Antes y ahora, algo sobre Carolina Luna | Joaquín Tamayo

“Míranos, niña, toda la noche llorando por nuestro amor perdido”. Esa es la primera estrofa de “I can´t tell you why”, en voz de Timothy B. Schmidt, de Eagles, y quizá significó una de las canciones más entrañables para la escritora Carolina Luna. Tan es así que llegó a utilizar distintos versos de esa triste balada como epígrafes de algunos de sus relatos. Más allá de su fascinación por esta breve pieza de rock, lo cierto es que Carolina Luna estuvo, a través de la literatura, buscando una explicación para las pérdidas y para descifrar el peso de las ausencias en su vida. “Pero nunca las encontré, por eso sigo escribiendo”, respondió a uno de sus entrevistadores.

Fallecida antenoche, apenas a los 54 años de edad, Carolina fue una escritora cuya obra se centró básicamente en la narrativa breve, en el cuento, para ser más específicos, aunque siempre tuvo la tentación de trabajar la novela. Su bibliografía se compone de títulos como El Caracol, Prefiero los funerales, Límites de sangre y El matagatos y otros cuentos, entre los más representativos. Ganó diversos premios tanto nacionales como estatales y fue becaria del Centro Mexicano de Escritores. En la cuarta de forros de Prefiero los funerales, por ejemplo, el crítico e historiador literario, Emmanuel Carballo, dijo con respecto a las influencias y características creativas de la autora: “Carolina Luna sólo se parece a Carolina Luna”.

Lectora fiel de Inés Arredondo y Rosario Castellanos, pero sobre todo devota de Juan García Ponce, la narradora descubrió, como el novelista yucateco, su propio tono íntimo y sugerente desde los primeros textos. Con el transcurso de los años, Carolina expuso temas poco frecuentados en la literatura yucateca: la ruptura, el encuentro sexual inesperado, el suicidio aparentemente involuntario, la sensibilidad ante lo desaparecido y la irrefrenable atracción por la muerte.

He aquí un fragmento de Somníferos (1987): “Brillaba la botella de brandy con su puro color vidrio. Qué contento te sentías mientras fumabas; planeaste tu vida, por lo menos de los dos próximos años. Mañana mismo le dirías al psiquiatra que te disminuyera la dosis de somníferos. Tu último pensamiento consciente, porque al olvidar apagar tu cigarro, pequeñas lenguas de fuego arañan tu sobrecama de nylon desde la alfombra”. Escribió siempre para iluminar la oscuridad del ser humano.

El motor creativo

En entrevista, la fotógrafa Socorro Chablé dijo que la escritora “fue una mujer congruente con todo lo que eso implicaba. Nunca, ni en lo personal ni en lo profesional, vivió como una doble cara. Al contrario: fue consecuente con su forma de encarar las cosas. Fue congruente y coherente. Honesta. Venía de una historia difícil, tormentosa, y esa fue la parte importante que impulsó su motor creativo”.

–Creo que siempre tuvo la capacidad de retratar la crudeza de la vida en una época en la que no se decían esas cosas de forma tan abierta; sin embargo, ella ya las decía. Todo esto la llevó también a hacer un retrato de su existencia… Carolina y yo hallamos en la obra de Juan García Ponce un punto que nos unió desde el primer momento. Y esto tiene que ver con el hecho de mirar la realidad sin maquillajes –apunta la fotógrafa.

Para el escritor y poeta Jorge Pech Casanova, la narradora siempre debió ser considerada una de las principales voces nacidas en Yucatán. “A nivel nacional, Carolina tuvo un valor muy alto; cumplió además su papel como representante de la generación a la que perteneció. Entonces, ahora, hay que releerla, revalorar esa prosa tan suya y su visión certera de la vida. Ya es tiempo de reunir su obra completa; hay que editar el conjunto de sus cuentos que son una viva representación del cuento mexicano contemporáneo”.

–Por el lado personal –señala Pech Casanova– es una pena que falleciera justo cuando estaba tratando de retomar su trabajo. Fue una amiga queridísima; hace poco significó un gran apoyo para mí. Muchos la vamos a extrañar.

En su caso, la escritora y promotora cultural Celia Pedrero dice que aún en vida Carolina Luna empezó a convertirse en una escritora de culto, especialmente entre los jóvenes. “Siempre me conmovió el hecho de que algunos de sus libros fueron leídos por las nuevas generaciones a través de fotocopias. Ya los libros estaban descontinuados, pero nunca faltó quien consiguiera algún ejemplar y, a partir de eso, sacara copias que iban pasando de mano en mano”.

–Sus mejores lectores son los jóvenes; hace poco escuché a unos chicos que decían que luego se pasaban copias de El Caracol –indica Celia.

“Primero que nada, Carolina Luna tuvo siempre un lenguaje literario, una propuesta estética y su temática encontró en los jóvenes puntos de comunión. Además, siempre me gustó el tratamiento que solía darle a los aspectos sociales, a la manera de abordar los tabúes y los mitos de la sociedad”, comenta.

Sin duda: Carolina Luna fue una exploradora de los laberintos de la conciencia, de las emociones y de los sentimientos que evolucionan casi de forma imperceptible. La sutileza, la nostalgia y el humor incursionaron en historias tan inusuales como dramáticas. Tanto Celia Pedrero como Jorge Pech Casanova y Socorro Chablé coinciden en que quizá el relato más logrado de la escritora sea “Antes y ahora”, del libro El Caracol.

“Es un cuento que siempre analizamos en los talleres desde distintos puntos de vista: es una abuela, una hija y una nieta que abandonan la casa tradicional y se van a un fraccionamiento, y ahí logra retratar su percepción de la ciudad y de las costumbres. Carolina poseía una agilidad para decir mucho con descripciones breves, pero sólidas; es un texto enriquecedor para la lectura y ayuda a imaginar”, explica Celia Pedrero.

–Fue un privilegio ver su camino y su crecimiento en la literatura. Apostó en todo lo que ella creía. Ella, desde un principio, jamás creyó en la fama, siempre en la literatura. Nos dejó un legado muy grande. La seguiremos queriendo y lo digo así porque su cuerpo se fue, pero ella sigue y seguirá aquí –añadió Socorro Chablé.

FOTO: DETALLE DE UNA FOTOGRAFÍA DE SOCORRO CHABLÉ

FUENTE: DIARIO POR ESTO!

ENLACE: https://bit.ly/2qYRVQe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s