Fascismo en Mérida contra manifestación de protesta por nuevos impuestos | Edgar Rodríguez Cimé

“Gobierno panista que escucha y atiende a los ciudadanos”

Reprimir a balazos a estudiantes universitarios en posesión del edificio de la Universidad de Yucatán (UDY), como respuesta al secuestro, tortura y asesinato del asesor de sindicatos independientes Efraín Calderón Lara, en 1972; aporrear señor tronco contra la reja de hierro de la Escuela de Economía, de la UDY, tomada por estudiantes para defender su plan de estudios mutilado entonces por el naciente Neoliberalismo, por porros universitarios, en 1980; o enfrentar violentamente con gases lacrimógenos una manifestación de protesta por nuevos aumentos al esquilmado pueblo yucateco en el siglo XXI, también se llama: ¡Fascismo!

Pero esta vez el fascismo, uso indiscriminado de la violencia gubernamental contra los derechos civiles del pueblo, no se realizó en Alemania, Italia o Japón, como en la Segunda Guerra Mundial, sino en, ¡hágame usted el bendito favor!, “la ciudad más segura de todo Méjico”: la “blanca” Mérida, protegida incluso contra manifestaciones de protesta debido a la imposición desmedida de nuevos impuestos por el gobierno panista.

Hoy, ante hechos ocultados por la prensa sicaria, las redes sociales se encargan de distribuir los videos que muestran diversos ángulos de la columna de manifestantes que protestan pacíficamente en calles del centro histórico de Mérida, cuando empiezan a lanzarles por la policía gases lacrimógenos para iniciar la desbandada de la gente, entre los que se contaban adultos, mujeres, jóvenes y hasta niños.

No nos engañemos: los videos fueron enviados, en mi caso, por un escritor maya y por, casualidad de la vida, ex estudiantes universitarios expulsados por la UDY en 1980 por evitar la cancelación de la asignatura Economía Política, “herramienta de análisis económico para desnudar la explotación capitalista”, o sea, por “gente pensante multiplicadora”, harta de políticos fascistas que no respetan los derechos constitucionales del pueblo trabajador.

Todavía hace unos soles, circularon por las redes sociales de la Mérida de los blancos información concerniente a la ilegal detención, previa a la manifestación de protesta, de varias activistas feministas de otras ciudades de Méjico que llegaron a Yucatán a apoyar a sus iguales en la marcha feminista, como extensión del movimiento por la defensa de los derechos de las mujeres a una vida libre de la violencia machista.

Durante los últimos 500 años, los descendientes de los invasores europeos: criollos y mestizos con corazón de “dzul” (blanco), han utilizado el poder político para imponer sus condiciones en el mal gobierno, defendiendo sus intereses: colonialistas, racistas y clasistas, atentando contra los derechos básicos del pueblo yucateco.

El derecho a la libre expresión, el de la libre manifestación de las ideas, el de la protesta pacífica, así como el de una vida digna, han sido históricamente soslayados por las élites de Arriba, desde siempre, solamente que ahora con la existencia de las redes sociales ya no se puede ocultar lo que pretenden los medios de comunicación convencionales.



edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx / colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc” 


 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s