Nadie es nadie, amor, es historia de no amor, de significar algo para alguien: Gabriel Vázquez | Héctor Cobá

Mi novela es agridulce, con buen ritmo para bailar, pero de una letra triste. Todos tenemos un soundtrack, todos somos canciones. La música nos acompaña todo el tiempo, para lo bueno y lo malo; Nadie es nadie, amor, es musical, es historia de no amor, de significar algo para alguien, ésta tiene un final abierto aseguró el narrador y autor Gabriel Vázquez (Ciudad de México, 1974).

Este novelista en 2005 publicó relatos en el compendio Recuerdo de Cancún, producto de su ejercicio literario el que combinaba por esos años con su labor de reportero en Cancún, de esta ciudad se fue a vivir a Cozumel y ahora radica en La Paz, Baja California Sur. De este último lugar llegó a tierra cancunense el 21 de noviembre de 2018, donde presentó su más reciente libro Nadie es nadie, amor editado por Camelot América, en el auditorio C de la Universidad del Sur Cancún, a las 9:00 horas.

Gabriel Vázquez viene de La Paz, Baja California Sur para hacer la presentación-charla a los estudiantes de ciencias de la comunicación y al público. Al principio recordó que hace cuatro años empezó a escribir Sin i, en el que se propuso no usar palabras que incluyan la i.

En cambio, con Nadie es nadie, amor decidí hacer algo coloquial, inicio a partir de la anécdota que ella me dedica la peor canción posible por You Tube. Creo estamos hechos de canciones, habremos crecido con algún tipo de música, hemos crecido con Cri Cri., rock and rol, boleros, tangos, corridos. Si tuvimos buen gusto, habremos crecido con buena música.

En 2016 escribí Nadie es nadie, amor, la escribí de manera coloquial. El manuscrito de la novela lo envié como todos los que escribimos a un montón de editoriales, entre concursos y editoriales como a 70, acompañado de una sinopsis del texto, el manuscrito y mi currículum.

Gran sorpresa me llevé cuando de la internacional Editorial Camelot me entero que iniciarán actividades en los países de América latina la editorial Camelot América, los que a principios del año 2017 me mandaron un comunicado que señala desean firmar un contrato de edición con la obra Nadie es nadie, amor que aparecería los primeros meses de 2018, no me lo creía.

Cuando recibí una respuesta positiva de editar mi libro, me di cuenta que es una novela agridulce, tiene ritmo para bailar, pero una letra triste. Un poco inadecuada y fuera de lugar, se trata de una ruptura amorosa, de contradicciones, de crecer y envejecer, y sentirse como personajes del director de cine John Hughes, como jóvenes que se ven reflejados en sus películas e infinidad de referencias a la cultura popular.

Sus comentarios abarcan muchos temas de la cultura popular mexicana existentes alrededor de la otrora delegación Coyoacán, hoy alcaldía, como el estadio de Ciudad Universitaria de la UNAM, la Cineteca Nacional, sus pintas de la preparatoria, sus ganas de entrar al mítico bar cultural del narrador y conductor de programas de televisión Alejandro Aura: El Hijo del Cuervo en Coyoacán.

Insiste que somos parte fundamental del amor, como lo recrea en Nadie es nadie, amor, quienes somos en nuestro pasado, es un recorrido histórico por su juventud, recreado en el personaje principal Lolo.

El también autor de Vivir sin i, Diario de un matrimonio, Destinos furiosos, coautor de los libros de cuentos: Amor cantado, amor contado y de Historias para adivinar añade que como humanos todos tenemos, todos somos canciones, la música nos acompaña todo el tiempo, para lo bueno y para lo malo. Nadie es nadie, amor es musical con influencias de la película High Fidelity, que pone a nivel de arte las relaciones, el compromiso y el amor encierran de una forma magistral lo que sucede con el amor, del suspenso de Stephen King, Trainspotting, de los escritores mexicanos de la Onda: José Agustín y Parménides Saldaña. La idea es que la música dé matices, significados culturales, sociales.

De Recuerdo de Cancún señala es un producto en medio del periodismo y la ficción. Según la cuarta de forros de la primera edición, en 2008, indica “Estos cuentos de Gabriel… son una clara síntesis de las desorbitadas paradojas del desarrollo turístico en el Caribe mexicano”.

Concluye con la reflexión: me interesan historias que me apetezcan escribir, siempre escribo historias de amor, el amor siempre está presente. Nadie es nadie, amor es historia de no amor, de significar algo para alguien. Nadie es nadie, amor tiene un final abierto…

hectorcobacc@gmail.com

Facebook: Héctor Cobá

Twitter: @HctorCob



Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de los integrantes del Colectivo Letras en Rebeldía, editores de Diario Arte y Cultura en Rebeldía, y de Resistencia en el Sur



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s