Un club en Buenos Aires mantiene vivo el ritual de fumar en pipa

“Se fundó en el año 2000, cuando un grupo de cinco amigos se juntaron en un hotel. Fuimos creciendo hasta llegar a nuestra época dorada, que son los 18 años, en los que un adolescente pasa a ser hombre”, dijo uno de los aficionados al ritual.

BUENOS AIRES, ARGENTINA (Xinhua).- Un club en Buenos Aires mantiene vivo el ritual de fumar en pipa, una afición milenaria que conserva su encanto en la cosmopolita capital argentina.

La tradición de encender una pipa, asociada en el imaginario colectivo local a los abuelos, la cultura británica y los psicólogos, tiene aquí su epicentro en la calle Thames al 1920, en el barrio de Palermo, donde se ubica el local Puro Bistró.

Allí sesiona, dos días al mes, y también algunos fines de semana, el Pipa Club Buenos Aires (PCBA), cuyo presidente y por lo tanto, “pipero mayor”, Nicolás Tambornino, detalló a Xinhua el pasado, presente y futuro de la cofradía.

“Hace 18 años que estamos en el Pipa Club, se fundó en el año 2000, cuando un grupo de cinco amigos se juntaron en un hotel. Fuimos creciendo hasta llegar a nuestra época dorada, que son los 18 años, en los que un adolescente pasa a ser hombre”, dijo el aficionado.

En un ambiente señorial, con oferta de pipas, habanos, tabacos y accesorios, el Pipa Club da a sus miembros la posibilidad de compartir historias y experiencias, probar variedades y hallar tabacos del siglo pasado.

“Somos más que socios de un club, (somos) un grupo de amigos, venimos a distendernos, a fumar, a probar joyas que están en latas quizás hace 20, 30, 40 años, y lanzamientos que hay nuevos también, las dos cosas”, dijo el presidente del PCBA.

Al detallar el funcionamiento del Club, donde el humo es protagonista, Tambornino dijo: “Nos juntamos usualmente dos veces por mes, aunque últimamente nos estamos juntando tres veces por mes, los primeros martes, los terceros martes y hacemos una reunión extra los fines de semana o días que otros no puedan venir”.

“Hoy aproximadamente son 20 los socios, aunque hemos tenido épocas de 100 a 150 socios”, contó el hombre, que ante la imposibilidad de fumar en espacios públicos por una normativa local, admite que el colectivo de pipafumadores se debe “ir adaptando. En la actualidad únicamente se puede fumar en tabaquerías”, dijo.

El presidente del Pipa Club porteño reconoció que el ritual, popular a comienzos del siglo pasado, “se empezó a ir diluyendo en favor del cigarrillo y hoy en día la mayor parte de la gente que no sigue la corriente actual, que es no fumar, fuma mucho tabaco enrollado, tabaco de liar, cigarrillo, quizás por la comodidad”.

“Pero la verdad es que la variedad de tabacos y pipas que hay para fumar es casi infinita. Es impresionante la cantidad de tabacos, (tanta) que puede armar incluso uno sus propias mezclas”, destacó.

“La producción actual (de tabaco) subió bastante la cantidad de fumadores porque somos muchos más, miles y millones de personas que antes, entonces se compensó la cantidad de fumadores que hay”, agregó.

Tambornino, con todo, se esperanzó: “Hay quizás un revival por lo antiguo, por dejarse la barba, por volver a usar saco, usar bastón, sombrero. Entonces quizás podamos tener un revival también del fumar en pipa. Ojalá”.

En razón de variedad de tabacos únicos, inhallables en otras partes del mundo, el presidente de la entidad remarcó: “Estamos orgullosos en decir que somos el Pipa Club número 1 del mundo en cuanto a joyas que se pueden fumar”.

Este aficionado al tabaco agrega: “Hemos tenido un socio que fue al Pipa Club de Londres el año pasado y lo llevaron a un lugar con una vitrina, que era como su museo. El se sorprendió al ver que en dicha vitrina había tabacos que nosotros abrimos y fumamos”.

“O sea que no solo estudiamos la historia, hablamos de historia, sino que hacemos historia, porque abrimos aquellas joyas que otros tienen en un museo sin abrir. Tenemos tabacos de hace 40, 50, 60 años, que se mantienen al vacío y que son un placer impresionante fumar porque están compuestos por tabacos que ahora ya no se consiguen”, enfatizó.

En ese sentido mencionó que los socios del club pueden disfrutar, entre otras, de la variedad “latakia Siria que ahora no se hace más. Hay latakia de otros lugares, y ese tabaco es una joya, además del añejamiento de hace 40, 50 años. Son las dos cosas que se conjugan”.



Categorías:ENTREVISTAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: