Aclaraciones que el licuado de fresa no es poético y Alí Benítez pergeña no poesía, entre la resiliencia y la distopía | Héctor Cobá

Mauricio Ocampo en la solapa insiste en la distopía, el trío de presentadores y el mismo autor sin decirlo con esas palabras, afirman que Esto claro que no es poesía de Alí Benítez “está claro que sí es poesía!

Capaz de reírse y burlarse de sí mismo, al mero estilo de Eugene Ionesco, Alí Benítez convocó a un clown, a una narradora y una poetisa para presentar su reciente poemario Esto claro que no es poesía, en el Centro Cultural de las Artes de Cancún, en la avenida Tulum.

Presentación en sociedad aderezada con exquisito vino tinto y crocantes canapés de papá sincronizada con sal de mar, granos de tierra (maní en algunas latitudes y semillas de calabaza a la sal) y chicharrones fingidos.  

En un ambiente lleno de antisolemnidad, resiliencia y distopía en franca contradicción y plena afirmación que el libro de marras sí es poesía, volumen artesanal editado por Carlos Varela, sin ponerse de acuerdo de antemano los presentadores Macarena Huicochea; Denise Pohls y Daniel Gallo contradijeron sin encono el título del conjunto de poemas. Con un entretiempo musical denominado “Licuado de fresa” interpretado al son del ukelele de Gallo.    

Inicia la destazada

Macarena Huicochea amenazó antes del inicio de la presentación que lo del libro sería un destazamiento público. “Coincido con la impertinencia del título del libro de Alí Benítez Esto claro que no es poesía, bofetada insana que cuestiona las intenciones de escritores”. En su texto “La no poesía de Alí Benítez” coincidió con la astuta impertinencia del título, con el afán oscuro de quien pretende expresarse con la palabra, sería muy difícil englobar este libro en el concepto de poesía… pero, más allá de lo melodramático o trágico del título y la fanfarronería que implica, me parece que hay mucho que trabajar en esta propuesta que, a pesar de la necedad del propio Alí, podría, en algún momento, reivindicarse. A fin de cuentas, Esto claro que no es poesía, este engendro es reflejo de su creador y de la sociedad en la que ambos fueron pergeñados, pero creo que valdría la pena pulir esta propuesta que tal vez, quizá, podría sorprendernos con los atractivos resplandores que palpitan ocultos aún en su interior.

Añadió que Benítez intenta destripar el sentido de la poesía, mostrarnos sus vísceras latentes y moribundas para evidenciar la inutilidad de cualquier lógica que pretendiera explicarla y, como autor, nos condena a caer en ese afilado resplandor que nos ciega al mostrarnos que es en su propia descomposición en donde el sin sentido está cargado de significación, y que resulta inútil tratar de entenderla como quien pretende diseccionar a  un ser vivo para descubrir en qué consiste la existencia.

Ha sido una grata (y tal vez masoquista) experiencia ésta de atravesar el laberinto expresivo de Alí, quien demuestra una perversa habilidad para convocar en nosotros los callejones oscuros de la memoria colectiva, para incitarnos a transitar por las barracas en las que almacenamos silencios y máscaras que no reconocemos como propias, afanados en cosechar aplausos y reconocimiento a cualquier precio; incluso el de traicionar el verdadero desconcierto y la nada que, inexplicablemente, nos hacen refugiarnos en la escritura y las palabras, confesó.

Resaltó que esta propuesta poética tiene el encantador cinismo de invitarnos a caminar sobre el filo de nuestros espejos rotos, en medio de una decadencia social en donde la putrefacción se encubre con perfumes de palabras, concursos, becas y demás carnada con la que las instituciones y los artistas juegan el perverso juego de las simulaciones y complicidades que nos impiden alcanzar el ideal poético del hombre prehispánico: “tener un rostro y un corazón verdaderos”.

Gallo con ukelele

Para el clown Daniel Gallo resultó una delicia respirar cosas bufonescas en el libro, algunas cosas podridas de la sociedad, de una menos encantadora y soez, a partir de dos personajes oscuros como Luis Alberto Spinetta y Amy Winehouse, citados en el poemario de Benítez, en el poema “Desvarío pre-fatal”:

 

“No todo tiene que ser así

De dormir a morir,

O aún peor a vivir,

prefiero seguir resucitando”

 

La poesía de Esto claro que no es poesía, es un paso por diferentes matices que yo sentí, asentó Gallo, una sociedad aromática y podrida, que hiede, es en lo que nos hemos convertido, en algo sarcástico y sucio.       

El bufón cerró su presentación con la melodía de su propia inspiración “Licuado de fresa” al son del ukelele; bebida favorita del autor del compendio poético, adicto a las bebidas fuertes e industriales como el Bevi acompañado de un amargoso gansito, sin que esto tenga que ver con algo sexenal.

De Cozumel a Cancún

De fragmento en fragmento consolida su argumento Denise Pohls, quien llegó de Cozumel para hacer los honores.

