Revisar programas y fondos sí, desaparecerlos no, claman artistas | Armando Pacheco

En días pasados circuló una carta emitida por colectivos y agrupaciones de creadores de arte; la razón: la posible desaparición del Fondo para la Cultura y las Artes (Fonca), entre otros proyectos que han beneficiado, a lo largo de treinta años, a “miles de proyectos” de diversas partes de la República mexicana. Otros, se han manifestado por la revisión exhaustiva de los programas de becas, proyectos como el Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA), entre otros programas; sin embargo, rechazan la desaparición de éstos.

La realidad, en nuestra muy modesta opinión, es que estas becas, proyectos y programas culturales han causado la felicidad en un sector de la comunidad artística y el descontento por parte de otro que nunca, a pesar de cumplir con trayectorias incuestionables, han sido beneficiados y, en contraparte, han sido segregados.

Los argumentos van desde no tener amistades entre los jurados hasta el hecho de ser creadores sin una preparación académica pero con un historial artístico incomparable con otros que sí cumplen con la academia, pero con pésimas propuestas creativas.

Pero el asunto va más allá. Ciertos grupos —que no todos— se han “agandallado” de los recursos públicos, han, por decirlo así, buscado su forma de existencia a través de los presupuestos públicos en materia cultural y año tras año reciben dineros para uno u otro proyecto. En ocasiones, para no ser tan descarados, crean agrupaciones (algo así como empresas fantasmas) con alumnos, aliados o “amigos” del gremio para que el apoyo se quede en el mismo círculo de creadores. Verbigracia, en Yucatán, donde si hacemos un análisis profundo, nos llevaremos sorpresas en la designación de los recursos.

Lo cierto es, que necesario será revisar hasta el fondo a quién o quiénes se ha beneficiados en treinta años y por qué no han logrado consolidar sus “empresas culturales”; habrá que hacer un análisis serio de qué fondos, programas y becas deben continuar, cuáles ser modificados y cuáles tendrán que desaparecer o reivindicarse.

Las becas son necesarias para que el creador dedique tiempo a su quehacer artístico, para que tenga un estímulo que le dé la oportunidad de hacerse de una trayectoria honorable, pero engancharse en querer ser siempre el beneficiario argumentando que es bueno y nadie más merece ese reconocimiento, es erróneo e infantil.

El nuevo Gobierno, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, ha cambiado el rumbo y, en políticas culturales, éste también deberá tener otro pero sin desdeñar los éxitos del pasado. El Fonca, el SNCA y México en Escena deben continuar pero se tendrá que cuidar a quién apoyar y por cuánto tiempo.


*Armando Pacheco: Nació en Nezahualcóyotl, Estado de México el 17 de diciembre de 1980. Radica en Mérida desde 1985Es escritor, periodista (reporteril, edición y de opinión) y músico de folclore latinoamericano. Integrante del Centro Yucateco de Escritores A.C. Ha tomado talleres literarios con los maestros Francisco López Sacha, Rafael Ramírez Heredia, Gerardo de la Torre, Agustín Monsreal, Oscar Wong, Jorge Pech Casanova, Jorge Lara Rivera y la maestra Melba Alfaro Gómez. Primer Lugar del Premio Regional de Poesía “Syan Ca’an Bakhalal” 2016.  Tercer Lugar, en la categoría B del II Premio Nacional de Poesía Joven “Jorge Lara Rivera” 2010. Primer Lugar del Premio Estatal de Poesía Joven “Jorge Lara Rivera”, ediciones 2003 y 2006. Mención de Honor en el Premio Regional de Poesía “José Díaz Bolio”, ediciones 2005 y 2006. Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (Foecay) 2007 en el área de poesía. Coordinador de la Sala de Lectura Melba Alfaro Gómez (Conaculta/ICY) desde 2003, y actualmente biblioteca del mismo nombre. Fundador del portal y colectivo Letras en Rebeldía, en 2006, 2013, respectivamente, y del periódico cultural Arte y Cultura en Rebeldía, 2013. Cooeditor, junto con el escritor Adán Echeverría, del Mapa Poético de México, edición 2008. Autor de las plaquetas: Entidad en el exilio y otros poemas de añoranza (Ediciones Zur, Catarsis El Drenaje Literario e ICY, 2007) y Memorial del poeta errante (Ediciones Letras en Rebeldía, Editorial El gato bajo la lluvia, 2015). Autor del cuentario breve El viejecillo de historias de animales mayas (El gato bajo la lluvia, 2018)  Antologado en los libros La Otredad (2006), Palabrando (2006), Nuevas voces en el laberinto (2007), Cultura de Veracruz (2008), Mapa Poético de México (2008) y El canto del silencio (Ediciones Letras en Rebeldía, 2018). Publicado en las revistas Navegaciones Zur, Cantera Verde, Cultura de Veracruz, Letralia, entre otras. Reportero y editorialista del Diario del Sureste (1999-2001), Crónica de Quintana Roo (2001-2002) y Tribuna de Campeche (2002-2003). Laboró en la Compañía Editorial de la Península (CEPSA) y fue corrector del libro La Revolución en Yucatán de la Biblioteca Básica de Yucatán (2010). Del 2011 hasta noviembre de 2014 fue reportero, editorialista, editor y director editorial del periódico digital Yucatán Hoy. Actualmente es director general de Arte y Cultura en Rebeldía, así como de Resistencia en el Sur. Es fundador y editor de Ediciones Letras en Rebeldía. Prepara una nueva versión del poema Cenizas de ciudades malditas para su publicación en 2019.



No dejes de leer nuestro periódico en su edición de este miércoles:


También te puede interesar nuestra edición anterior:


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s