‘Kekén’ no tiene llenadera; pretende producir más de 150 mil cerdos en Kinchil

Versiones e imágenes de comuneros de los municipios de Maxcanú y de Kinchil, quienes de manera permanente recorren sus linderos ante el problema de contaminación que está originando Kekén, denunciaron que la empresa levanta nuevas naves o módulos en una superficie de más de una hectárea. || KINCHIL, YUCATÁN (Jaime Vargas) ||

Vulnerando los derechos humanos de los pobladores de varias comunidades indígenas y violando presuntamente las leyes ambientales que protegen vasta zona de la Biosfera de Ría Celestún y bosque protegido por comuneros de Kinchil, así como uno de los recursos más preciados por la humanidad, el agua, Grupo Porcícola Mexicano a través de la empresa Kekén, construye nuevas naves para ampliar su producción de cerdos sin importar la acelerada contaminación que genera en la región poniente de Yucatán.

Con una producción actual estimada de 100 mil cerdos, según el alcalde de Kinchil, Valentín Pech Dzib, Kekén pretende ingresar 6 mil marranas más para aumentar la producción en unos 60 mil, por lo cual rebasaría lo que estipula su Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), elaborada por Servicios de Ingeniería y Consultoría Ambiental SCP.

Versiones e imágenes de comuneros de los municipios de Maxcanú y de Kinchil, quienes de manera permanente recorren sus linderos ante el problema de contaminación que está originando Kekén, denunciaron que la empresa levanta nuevas naves o módulos en una superficie de más de una hectárea.

Según lo señalado en la MIA, Kekén refiere lo siguiente en cuanto a la superficie que detenta para el proyecto:

  1. DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Proyecto de preparación del sitio, construcción y Operación de módulos de reproducción, para producción de lechones para engorda; área de servicios y sistema de manejo de aguas residuales en una fracción de 136.42 hectáreas de un predio con una superficie total de 2,973.10 hectáreas propiedad del promovente.

II.1.1 Información general del Proyecto.

Grupo Porcícola Mexicano SA de CV Pretende desarrollar una “pirámide” nueva de producción consistente en 6 módulos (o granjas) de reproducción. La función zootécnica de estas granjas es la producción de lechones para engorda.

Cada módulo consistirá de un conjunto de edificios destinados a albergar marranas reproductoras durante las distintas etapas de producción (aclimatación, inseminación, gestación, parto y lactancia). Asimismo, se considera un edificio como oficina de control, almacén y baños para el personal, una fosa para cadáveres (construcción de cemento y block de concreto) así como un incinerador, fosa de recolección de lodos para bombeo a digestor, cercado y caminos perimetrales.

Cada unidad tendrá una capacidad de albergar a 6 mil marranas, mismas que producirán aproximadamente 150 mil lechones por año.

El objetivo principal de esta granja es mantener nuestros niveles de productividad de clase mundial, cumpliendo con las más altas medidas de bioseguridad que nuestros animales necesitan para crecer sanos y, así, ofrecer carne de excelente calidad.

Nuestras granjas organizadas en un sistema de “3 Sitios”, nos permiten llevar la trazabilidad desde la granja hasta el producto empacado, marcando con ello una gran ventaja competitiva en la industria porcina de nuestro país. Ello nos permite confirmar la seguridad de nuestros productos cárnicos avalados por un control detallado de todas las medicinas y alimentos utilizados en cada granja.

El proyecto se contempla en etapas en donde en cada una de ellas se promueve la adopción de medidas de mitigación y/o compensación”, hasta aquí el apartado.

Maquinaria y ejército de obreros

Sin embargo, de acuerdo a los productores de la región, principalmente apicultores y pequeños ganaderos, Kekén no cumple a cabalidad con lo estipulado ni por su  MIA como tampoco por las normas ambientales.

Maquinaria pesada se mantiene en la zona trabajando casi a marchas forzadas para acelerar la construcción, acompañada casi de un ejército de trabajadores que realizan extenuantes jornadas para avanzar en el desarrollo de nuevas instalaciones.

Los comuneros refieren que desde una distancia considerable se escucha la maquinaria, sobre todo cuando el viento está a su favor, por lo que desde los linderos de sus tierras pueden percatarse de las faenas que hacen en la edificación.

La construcción de los nuevos módulos o naves mantiene en sobresalto a los comuneros, al referir que si hasta ahora Kekén mantiene en riesgo la biodiversidad de la zona, por las aguas residuales y excremento de los miles de animales que vierte al suelo, tal y como se ha documentado y difundido, de lo que ellos son testigos, con la ampliación en la producción el problema se agravará.

Esto es aseverado porque -agregan-, a pesar de contar con biodigestores, al parecer NO cuentan con la capacidad para la transformación de la materia y e tratamiento de las aguas residuales, debido a que mucho material (estiércol) se derrama en la superficie terrestre, el cual es lixiviado al manto freático.

“Esto de Kekén nos está perjudicando grandemente, a la flora y fauna de la región, y sobre todo ya está alcanzando a nuestros apiarios ecológicos que tenemos cerca de la zona de las granjas, las cuales suman más de 20”, coincidieron Marco Antonio chan Ceh, Ignacio  y Teófilo Kuk Cauich y José Pech Baas, entre muchos otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s