«Cecicilio Chi», de Javier Gómez Navarrete, primera novela en maya-yucateco | Edgar Rodríguez Cimé

Aclara el doctor en historia, Gilberto Avilés Tax, que el honor de haber escrito la primera novela en idioma maya, corresponde en realidad «al poeta, narrador y profesor Javier Gómez Navarrete, de Akil, Yucatán, catedrático de la Universidad Intercultural de Quintana Roo, autor de Cecilio Chi. Nen óol k´ajlay: Cecilio Chi. Novela Histórica, publicada por el Instituto Quintanarroense de Cultura, en 2003», y luego, en 2006, reeditada por la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos para difundir en las aulas dentro del Programa Nacional de Lectura.

Licenciado en historia, becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en 1997-1998 y 2001-2002, el maestro Gómez Navarrete, aunque lejano para los intelectuales mayas en Yucatán, y más para los académicos dzules (criollos y mestizos), es muy conocido en el medio universitario intercultural, sobre todo de Quintana Roo principalmente por su texto Método para el aprendizaje de la lengua maya y por su Diccionario maya-español.

 Luego vendría la novelista Marisol Ceh Moo, de Calotmul, Yucatán, quien al debutar con su ópera prima X-Teya, u puksi´ikal ko´olel (Teya, un corazón de mujer) deslumbró a la «crítica en español» -porque la «crítica en idioma maya» (especialistas en literatura maya como Donald Frischmann o Francesc Ligorred) no existe a nivel local- como autora de «la primera novela escrita en idioma maya», cuando en realidad viene siendo «la primera mujer en escribir novela en maya», pues su obra se publicó en el año 2009. Acaba de ganar el Premio de Literaturas Indígenas de América (PLIA) 2019.

En su libro La literatura actual en las lenguas indígenas de México, publicado en 2001, el lingüista y escritor Carlos Montemayor, especialista en literatura en idiomas originarios, menciona al zapoteco Javier Castellanos como «el autor de la primera novela en lengua indígena, con su obra Wila che be ze ihao: Cantares de los vientos primerizos» (1994).

Hablando de «culturas originarias de Méjico», Oajaca es una potencia cultural —le sigue Chiapas— por la fortaleza de su diversidad de pueblos indios que han conservado primero, y luego desarrollado, su cultura y arte a nivel internacional. Narrador, poeta, ensayista, traductor y promotor cultural zapoteco, Castellanos forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 2014 (artistas becados bastante bien (unos 40 mil y otros 30 mil) por ciclos de años para desarrollar su obra). Premio Nezahualcóyotl 2002 y ganó el PLIA 2013.    

Asimismo, según Montemayor, en el mismo libro, «el primer novelista en idioma maya, que incluye los idiomas hablados en Chiapas, Guatemala y Belice, es el escritor tzetzal Diego Méndez Guzmán, con su obra El Kajkanantik Los dioses del Bien y del Mal: luchas de liberación de un pueblo tzetzal, publicado en 1998.

El estado de Chiapas posee también una diversidad de grupos mayenses: tzotzil, tzetzal, tojolabal, cho´l, lacandón, donde también Carlos Montemayor, autor de Chiapas, la rebelión indígena de México, diseminó sus semillas de creación literaria entre los nóveles talentos entre los que se encontraba Méndez Guzmán, hoy reconocido internacionalmente.



edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”



 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s