Peter Handke, Premio Nobel a la tradición literaria

El Premio Nobel 2019 entregado al escritor austriaco Peter Handke se puede interpretar como el reconocimiento a una trayectoria literaria más allá del personaje de que se trate, del punto de la Tierra en la que escriba, de un estilo, una tradición escritural. Y es así porque más allá de las posiciones políticas del autor de El miedo del portero al penalti, sobre su país, sobre la guerra en los Balcanes, es un escritor con méritos para obtenerlo. Tiene al menos media centena de textos publicados, entre novelas cortas y largas, obras de teatro, ensayo y poesía, en las que ha demostrado ser un maestro del lenguaje, un perfeccionista, un estilista.

Se trata de un escritor que canonizó muy pronto, antes de los 30 años de edad, con una reconocida con traducciones a casi todas las grandes lenguas del orbe, países que cuentan con una industria editorial importante; quien cuenta historias, a través de relatos y novelas breves y de largo aliento que no admiten una clasificación sencilla y en las que destaca como un esgrimista de la lengua, alguien que puede ser utilizado perfectamente como ejemplo para aprender el alemán, señalan en charla por separado con Litoral el profesor universitario Herwig Weber y el escritor, ensayista y crítico literario Héctor Orestes Aguilar.

Coinciden en que al parecer se hizo a un lado ese obstáculo que parecía impedirle ser elegido al que es considerado el máximo galardón literario otorgado en el mundo, y que merecía desde hace años, por sus posiciones políticas, en particular su apoyo a los serbios en la guerra de los Balcanes que abarcó la década de 1990, en particular a su líder Slobodan Milosevic, a cuyo funeral incluso acudió, pero literariamente no es una sorpresa, él es un gigante de la literatura en lengua alemana y haberle otorgado el Nobel es un acto de justicia hacia la literatura.

Herwig Weber, profesor en la Universidad del Claustro de Sor Juana, recordó que el anunciado como ganador del premio 2019 el pasado jueves 10 de octubre, junto con la polaca Olga Tokarczuk como galardonada de 2018 –año en que el premio se suspendió por los escándalos de acoso sexual que sacudieron a la Academia Sueca-, empezó su trayectoria literaria poco después del final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), perteneciente al llamado Grupo 47, que se propuso renovar la literatura en lengua alemana tras la conflagración, para diferenciarse de lo hecho durante y antes del nazismo.

En los años 60 y 70 escribió una literatura muy vanguardista, conceptual, justamente en esa búsqueda de aquello que lo diferenciara del pasado. En teatro de puede apreciar en obras como Gaspar e Insultos al público, cuyos montajes significaban hacer uso de efectos técnicos muy impresionantes para la época; en lugar de escenografía usaba todo el equipo de luces y de elementos técnicos de detrás del escenario como escenografía profunda, de una manera coreográfica, anota Héctor Orestes, mientras que en narrativa también destaca su preferencia por las novelas breves, complementa Weber.

Éste, recuerda que de 1970 es su novela corta El miedo del portero al penalti, que se volvió un éxito y con ello el escritor famoso y aclamado; una obra muy psicológica, con un uso del lenguaje muy fino, casi perfecto, poético, porque el autor es un estilista, cada frase está limpiamente estructurada, lo que convierte a esa publicación inicial una pequeña joya. Posteriormente escribió un guion para una película que también se volvió un éxito, El cielo sobre Berlín (1987), también conocida como Las alas del deseo, que dirigió Win Wenders y trata del destino de un ángel en la capital alemana que se enamora de una mujer y luego se vuelve humano. Este texto es igualmente muy poético.

Luego publicó una novela también corta, en la que habla de la muerte de su madre, hecho que le impactó mucho, titulada Desgracia impeorable (1972), y que es una obra muy triste y trágica. Al entrar la octava década del siglo pasado, Handke empezó a escribir novelas más grandes, voluminosas, casi naturalistas, como de la tradición del siglo XIX, en las que hace grandes descripciones de las cosas, de la naturaleza, de momentos, personajes, como se puede apreciar en títulos como La tarde de un escritor (1987) o El año que pasé en la bahía de nadie (1994), al mismo tiempo se vuelve un escritor más meditativo.

