Contra la Posverdad | Jorge Lara Rivera

El documental “Bienvenido a Leith” de 2015 consigna la articulación de los grupos supremacistas blancos y de ultraderecha estadounidenes, previa a la llamada ‘era de la posverdad (mentir despreocupada e impunemente a través de medios de alcance planetario y luego aunque sea refutado de poco o nada sirve)’ que encarna la administración republicana norteamericana de la cual “Donald Trump es sólo un síntoma” a decir de los críticos de cine Leonardo García Tsao y Fernanda Solórzano en su programa “Encuadre” que transmite TV UNAM.

Pero el peligro es sin duda más alarmante y grave ante el panorama global donde hay un inopinado vuelco inexorable al autoritarismo coincidente con el presupuesto “movimiento pendular de la historia” hacia los conservadurismos y los fascismos populistas, donde el desencanto por tanta corrupción e ineficiencia de la Democracia ha llevado a la irreflexiva entrega del poder a las fuerzas más retardatarias que el neoliberalismo capitalista enmascara como productivas, gerenciales y competitivas e “inversión” extranjera ocultando tras “proyectos” del Fondo Monetario Internacional, la Reserva Federal estadounidense, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y los foros económicos de las mayores economías del mundo (G-7 y G-9 y G-20) la exacción a las naciones, la depauperación de sus pueblos –con represión salarial y aumento de la edad de retiro– y la conculcación mundial de los precarios derechos humanos conquistados arduamente tras largos luchas sociales libradas a través de miles de años que no han logrado ser de verdad universales en beneficio de las malditas 19 fortunas más grandes de la Tierra, mientras la hambruna acaba con 86 mil niños en Yemen en los 4 años de una guerra civil que se disputa el espejismo del poder.

Una doble moral hipócrita, cuando no cínica, deshumaniza hoy el sentido del estado y de su poder cuyo único sentido es estar al servicio de la sociedad que lo precede y alimenta. Pero la patraña salta a la vista cuando movimientos intolerantes, fanáticos, primitivos, exploran la irracionalidad como acción y regresan con piel de oveja mientras debajo esconden al lobo, como en los radicalismos terroristas de violencia ciega que arremete –cobarde– contra la población civil inerme pero se arregla con los poderosos o les sirve de peones sacrificables en el tablero geopolítico.

La desesperación popular que desemboca en migraciones indocumentadas no es casual sino efecto del abuso en la tierra propia; incluso la rabiosa irracionalidad (como el Talibán que sigue atentando letalmente en Afganistán; el Estado o Califato Islámico con su cepa resistente en Siria) casi justifica que con sus masacres demenciales casi explican que en su contra se realicen los bombardeos de la coalición occidental, en apoyo a la guerrilla contraria al dictador Bashar Al Assad y rival de ISIS, pero no que se sacrifique a mujeres y niños con bombas de fósforo, arma química restringida cuando no prohibida en todos los convenios internacionales sujetos a la convenenciera interpretación de la ‘realpolitik’.

El rasero falaz y la bestialidad cruda como praxis política internacional no son nuevas bajo el Sol; lo nuevo y escandaloso es la conformidad con ellas. No cedamos a la conformidad cómplice con las mentiras de la posverdad. No renunciemos a la solidaridad ni a la compasión que nos dignifican como humanos. Nuestro deber es la esperanza.



Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de los integrantes del Colectivo Letras en Rebeldía, editores de Diario Arte y Cultura en Rebeldía, y de Resistencia en el Sur



NOTA: Texto publicado con autorización de su autor y originalmente publicado en Diario Por Esto!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s