste hasta la viña.

Y tu raíz, desde el fondo del hoyo.

 

Sonaba el árbol: músicas primeras.

Encarnaste la vida siendo niña

y vienes reencarnando en primaveras.

 

V— Aire

 

Circunvalante espíritu. Cristales

en veloces reposos. Transparente

dimensión en la brisa de la mente.

Alegría, retozo de integrales.

 

Potencias. En su esfera los metales

cantan tu pentagrama suavemente.

Viertes licor y miel, copa clemente,

sobre mi sed de estrellas esenciales.

 

Ya te siguen poblando las ideas.

Tus claros habitantes, quintaesencia,

acrisolan las sutiles preseas.

 

Mar de éter. Caracol de las sales.

Alquimia. Sueño de ángeles causales

en las riberas puras de tu ausencia.

 

VI—Éter

 

Resaca de astros de la aurora causal.

Niebla de almas. Silencios intangidos.

Rosas del eco y soles derruidos

en una vaga nostalgia existencial.

 

Jardín de átomos en el sueño espacial.

Noria que aflora tiempos elegidos.

Gira la rueda en agua de latidos.

La luz inicia su luz en espiral.

 

Marea fértil. Centro polaridad.

A flor de éter se rompe la juntura

del Todo—Luz y la oscura dualidad.

 

De líquidos planetas, la energía

despierta, se alucina, arquitectura…

¡y el mundo cualquiera estalla el día!

 

VII— El poeta, el mar y la tierra

 

El mar

En la dura eternidad de su minuto,

por todas las angustias coronado,

de todos los deseos poseídos,

desnudo en el monólogo del sueño

y atado a las espaldas del poema…

 

Todo ascensión de vuelo contenido

en círculos de música y silencio,

todo huesos en cruz circunvalada

por el espiral de ausencias invadidas…

El poeta despetala su caminar y vuelve

la mirada a la rosa del diamante

—el «no me quiere» en los tactos del olvido—

cuando él desocupa las palabras

y en sus graves atmósferas el canto

desata la armonía de los átomos.

 

La tierra

El agua habitadora de cristales

transfigura las algas y los mares

con la mirada sola que se mira

en la faz de mi espejo:

sólo lágrima.

 

El poeta

Heme sonando aquí

por el ciento de cuchillos.

¡Están rasgando el alba

y arañando lo oscuro!

 

Arcos del éter entre fuego y aire.

Tierra que sueña tiempo en criaturas.

Suenan las formas. Las imágenes cantan.

 

La luz ya crece en manos para tocar orillas.

Orillas de la luz que cuando canta…

¡Con qué pasos correr… sobre qué suelo!

 

La tierra

Un paso más y el tiempo: silencio amurallado.

Cortinaje violento de eléctricos cristales.

Poeta, olvidaste el santo y seña

en las olas y alas furtivas de tu muerte.

 

El poeta

Un vuelo más y el tiempo

sonreirá en infancias.

La muerte es sólo signo de la ruta:

Sólo es máscara y rictus de lo blanco

—Gran noche de perfil Beso sin labios

Vuelo sin alas Relámpago parado—

Sólo es coma del llanto,

garabato de brinco, apareamiento.

Es clavar la batuta y cambiar de garganta

cuando una ola de voz nos arrincona

un algo más allá de la ceniza

que se derrumba sola y se clausura

en las tumbas de aire asesinado.

Eco de espejos. Desterrado cabello.

Orillas de la luz que cuando canta

converge su oleaje en la sombra

de un vientre.

 

Mar y tierra

Sólo eres, ay, el miedo, la culpa degollada,

sin corazón ni ojos para sentirte muerto

y en la última ola, sobre el filo del ala,

serás tan solo el grito que busca su garganta.

Poeta –todo-vida-feroz-en-muerte-viva:

Serás tan solo el miedo, la culpa degollada.

 

El poeta

La luz ya crece en manos para tocar orillas.

