Festival de teatro de la rendija… la historia continúa | Armando Pacheco

Para el maestro y director de escena Guillermo Heras el Festival de teatro de la rendija ya es un referente en iberoamérica, y no es para menos, pues, en su noveno año, ha conjuntado una serie de actividades que van desde laboratorios, teatro participativo, obras exploratorias del ser-sentir-movimiento, talleres de fotografía de la escena y dramaturgia, conferencias magistrales y hasta presentaciones de libros.

Impulsado por Raquel Araujo Madera y Óscar Urrutia Lazo, este proyecto ya cumple su novena edición y ésta, ha marchado con una gran recepción por parte de aquellos interesados al buen teatro teniendo como platillos principales las obras Teatro de momias, Ocho nuevos presagios, Wilma, Nada que temer y la muestra de trabajo sobre el poema de Sor Juana Inés de la Cruz Primero sueño, con la que se inauguró, el pasado viernes 6 de septiembre.

Pero vale la pena hacer un recuento de lo que ha sido este proyecto escénico que, desde su fundación, ha recibido el apoyo de instituciones culturales, pero que también ha sido promovido por creadores de arte, ejecutantes y algunos sectores de la iniciativa privada.

En su primera edición, en el lejano 2010, el festival fue inaugurado con la obra La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde con una adaptación de José Ramón Enríquez y cuyo trabajo formó parte del Programa Nacional de Teatro Escolar en el año 2007; en ese año se invitó a proyectos provenientes de Brasil, Colombia, España y Argentina.

En 2011, tomando como base la performancia, se estableció como mes para su programación el de septiembre; en consecuencia, el domingo 18 de ese mes, en el edificio de la Universidad Autónoma de México (UNAM), se presentaron los proyectos escénicos Petición de mano y Una mujer indefensa. Grupos de Ciudad de México (D.F.), Tamaulipas, Yucatán, Perú y Argentina, participaron.

El 16 de septiembre de 2012,  en su tercera edición, el festival inició con el homenaje a siete personalidades de las artes escénicas en Yucatán; se otorgaron reconocimientos a Nancy Roche, Conchi Roche, Juan Carlos Moreno, María Alicia Martínez Medrano, Delia Rendón, Gualberto Trejo y Luis Armando Trejo; además, se contó con la presencia de agrupaciones de Chile, España, Perú, Ciudad de México, Guadalajara y Yucatán.

Para su cuarta edición, la obra de teatro Bacantes, producida por La Rendija, fue la encargada de iniciar el festival y, esa misma noche del 22 de septiembre, se entregaron reconocimientos a Miguel García Minaburo, María Luisa Góngora, Miguel May, Martín Pérez Dzul y Luis Gómez. Chile, España, Francia, Venezuela, Ciudad de México (D.F.) y Yucatán, participaron con sus propuestas.

En 2014, el Festival de teatro de la Rendija llega a su primer lustro y fue la obra La cantante calva de Eugène Ionesco llevada a escena por Estudi Zero Teatre de Palma de Mayorca España que abrió la programación seguida de una videoinstalación de Luis Ramírez. Ese año se contó con grupos de España y Ciudad de México (D.F.).

El teatro clásico, la crítica, estética y el panorama conceptual tanto del ejecutante como del espectador fueron las bases con las que se realizó la sexta edición del festival en 2015; así, obras como Tío Vania 1920 (La Rendija), Cartas de las golondrinas (Mariñaque Teatro), Luminosa nostalgia (Sudhum teatro) y Otro día de fiestas (Grupo teatral Tehuantepec) se presentaron en diferentes foros de la ciudad de Mérida.

El 18 de septiembre del año 2016, la séptima edición del Festival de teatro la rendija fue inaugurada con la puesta en escena de El divino Narciso de Sor Juana Inés de la Cruz, un montaje que, incluso en la actualidad, continúa teniendo gran aceptación entre el público que ha tenido la oportunidad de presenciarla; ese mismo año forma parte del festival la obra FEROZ de María José Pasos, propuesta llevada a cabo por el colectivo Síndrome Balacqua.

Disolver el género fue el eje temático de la octava edición de este proyecto siendo la obra Siglo de las mujeres (Andante) la obra que dio inicio a las actividades del festival. En esa ocasión, el festival se efectuó en el mes de diciembre a diferencia de los anteriores. Asimismo, se contó con la participación de Titeradas con la obra Lelopatra.

Cabe mencionar que luego de un año de gestiones, de trabajar para aplicar en convocatorias públicas, se logra esta novena emisión y que ojalá, las autoridades de Yucatán, en materia cultural, le den continuidad, pues, sin duda, este proyecto genera el interés de todos aquellos que están interesados en el buen teatro, en reforzar sus conocimientos (por medio de talleres) y conocer lo que se está haciendo, en el rubro teatral, en otras latitudes.

Larga vida pues, al Festival de teatro de la rendija.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s