Ominoso mensaje de la derecha en Puebla | Guillermo Fabela Quiñones

 

Con la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de avalar las elecciones de gobernador en Puebla, se patentiza que no será nada fácil superar los obstáculos que impiden fortalecer el Estado de derecho en el país. La fuerza de intereses creados a la sombra de un régimen antidemocrático sigue siendo mucha, a pesar de la derrota que sufrieron en las urnas. Este es el mensaje que nos envían, mismo que conviene sopesar para actuar con sensatez.

Era obvio que no se van a quedar con los brazos cruzados los dirigentes de la derecha extrema, pero muchos teníamos la esperanza de que se replegaran un tiempo ante el entusiasmo de la inmensa mayoría de mexicanos por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. No será así, porque su estrategia es convertirse en una oposición cuyo límite lo impongan las circunstancias, sin bajar la guardia. Se jugarán todas sus cartas a la derrota del nuevo régimen, antes de que se fortalezca con un proyecto de nación viable y con resultados concretos.

La derecha viene por todo, situación que aprovechará el PAN para liderar su causa y dejar al PRI sin más opción que secundar a la cúpula blanquiazul. Sueñan con ser el PANPRI para imponer sus dictados al más rancio estilo conservador. De ahí el imperativo de no bajar la guardia ni mucho menos contemporizar más de la cuenta con intereses creados, porque sería suicida, como lo ha registrado la historia en diversas épocas y latitudes. La derecha no descansa cuando se ve en peligro y seremos testigos de ello los próximos meses.

Por lo pronto, es una exigencia ciudadana que el TEPJF explique en qué se basó para validar la elección a la gubernatura de Puebla en favor de la candidata panista. Mientras no lo haga, la ciudadanía estará en su derecho de no reconocer el triunfo de Martha Erika Alonso y obrar en consecuencia, sin caer en provocaciones ni anarquía. Para el PAN es de la mayor importancia tener un foco de atención y tensión política, sobre todo en un estado como Puebla, a fin de mantener su presencia entre las elites reaccionarias que no aceptan ni aceptarán que la democracia se abra paso en México.

Debe quedar muy claro para los ciudadanos que las instituciones del Estado son violentadas por la derecha, no por el nuevo gobierno legítimamente constituido. El verdadero peligro para México, lo estamos viendo con toda claridad, es la extrema derecha, cuyo poder político se vio sacudido con el triunfo de López Obrador. Lo que suceda en adelante será consecuencia de la beligerancia de la reacción, como queda demostrado con la decisión adoptada por el máximo tribunal electoral del país.

Lo que nos resta es cerrar filas en torno al proyecto nacionalista y democrático de López Obrador. Ni qué decir tiene la necesidad de que éste a su vez asuma su compromiso de no permitir que se vulnere el Estado de derecho, mucho menos cuando apenas se está reconstruyendo. La contrarrevolución está en marcha, no hay que perder de vista un hecho evidente. Frenarla, pacíficamente, será menos problemático en la medida que pueblo y gobierno sigan la misma ruta: el fortalecimiento del Estado de derecho y la reconstrucción de una economía incluyente.

FUENTE: DIARIO POR ESTO!

ENLACE: https://bit.ly/2QGv1eX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s