Violenta dimensión en la imagen y el eco.

Aquí la ola es sólo instante endurecido.

Aquí las alas tienen el miedo de su vuelo.

Barco de sombra, suelta

las anclas de los nombres.

Río de las palabras, ahógame.

Puente de lentos vidrios, amanece.

Viento inmóvil, retírate.

Aquí el canto del mar y el de la piedra.

Aquí la rosa es sólo el mundo presentido.

Aquí tocó los rostros que no hemos usado.

Aquí las olas tienen el miedo de su vuelo.

Todo es puro y eterno más allá de estos mares.

 

Mar y tierra

Las mieles son el cántaro.

Sin el gusto, ¿a qué saben?

Deshabitado el hombre

¿para qué la poesía?

 

Falta aún recoger las primaveras:

los anuncios del sol y del oleaje.

Vuelve los claros ojos al pasado.

Mira cómo tus cantos

domestican estrellas.

Espera ahí, retorna…

Vuelve un pie hacia la danza…

 

El poeta

Un paso más y el tiempo

sonreirá en infancias…

 

VIII— Habla el viento

 

Y el agua sobre el agua, como el día

que invade al tiempo y lo incinera y canta;

sólo la sed, la arena que se imanta

y nos devuelve oscuridad vacía.

Todo volverá a ser. Tu dinastía

polvo será en mi aliento: altiva llama

que enardecer otra ola con que inflama

la seca piel del mundo. Y será hoguera

hasta que el mundo, como el miedo, muera

y de nuevo el mar alce su flama…

 

La llama de otro mundo y otro fuego,

de otro sueño mejor que este que sueña

y deshace los sueños, la pequeña

edad de lo prohibido, el rostro ciego.

El mundo ha envejecido, mundo lego

clausurado en su orgullo; no el poema

ni mis aves dirán su oscuro lema.

Pero en los mares se hundirán banderas

de polvo noche a noche: las primeras

señales de otro mundo que se quema.

 

IX—Oráculo

 

En el principio el mar

era un fuego devuelto

a sus orígenes de polvo.

 

Dijo el augur en Delfos

con sílabas de fuego

y en esferas de música y misterio:

Si en sueños caminas sobre el mar

tu vida, poeta, será plena y cumplida.

El joven que camine en sueños

sobre el mar

conocerá a los placeres del amor.

 

Si contemplas el mar

viajas hacia tu origen.

Pero escuchar el mar

es oír nuestro espíritu.

 

X— Habla el mar

 

Yo soy el mar que erige

el monólogo del mundo

y detiene su rueda

de peces y milagros

cuando la rosa avanza y se deshoja

en mis labios de sal /

Cincelo el canto. Los astros

navegan en mi voz…

 

Empujo al sol y él abre sus caminos

en la hosca enramada de la sombra.

Traigo y atraigo barcos, ciertas aves,

planetas…

 

Destruyo y tormo el mundo.

Doy ángeles y bestias de mar a los poemas.

Inspiro: dicto el fuego.

Hago llover doncellas o palabras esbeltas.

Deshago a manotazos la tempestad y suelto

peces y alondras sobre al agua del día.

Busco a mis hijos desde el litoral de una palabra dura:

la que desató mi cabellera de resplandor y miedo

sobre la fortaleza amarga del misterio.

 

Muevo mi alfarería de montañas,

de pájaro y bosques.

Sublevo las arenas, los climas, las banderas

de aquellos altos, tristes

—también desamparados de su nombre—

pero intensos, hermosos,

profanados y hundidos pueblos resplandecientes.

Un día reducidos a las turbias alquimias

de lo humano salvaje:

 

No pudieron ser dioses.

No sabían ser hombres.

Esos pueblos se agitan

en los furtivos rostros

de mi oleaje,

en las nubes que pasan

y en las praderas de silencio

y prodigios

que en mis abismo y en tu sueño

fulguran.

