Teatro de Momias | Fernando Muñoz Castillo

I

De la tumba de Tutankamon
Una momia se escapó
Y decía ya me repudrió
Tanto tiempo sin amor.
Se metió en un sanatorio privado
Y no quedó censura
Cuando a un cura todo vendado
Le dijo PAPITO, mira lo qui ti hago.
Chocolate

Por fin, después de tanto, llegó a Mérida Luis Alcocer Guerrero con su troupe de momias cachondas, casquivanas, vanidosas y filósofas, para presentarse en el Festival de Teatro de la Rendija 2019.

Momias coquetas, momias enternecedoras, momias parlanchinas cual eruditas, momias necesitadas de amor y de afecto, que se cuestionan por la inhumanidad y el desamor.

¿Es que antes de ser momias, tuvieron todo eso? Sí, humanidad bondadosa y amor, mucho amor.

¿O sólo es un reflejo cual espejismo que se refleja en el tiempo y en el espacio de la memoria del tiempo?

¿Estrella muerta y yerta hace millones de años?

¿Por qué todas hablan y mueven las manos como el dramaturgo (¿taumaturgo?) y director de escena que juega con aparatitos como cuando éramos niños y armábamos juguetes para proyectar cinito que nosotros dibujábamos en tiras de papel celofán con lápiz tinta?

¿Es que la única momia clonada que vendrá del futuro a este presente incierto y lleno de Angelinas Lésperes y léperas, así como otros bichos que creen saberlo todo y se pelean entre sí por un cacho de parcela para su protagonismo histórico?

Alcocer nos dejó con muchas preguntas como espectadores.

Lo que es indudable es la calidad corporal de sus actores y de que él, se parece a un Lex Luthor, prófugo de Arkham, que manipula diabólicamente con cara de Bart Simpson a un grupo de momias y a un público atónito, utilizando palabras arcaicas, «kultas», disfrazadas de sesudas fórmulas hipotéticas de hongos y mohos que destruyen a los vivos que viajamos en este barco que desaparecerá irremediablemente como el Titanic.

Aunque algunos sobrevivirán al naufragio. ¿O sólo serán las momias?

Lo que nos deja claro es que es descendiente de Mary Shelley y anda creando momias prometeas; que le gusta leer viejos tratados como los que leyó por primera vez en su adolescencia, libros de física, química, matemáticas y fisiología. Historietas y fanzines, comix y películas de terror de la RKO, la antigua cinta Show de Terror de Rocky

¿Es él el Dr. Frankiforte? ¿Regresaron los travestidos de Transilvania o ahora vinieron de Egipto escapados de las ruinas de la gran necrópolis de Gizá? Habitada por momias cultas a las que por la nariz les sacaron el cerebro, pero que les dejaron su corazoncito relleno de cerezas?

II

Y esa noche en la televisión
Salió el aviso de una momia peligrosa
Que en un hospital apareció
Y a un señor le hizo cosas espantosas.
Chocolate.

Todo es posible con la momia del Dr. Frankalcorstein.

Las momias hacen cine mudo, se retuercen como si bailaran a go-gó, hacen danza contemporánea y se despellejan como si fueran víctimas aztecas, para unirse amorosa y eróticamente con momias revestidas de papel, que se deshacen como los sueños, como la vida, como el tiempo humano…

Polvo eres y en polvo te convertirás, a pesar de lo que digan Arquímedes, Voltaire, Kant, Kardec, Gurdjieff y Lonsag Rampa.

Sin embargo, nos dejó esperando que nos diera una fórmula sacada de El Capital de Carlos Marx. O al menos un fragmento cinematográfico de los Hermanos Marx.

Duda, la Revista de lo Insólito, presenta en un número especial: La verdadera sabiduría de las momias. Lectura alterna de Salida del alma a la luz del día y el Libro de los Muertos Tibetanos/Bardo Thodol.

¿Será o es sólo una ilusión vana como las pompas ricas de colores del postporfiriato en la voz de María Conesa o Celia Montalván?

Luis Alcocer Guerrero, en un acto melómano, juega a reflejarse como Orson y Rita en La Dama de Shangai, en tantos espejos de feria, que…o ¿somos nosotros los que nos vemos reflejados, así, envueltos en vendas por nuestros prejuicios y….?

Las momias se han escapado y quieren sentir amor, pecar y aunque están arrugaditas no perdieron la colita y la quieren mover como dice aquella cumbia de hace casi dos décadas: Baila la Momia interpretada por Chocolate.

No lo sé, pero allí están dejando a su paso por los escenarios, vendas podridas por la humedad…sigue su rastro y tal vez tu humanidad y el amor regresen a tu vida.

Esta es la tercera o cuarta versión de Teatro de Momias, en la cual, su autor y constructor, pega, destaza, deshecha, agrega, quita, cose, zurce, como si fueran nuevas versiones de muñecas apocalípticas de trapo.

Excelente lección, para quienes escriben y dirigen teatro, demostrándonos que todo puede tener otro acomodo, como en un caleidoscopio, los componentes son los mismos, sólo crean otras figuras al moverse, y el teatro es eso: movimiento perpetuo.

Una exquisita obra escrita con inteligencia y sentido del humor, dirigida con conocimiento de lo qué se quiere y donde el amor al cine y a la literatura fantásticas, se hace patente. Muestra clara de una nueva dramaturgia personal y sin corsés de ninguna especie, aunque se trate de momias.



FOTOS: ARMANDO PACHECO



 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s