‘La fiesta y la rebelión’ de Turok revela la belleza en medio del infierno

El libro del fotógrafo mexicano es “fundamental” porque “cuenta nuestras historias desde el punto de vista del fotógrafo que es antidogmático, rebelde, festivo”. || CIUDAD DE MÉXICO (Merry MacMasters | La Jornada) ||

En la presentación de La fiesta y la rebelión (Editorial Era), de Antonio Turok, el poeta Eduardo Vázquez Martín, en alusión a las guerras y tragedias que ha cubierto el fotógrafo, pidió al público tener cuidado porque “en este momento puede estallar una revuelta en la colonia Roma (lugar del acto)”. Incluso, sugirió contar con “un seguro de vida cuando uno está a lado de Antonio porque puede estallar una revolución”. “Brindemos por ello”, propusieron Turok y el también fotógrafo Eniac Martínez.

No obstante el dolor que pueden provocar muchas de las imágenes de Turok, fue una presentación antisolemne y jocosa. El fotógrafo explicó que el libro nació de una exposición realizada en el Museo Archivo de la Fotografía a instancias de Vázquez Martín cuando era secretario de Cultura de la Ciudad de México. Fue el mismo funcionario –recién nombrado coordinador del Antiguo Colegio de San Ildefonso- quien insistió en la publicación.

“Tanto dolor, tanta tristeza, tanta confusión, ¿realmente lo necesitamos?”, preguntó Turok. De repente, “aparecieron de algún lado misterioso en mi celebro 240 fotografías”. Recapacitó: “Con todos los demonios y monstruos que uno tiene en la cabeza, al final uno está convencido de que sí tiene sentido todo esto. Cuando veo las fotos me doy cuenta de que son momentos que ya no me pertenecen. Una vez que se publican ya no son mías. Le pertenecen a ustedes (el público)”.

Se cuestionó: “¿Cómo es que estoy vivo, por qué estoy vivo. Para mi es el hecho que pueda ir a la guerra y hacer las fotos que hice porque realmente estaba en un túnel del tiempo. Hacía las fotos antes de que sucedieran. Sólo así me explico a mi mismo”.

Eniac Martínez hizo referencia a varias imágenes icónicas de su amigo, por ejemplo, relacionadas con el Movimiento Zapatista, como el hombre que apunta a la cámara con su rifle. Sobre las coberturas de Turok, Eduardo Vázquez Martín expresó que “no fue a buscar esas imágenes del poder de la propaganda que sirven siempre a la causa política, pero poco a la de la humanidad. Fue a ver a un pueblo que estaba en un momento de enorme pasión, no a sus líderes de entonces”.

El poeta dejó claro que las tragedias le siguen a Turok: el exterminio en Guatemala, la revolución Sandinista, el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, la “revuelta” de la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca), hasta el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York cuando estaba de paseo y sin cámara.

Para Vázquez Martín La fiesta y la rebelión es un libro “fundamental” porque “cuenta nuestras historias desde el punto de vista de Turok que es antidogmático, rebelde, festivo, no obstante, con un compromiso con la condición humana excepcional y de una conciencia de como allí en medio de la tragedia de la historia está ese ángel leve que es la belleza”.

Turok “siempre mira la belleza en medio del infierno y el horror”.

ENLACE: https://bit.ly/2Sqe2KC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s