 

Esos pueblos levantan

mi escritura de olas.

Claman, lloran.

En el sueño despiertan

a los hombres.

Aquí fue el mar. Recuerda:

 

Soy el mar

que retorna

de ala en ola.

Y te advierte:

 

Para vivir

en mi

revuelta

patria

hijo mío.

Hay que tener

agallas.

 

Me amarás:

Soy tu espejo.

Mira en mis aguas

el infinito oleaje

de tu alma.

 

Me amarás. Soy el mar.

 

XI— Habla el poeta

 

Canta la vida, mar, en tu cintura

y con tu espuma suenan los cristales

del tiempo y de la muerte: ventanales

que se abren a la sombra, a la hermosura

de la noche apacible y honda y pura.

Soy la lumbre en el agua; ¿Qué sería

del mar y de las estrellas, muerte mía,

si tú no estremecieras nuestra boca?

Fondo del ser y el mar sólo se toca

cuando arrancas la piel que nos mentía.

 

Sí, regreso a tu reino, mar: memoria

de las bestias del sol; remonto el sueño

y devuelvo mi sangre a su hondo dueño:

Océano del mundo, agua de noria,

Rosas de polvo y agua, única historia

de las olas labrándome esta herida

donde escondo mi muerte tan querida.

Al dormirme regreso a tu presencia

y al deshilar el hilo de la ausencia,

hilas, oh mar, en mí, la luz cumplida.

 

Sueño marino, aquí, teje mi vida;

sobre el viento, y la noche lo despliego.

Los años transcurrieron como un juego

de niños sin pudor: marea vencida.

En mar de piedras la ilusión caída

respira apenas hoy; busca mi verso

otros signos y miedos / pero inmerso

en este puño airado va mi canto.

Y les entregó así, limpio de llanto,

mi corazón golpeando al universo.

 

(SUEÑA EL MAR QUE ES FUEGO)



Poema tomado del libro Lectura de sombras (poesía 1972-1985)


FICHA BIOGRÁFICA: 

Nació en el municipio de Halachó. Escribe crónica, poesía, teatro y se desempeña como investigador de la lírica mexicana. Radica en Toluca desde 1970. Primer lugar en los Juegos Florales del Centenario de la Escuela Nacional Preparatoria de la UNAM y en el III Concurso Literario del INJM (1968); flor natural en los Juegos Florales Nacionales de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (1970); premio único de los Juegos Florales de Mazatlán por Sueña el mar que es fuego (1981); Premio Antonio Mediz Bolio de Poesía (1986 y 1994); Medalla Yucatán (1989); premio único de los Juegos Florales Toluca (1998); y Premio de Dramaturgia del Certamen Toluca Bicentenario 1999 por Mestizaje: cruz de relámpagos (crónica sobre Gonzalo Guerrero). Maestro normalista, estudió en la escuela de arte dramático del INBA. Ha sido coordinador de literatura y teatro en el Instituto de Cultura de Yucatán (ICY); asesor literario en el Instituto Mexiquense de Cultura. Ha puesto en escena Canek: caudillo maya y El primer mestizaje (1988). Como periodista cultural ha publicado en El Día, El Nacional, El Sol de Toluca, Nivel, Revista de la Universidad Autónoma de Yucatán, Revista de la Universidad de Guanajuato, Revista Universidad de México, Siempre!, Unomásuno, Zona Franca. Está incluido en el Diccionario de escritores mexicanos (UNAM, 1989), y el de Escritores de Yucatán (CEPSA, 2003). En 2008, el ICY le rindió homenaje por sus 70 años de vida, en la biblioteca Manuel Cepeda Peraza de la ciudad de Mérida.


FICHA BIBLIOGRÁFICA

Lectura de sombra (Poesía 1972-1985)

Cáceres Carenzo, Raúl            

Ayuntamiento de Mérida

Primera edición, Yucatán, 1986

80 Pp.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s