Bolivia: golpistas enredados en las patas del caballo en caso México | Luis Manuel Arce Isaac

El régimen golpista boliviano se ha enredado entre las patas de su propio caballo con el asedio policial a la embajada de México en La Paz, que viola los principios del derecho internacional.

Es difícil creer que el conflicto de carácter internacional creado por el increíble cerco militar a la embajada y la residencia oficial de México tenga exclusivamente el objetivo de impedir que exfuncionarios del gobierno de Evo Morales salgan del país por la vía del asilo político que se les ofrece.

Un hecho resalta en todo esto y es muy sintomático: la atención mediática se centra en los golpistas, en las barbaridades que cometen, en las declaraciones que hieren los oídos por su irracionalidad, y se aleja de manera ostensible de los dos promotores principales del golpe: Estados Unidos y la OEA.

La gran prensa dejó fuera del foco la responsabilidad que le concedió en el golpe en un inicio a Donald Trump y su testaferro de la OEA, Luis Almagro. Es como si no existieran.

Los cintillos son para los sucesos en la embajada mexicana, y no tanto para dar crédito a las denuncias que han llevado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a poner el tema en manos de la Corte Internacional de Justicia, sino para atizar presuntas amenazas de ‘un ataque’ de movimientos sociales a la sede diplomática, algo contradictorio.

Es el argumento estelar de los golpistas para justificar una acción que, como aseguró el presidente López Obrador, ni siquiera usó el fascista Augusto Pinochet con las sedes diplomáticas en Chile.

¿Qué se prepara y por qué en estos momentos, con una violación tan fragante del derecho internacional y las normas de las relaciones entre países reguladas por Naciones Unidas y sus órganos jurídicos?

El tiempo dirá cuáles son las verdaderas razones. Por ahora se ve extraño que el cerco a la embajada se produzca en medio de un proceso de juicio político a Trump necesitado de que la atención pública se desvíe hacia otros puntos.

De Almagro y la OEA tampoco se habla y es marcado el interés del actual secretario general de ser reelegido en el cargo como desearía la Casa Blanca para no correr ni el más mínimo riesgo con una candidatura que le sea menos dócil que el uruguayo.

Los golpistas también tienen sus propios intereses pues ante la débil posición que tienen en el país y las dificultades para mantenerse en el poder sin el apoyo de las armas y la represión, buscan golpes de efecto para mostrar músculos y atemorizar al pueblo que se rebela contra la ruptura del orden constitucional.

Después de convocar a las elecciones le han tomado miedo dado que en los dos meses y medio que llevan en el poder no han logrado el control político y social verdadero en Bolivia.

El mundo, y en particular los pueblos de América Latina, están muy pendientes de lo que ocurre en Bolivia, y han patentizado su apoyo a la digna posición que ha mantenido México en defensa del derecho internacional, el derecho de asilo, los principios y valores de la constitucionalidad, el orden institucional y la paz.



FUENTE: PRENSA LATINA


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s