Algo de lo que más me gusta de este libro es su búsqueda de sentido. Disfrazado de irreverencia, o vestido si se quiere con irreverencia, el trasfondo de este libro es hermoso, es la BÚSQUEDA, así en mayúsculas. Me remito a las palabras del prólogo, de Alí Benítez “…es específicamente la vida, la respiración, el uso de los cinco sentidos y la alegría lo que instintiva y naturalmente quisiéramos que nunca terminaran, que siempre gozáramos. 

Mientras tanto, mientras no sabemos cuál es el verdadero trasfondo de nuestras propias intenciones, nuestras prisas coexistentes nos hacen accidentarnos y colapsar en un mundo enfadado”.

Y en esta búsqueda podrán leer una fuerte crítica social, aguda y honesta, en la que el autor por supuesto se incluye, señaló Pohls.

La poesía existe y es eterna. La poesía no es explicable ni se reduce a los poetas”.

Y ante este aburrimiento, este mundo de pantalla y falsa cultura de los que tanto habla el autor, él mismo propone algo que me parece hermoso: crear, recuperar la comunidad.

Y los poemas de Alí nacen siempre de esta voz honesta brutalmente honesta y humilde, que reconoce sus fallas su humanidad:

 

“Bastante ordinario

 

Soy un tipo bastante ordinario

que se ha muerto

trescientas

sesenta y cinco veces

en un año.

 

Que ha cavado su propia tumba

unas siete veces por semana,

unas siete tumbas”.

 

Este poema me fascina por su belleza, por su efecto de luz de animal de abismo. Para mí, quien conoce de cerca la oscuridad y ha aprendido a ver en ella, es porque encontró su luz propia:

 

“Nos iremos a morir

cuando en el fondo de la palabra

no exista la verdad

y del corazón toda especie de ilusión

se haya extinguido

nos iremos a morir.

 

Cuando en el fondo de la palabra

no se escuche un mar

y del corazón no venga

ni siquiera una llovizna de amor

nos iremos a morir.

 

Nos iremos a morir

cuando de plano todo sea desierto,

cuando la voluntad propia del mundo

sea morir

nosotros nos iremos

nos iremos a morir”.

Denise subrayó que ante la desilusión y/o la ilusión, la poesía sigue siendo el arma que nos salva, el juego de Alí. ¿Y no es acaso el juego y la risa lo que nos permite sobrellevar las condiciones más adversas? ¿Los más severos traumas?

Podrán leer en la poesía de Alí una luz de ser de abismo, que por lo mismo es honesta. Hay una búsqueda constante de motivos. Podría concluir que la poesía de Alí es distópica: es la muestra oscura de un extremo, que parece sin esperanza. Pero las distopías a lo largo de la historia de la literatura han servido para hacer conciencia sobre el momento presente, sobre un peligro ya presente, pero con tintes abominables y ponerle freno. Criticar, pero no miserablemente como podemos hacer todos, sino creando algo distinto. 

Me gusta mucho el rasgo irónico de la poesía de Alí. Es un elemento que ha estado presente en los libros que le conozco y me fascina, porque es una ironía profunda y con el paso de los años se ha vuelto también compasiva y humana al mismo tiempo que crítica.

Influencias y poesía sí…

El autor Ante el olvido y el amor, de La Cursilínea (ocho propuestas poéticas sobre el amor) Alí Benítez comentó acerca de sus influencias malditas, benditas y circunstanciales vienen de Mario Benedetti, Jaime Sabines y Pablo Neruda; la fe, así rescatar un mismo libro espiritual que no necesariamente tiene que ver con lo bueno, también con lo malo, Lucifer, Satanás. Sé que hay un por qué de todo lo que existe. Si nosotros no comenzamos a educarnos en la crisis.        

Se reitera que sin apalabrarlo con anterioridad el autor y los presentadores Macarena Huicochea; Denise Pohls y Daniel Gallo coincidieron que Esto claro que no es poesía sí es poesía, como Benítez escribió en el prólogo de su libro.

“Por lo que si hay alguien que opine que esto es poesía tiene razón. Si hay alguien que sugiera que solo trato de llamar la atención, tiene razón. Si alguien me acusa de falta de talento, ay, no inventen, posiblemente tengan razón.

Lo que abunda ahora es la posverdad, la ignorancia, el egocentrismo, la ficción, la hipocresía. Hablemos con el lenguaje más original que logremos, hagamos que la absurdidad de la vida (si es que así lo es) sea así lo que genuinamente se disfruta y no hacia lo que se padece.

La poesía existe y es eterna. La poesía no es explicable ni se reduce a los poetas. La poesía y el arte están junto a la verdad esperando que despertemos. Aunque cansados de tanta angustia, por ahora bostecemos”.        

FOTOS: HÉCTOR COBÁ

Facebook: Héctor Cobá

Twitter: @HctorCob

Anuncios

Un comentario en “Aclaraciones que el licuado de fresa no es poético y Alí Benítez pergeña no poesía, entre la resiliencia y la distopía | Héctor Cobá

  1. Gracias por compartir este momento en la historia de Cancún, Quintana Roo Hecto, te envíop un abrazo y espero verte muy pronto. Un gran abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s