Los logros en materia cultural en Yucatán… y algunas deudas | Armando Pacheco

El año 2019 está por terminarse y es menester hacer un balance, lo más optimista posible, en materia cultural en el estado de Yucatán: Qué hubo de bueno, los rezagos y hasta algunos escándalos animados por las pasiones desbordadas en las redes sociales.

Sin duda, lo primero a destacar es la disposición de la titular de la Secretaría de Cultura y las Artes (Sedeculta), Erica Millet Corona, quien todo el tiempo —según dice una gran mayoría de creadores de arte y gestores culturales— ha abierto las puertas al diálogo y propuestas.

De la gestión de esta funcionaria gubernamental se ha desprendido el proyecto de descentralización de la misma dependencia, llegando a acuerdos con alcaldes de los diversos municipios de la entidad, lo que ha contribuido a llevar iniciativas y actividades culturales a las casas de cultura que, en otros tiempo, dicen, estaban abandonadas o eran utilizadas como bodegas de los gobiernos municipales.

Otro hecho destacable es dotar a esos espacios de especialistas en las áreas artísticas mediante cursos impartidos por instructores conocedores en el tema.

La permanencia de festivales siempre ha sido una preocupación del gremio artístico y cultural de la entidad cada que inicia un sexenio, más cuando éste cambia de color. En ese sentido, es de agradecerse que las actuales autoridades no se hayan desbordado en lo visceral y sí tengan conciencia de la importancia de proyectos como el Festival Otoño Cultural, el del teatro Wilberto Cantón y el de danza Oc’-Ohtic; pero sí hay que reclamar que el de Primavera se haya suspendido, a pesar de haberse realizado un programa para conmemorar El Día del Trovador.

Un verdadero fracaso resultó ser el Festival de la Trova en el 2018 y, en este 2019, no se efectuó debido a un supuesto conflicto de interés (o corrupción, dirían otros) de la empresa de boletaje. Otras versiones dicen que la titular de la Secretaría de Turismo —cuyo nombre es dolor de cabeza del gobernador Vila Dosal, pero a la que no destituye (no sabemos por qué)—, Michelle Fridman Hirsch, maneja una gran mafia entre hoteleros, agencias de viaje y restauranteros.

Pero retomando los «logros» en materia cultural está el recién implementado Festival del Jazz, que para bien o para mal, se realizó en el mes de noviembre. También el programa permanente de la Orquesta Típica Yucalpetén que se realiza en el Palacio de la Música.

En contraste, nos dejan a deber proyectos de gran envergadura en materia literaria: publicaciones, encuentros de escritores, conferencias de alto nivel, talleres literarios con maestros de amplia trayectoria, etcétera. Quedan pendientes el PECDA, que al parecer sí se convocará, pero no se sabe cuándo; apoyo a proyectos de artistas ajenos a los «privilegiados» de siempre y una larga lista que, esperemos, en 2020, se vayan desahogando de la mano de los creadores de arte, promotores y gestores de arte y no por ese «comité ciudadano» gubernamental de gente que pretende manejar el rumbo de la entidad y que en realidad son lobos disfrazados de ovejas.

En cuanto escándalos en redes destaca la solicitud de renuncia del actor y director de teatro Nelson Cepeda por un grupo de personas del Centro Cultural del Niño Yucateco (Cecuny) al que acusaron de prepotente y maltratar al personal de dicho lugar; el ruido se hizo fuerte por las redes sociales y por algunos medios de comunicación; también estuvo el escándalo por el destape de los dineros «otorgados» en el Festival de Teatro «Wilberto Cantón», donde personajes como Taco de Ojo ganaban cantidades exorbitantes por su presentación, éste, atacó al usuario del Facebook, Edwin Sarabia, de ser un «golpeador» por órdenes de su progenitora por pertenecer ésta a un partido político y que en opinión de quien escribe, nada más falso que eso, pues el «autonombrado» crítico de teatro, puede ser sarcástico, visceral, incorrectamente político y apasionado, pero nunca palero de nadie o manejado por una cúpula de poder, al menos, por el momento.   

Un comentario en “Los logros en materia cultural en Yucatán… y algunas deudas | Armando Pacheco

  1. Nelson Cepeda tiene todo mi respeto y admiración. Es un caballero de amplia trayectoria en teatro, pedagogía y como director de centros culturales. Habrá que ver quiénes lo acusan y si no se proyectan al hacerlo, siguiendo el viejo adagio de que “lo que Juan dice de Pedro dice más de Juan que de Pedro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s