“Satanizan” a Paco Ignacio Taibo II pero no dejan de transmitir programas basuras en TV abierta | Armando Pacheco

Parece mentira que a estas alturas “todos” defienden lo correctamente político dicho, que “todos” quieren funcionarios de intachable calidad moral y “bien hablados”. Lamentable que incluso morenistas caigan en este discurso por el simple hecho de quedar bien con los moralistas de la nación.

Y es que tendríamos que preguntarnos, necesariamente, ¿y cómo habla el pueblo de México? ¿Acaso con eufemismos? ¿Acaso con palabras seleccionadas, bien pensadas?

¡No me chinguen, weyes!

La polémica levantada por Paco Ignacio Taibo II por “su lenguaje lépero” y con “doble sentido” es un intento por impedir que el intelectual, el hombre de letras, el historiador, llegue al Fondo de Cultura Económica (FCE) que durante décadas ha publicado a escritores “pudientes” y dejado al margen a intelectuales con pensamientos de izquierda y/o sociodemócratas. Claro está, con sus excepciones.

El escritor nacido en España pero radicado en México desde hace mucho tiempo y además naturalizado desde la década de los ochenta, merece estar en esa encomienda y, de no darse por la presión de un sector del pueblo mexicano (elitista), deberá ser contemplado para otra función dentro del Gobierno de la Cuarta Transformación que tanto ha cacareado el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y sus aliados.

Por supuesto, de no pasar la reforma para que Taibo II llegue a tal puesto, deberemos exigir que, al menos en las televisoras abiertas, se acaben los programitas como “Vecinos”, “La familia Peluche”, “La hora pico”, “100 mexicanos dijeron”, “Una familia de 10”, “El chavo del ocho” y un largo etcétera. Se deberá exigir que se impidan “palabrotas” e incluso de ciertos comunicadores en noticieros y “espacios de opinión”, al igual que a editorialistas de los medios impresos tradicionales que llegan a un gran sector y, por supuesto impedir que se venda todo tipo de publicación semanal que por décadas son compradas por el “populacho”. En pocas palabras, deberemos darle paso al retroceso en materia de libertad de expresión y de lenguaje; deberemos, pues, ignorar las diversas connotaciones que las palabras tienen en los diferentes diccionarios.

Así, que por eso y mucho más… No jodan queridos legisladores, “periodistas” e “intelectuales”.



Licencia Creative Commons
Este texto está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 .



 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s