Al respecto, Héctor Orestes destaca su exquisita escritura en prácticamente todos los géneros literarios, aunque la principal es en la narrativa; es una gran prosista en lengua alemana que ha llevado a ciertos límites la descripción de asuntos de la memoria inmediata que son recuperados por el lenguaje de manera asombrosa, es un gran relator de la nostalgia instantánea, de acontecimientos muy recientes y eso le da su gran estatura internacional como escritor con un oficio increíble. Se trata, dice, de uno de los escritores que supieron conjugar la gran tradición de potentísimos narradores alemanes, austriacos y suizos con la cultura pop, en la que se formó. También resalta su aportación a la poesía.

Coinciden en que su ensayo de 1996 sobre la guerra de los Balcanes, Drina (Justicia para Serbia), y su asistencia al entierro de Milosevic, al que no fue ni la familia del serbio, y que fueron un escándalo en Europa, le alejó del Nobel, pero ahora se ha hecho justicia, al recordar que al recibir en 2004 el Nobel, la también austriaca Elfriede Jelinek declaró que más que ella lo merecía Handke.

Herwig Weber refiere que el ganador del Nobel 2019 es uno de los tres grandes escritores que ha tenido Austria en la posguerra, los otros dos son Elfriede Jelinek (1946), una magnífica novelista, poeta, dramaturga, ensayista, guionista, traductora y activista feminista que ganó el Premio Nobel de Literatura en 2004, y Thomas Bernhard (1931-1989), novelista, dramaturgo y poeta.

Los tres fundaron un género conocido como novela antipatria, que asume un postura crítica hacia Austria, de su impotencia para documentar y reconocer su colaboración con el nacionalsocialismo (nazismo), en particular Handke, quien reclama que su país siempre se ha presentado como agredido y no como colaborador o agresor durante la Segunda Guerra Mundial. No vive en su país sino en París.

En México, los libros de Hencke los publica Alianza, cuya directora editorial, Valeria Ciompi, coincide en que se trata de un acto de justicia porque reconoce por sobre todo a una trayectoria literaria sólida, a un autor con aportes indiscutibles a la literatura contemporánea, en particular en el terreno narrativo, una institución en las letras europeas que ya tenía varios años en las ternas.

Dice que son pocas las posibilidades de que el escritor visite América Latina en general y México en particular, pues se trata de una persona reservada, que desde ya ha dicho que no dará entrevistas y que todo lo concerniente al Nobel se trate desde la editorial, en cuya sede en España están por la traducción al castellano de su más reciente obra, La ladrona de frutas, que data de 2017, después de lo cual se publicará simultáneamente en todo el mercado de habla hispana, lo cual se espera sea en 2020.

Handke nació en 1942 en la pequeña localidad de Griffen, en el estado austriaco de Carintia, y como escritor se dio a conocer con el breve texto radiofónico La inundación (1963). Perteneciente al Grupo 47, formado por escritores y críticos alemanes y austriacos que buscan renovar la literatura en lengua germana, entre ellos los también ganadores del Nobel Heinrich Böll y Gunther Grass, son representadas sus primeras obras teatrales Profecía, Insultos al públicoEl pupilo quiere ser tutor y La cabalgada sobre el lago Constanza. En 1966 publica Los avispones, su primera novela, y cuatro años después El miedo del portero al penalti, la que le proporcionó trascendencia internacional. Desde entonces ha sido traducido a numerosos idiomas.

De acuerdo con críticos y conocedores, sus obras más destacadas son Los avisponesEl miedo del portero al penaltiCarta breve para un largo adiósEnsayo sobre el cansancio y Lento en la sombra.



FUENTE: LITORAL DE NOTIMEX



 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s