El poeta traslúcido

El poeta debe desnudar su ser cuando se enfrenta a la página en blanco. La sensibilidad, pasión y claridad deben estar a flor de piel. En su trabajo puede haber sutileza, delicadeza, amor y compasión. También pasión, amor, desamor, fuego en la piel, coraje y enojo. Cada poema suyo se puede tomar como un cristal translúcido por el que el lector se puede asomar a él.

Tal parece ser el caso de Eloy Urroz, novelista, catedrático y poeta mexicano de quien la UNAM, a través de su Dirección de Literatura y de la Coordinación de Difusión Cultural, acaba de publicar Aparte de todo, no hay nada. Resta poética: 1984-2018, una selección de poemas hecha por él mismo y cuyo volumen está dividido en dos partes o momentos. El primero se titula Aparte de todo no hay nada, y abarca su trabajo poético de 2004 a 2018, el segundo Poemas en exhibición, que reúne lo hecho entre 1984 y 2003.

Estamos frente a un trabajo muy personal, en el sentido de que el autor nacido en Nueva York de padres mexicanos es transparente ante el lector en sus temas favoritos, lo que siente, piensa y quiere expresar. Por lo mismo, como lo expresa es como lo piensa y siente. No tiene ambages en maldecir, señalar las cosas con furia o nos regale un soneto en toda la forma. Es lo que se llama un poeta existencial, no confundir con existencialista, porque desnuda la existencia, su existencia.

Desde la primera parte de volumen llama la atención la fuerza con la que Urroz emprende cada poema, sin bajar el tono de voz en ninguno, y se pueden encontrar referencias a la fe, al amor, la enfermedad, la muerte…, siempre desde la vivencia y la existencia propia. Sus poemas tienen la fuerza que dan la desesperación, el desencanto, el saber que la vida es una y es finita, por lo que también urge a vivirla con pasión y entrega: Niños del mundo, escuchad; esto se acaba

Urroz, quien sobre todo a publicado novela y pertenece a la Generación del Crack junto con Jorge Volpi e Ignacio Padilla, se vuelve transparente en sus emociones, su sentir en cada poema y con fuego en la palabra nos advierte: La vida es dura para aquellos / que, como yo, presienten / que es la mayor putada habida / y por haber…

Como lo apunta Fabio Moravito en su texto que aparece en la contraportada, en Urroz es notoria la búsqueda de la sonoridad y el ritmo. Con temas que llaman más al sosiego, en la segunda parte se puede apreciar lo apreciado por Moravito a través de las palabras del “Poema del joven amoroso inconstante a mitad de la noche”: Yo soy el Amoroso Inconstante, el Único Probable Inconstante en su gozo procaz/en su repetido placer deplorable…

Aparte de todo, no hay nada es una publicación en la que el lector sin duda encontrará, translúcido, a Eloy Urroz, un escritor despojado de ataduras para entregar poemas que hacen referencia al ser. Su pasado, su presente y su futuro, la vida en el amplio sentido de la palabra; lo incompletos que somos y la necesidad de vivir con intensidad.

FUENTE: NOTIMEX

rml/lit19/ntx/08-06-2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s