La violencia contra las mujeres es un problema universal | Beate Hinrichs

A muchos alemanes les gusta señalar que el maltrato a las mujeres sucede en el extranjero. Pero en realidad, Alemania está lejos de ser perfecta, sostiene Beate Hinrichs.

El ministro de Salud alemán, Jens Spahn, de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), asocia asesinatos “por honor” y matrimonios forzados exclusivamente con inmigrantes. ¿Pero es ese el caso realmente?

A juzgar por las cifras presentadas por la ministra de la Familia, Franziska Giffey, la violencia doméstica está de hecho extendida en Alemania y no solo se encuentra entre los inmigrantes. El año pasado, la policía registró casi 140.000 víctimas de abuso doméstico. El 82 por ciento fueron mujeres. Las estadísticas muestran que 147 personas murieron después de sufrir violencia doméstica. En promedio, una mujer es asesinada cada dos días y medio por un esposo violento, pareja o expareja.

Muchos casos no son denunciados. Sin embargo, se estima que una de cada cuatro mujeres son víctimas de violencia física o sexual a manos de su pareja en algún punto de sus vidas, de acuerdo a un estudio de 2004 encargado por el Ministerio de Asuntos de la Familia. Las estadísticas también muestran que la violencia doméstica no se limita a ningún grupo social, clase o grupo de edad específico. Así que las últimas cifras sobre violencia doméstica, aunque impactantes, no son una sorpresa.

La violencia patriarcal, un problema global

Hay mucha evidencia de que la violencia doméstica es un gran problema en Alemania. Los refugios para mujeres, por ejemplo, están a plena capacidad.

Cada año, miles de mujeres deben ser rechazadas porque no hay suficiente espacio, los refugios no cuentan con fondos suficientes o no son accesibles para todos. Alemania está incumpliendo permanentemente la convención del Consejo de Europa sobre combatir la violencia doméstica.

Por supuesto, los refugios para mujeres son desproporcionadamente frecuentados por mujeres no alemanas. Pero la razón de esto es que tienden a tener menos recursos financieros y personales en los que pueden apoyarse para obtener ayuda.

Y sí, las mujeres no alemanas tienden de hecho a correr un mayor riesgo de sufrir abusos violentos por parte de sus parejas. En promedio, una de cada tres mujeres no alemanas es abusada, según el estudio del Ministerio de Asuntos de la Familia. Entonces, ¿explica la etnicidad o religión de una persona su propensión a la violencia? ¿Es el islam el culpable? De ningún modo.

La explicación es mucho más simple. Los hombres tienden a usar la violencia contra las mujeres cuando están desempleadas, cuando el dinero es escaso, cuando la vivienda compartida es demasiado pequeña o cuando el futuro parece sombrío. Los inmigrantes en Alemania, en promedio, son más propensos a encontrarse en circunstancias desalentadoras como estas.

Esto no justifica la violencia contra las mujeres en lo más mínimo, pero sí deja claro que la etnicidad o las creencias religiosas no son los factores causales en juego.

La violencia contra las mujeres se puede encontrar en cualquier parte del mundo y se relaciona en gran medida con las condiciones materiales de vida de las personas.

“Asesinatos de honor” vs. “dramas familiares”

¿Y qué hay de los “asesinatos de honor” ampliamente divulgados que, aunque rara vez, se cometen en Alemania? Esos son crímenes severos, sin duda. Un estudio realizado por el Instituto Max Planck mostró que estadísticamente se cometen 12 asesinatos de este tipo al año por celos o venganza, para supuestamente restaurar así el honor.

La mayoría de los medios de comunicación, sin embargo, ofrecen explicaciones crudas y simplistas cuando ocurren tales asesinatos. Por ejemplo, cuando un hombre turco mata a su esposa, los periódicos lo etiquetarán como “asesinato de honor”. Pero cuando un hombre alemán hace lo mismo no hay ningún reporte, o solo un artículo pequeño que clasifica el asesinato como un “drama familiar”. En cambio, los medios de comunicación deberían llamar a ambos tipos de asesinatos como lo que son: violencia doméstica, cometida por hombres contra mujeres. Nada más, nada menos.

Pretender que los que cometen actos de violencia contra las mujeres son siempre no alemanes es falso. Deberíamos confrontar la verdad y aceptar que la violencia doméstica es un problema generalizado en Alemania, que no es exclusivo de ninguna etnicidad en particular. Y por esto, lamentablemente, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer sigue siendo un día sumamente importante en Alemania.

FUENTE: Deutsche Welle

ENLACE: https://bit.ly/2r2p8Ky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s