Todo lo que los hombres pueden aprender del porno feminista

Esta clase de cine para adultos cada vez tiene más adeptos. Sobre todo, porque resta mucha importancia al hombres para dárselo a la mujer.

(E. Zamorano | El Confidencial).- Otro tipo de pornografía es posible. La fórmula clásica que define el llamado “porno para hombres”, por la cual todo el centro de la acción recae sobre la mujer y lo máximo que se suele ver del hombre es el pene es su miembro, se está agotando. Llegó la hora de identificarse con un porno en el que los dos agentes de la acción disfruten. Esta es una de las razones por lo que la categoría “Porn for women” está creciendo como la espuma en las páginas web de cine para adultos.

Se trata de un género nuevo pero que se está volviendo rápida e increíblemente popular. Casi un tercio de las mujeres de entre 18 y 26 años han reconocido haber visto este tipo de pornografía, y de acuerdo al barómetro de los gustos sexuales Pornhub Insights, esta categoría fue la principal búsqueda de tendencias el año pasado, aumentando un 1400%. En los últimos tiempos, diversos colectivos y actrices critican a título personal que la pornografía haya estado dirigida, filmada y producida por hombres, cuando son las mujeres las que mantienen viva la industria con sus papeles y actuaciones. Es hora de cambiar.

Bellesa, For Her Tube, Lady Cheeky y Sshh. Estos son algunos de los principales sitios donde visionar documentos visuales de alto contenido erótico destinados explícitamente a un público femenino. De igual modo, la productora de Erika Lust, XConfessions, es una de las primeras en presentar cortometrajes inspirados en fantasías sexuales reales de mujeres, además de estar filmados por un equipo predominantemente femenino.

Porno tradicional vs. Porno “para mujeres”

“Cuando alguien se refiere a ‘porno para mujeres’, alude a una pornografía que no está tan centrada en la penetración, en la que se da un sexo mucho más conectado y la historia es más ‘soft'”, asegura el conocido director de cine para adultos, Jacky St. James en ‘Men’s Health’. “Hay otro enfoque. Abundan los besos, caricias, juegos previos, preliminares… La iluminación es mucho más ligera y está más ventilada. Los hombres son mucho más atractivos, convencionalmente hablando, y las mujeres son más naturales en el tipo de cuerpo”, sostiene.

Algo precisamente con lo que no comulga la propia Erika Lust, en una entrevista el año pasado para El Confidencial: “Hay mucha gente que, cuando hablas de porno alternativo e independiente, se imagina que es algo muy suave, romántico. Ahí sí que tengo que decir que no siempre es así, el cine que yo hago habla sobre sexo, trata todos los fetichismos, fantasías y aventuras posibles. Lo que no vas a ver son tramas machistas, racistas, homófobas o cosas feas a un nivel estético como se ve hoy en día en los ‘tubes’ pornográficos”.

Este nuevo giro en el porno, pensado para mujeres pero también muy consumido entre hombres que no cumplen con los estándares de género, “tiende a centrarse en el placer mutuo de la pareja”, agrega St. James. “Hay orgasmos más realistas y mucha más conexión entre los sujetos”. Esto entronca directamente con el porno tradicional y sus famosas escenas POV (“point of view” o secuencias rodadas con cámara en primera persona), en las que se corta la cabeza del hombre y el único protagonista es el pene. En el porno para mujeres, sostiene el director, “ves más participación de los hombres en las escenas, ves su rostro y sus expresiones”.

“Todos sabemos que para correrte necesitas tocarte, pero esto es algo que el porno tradicional no nos muestra”, replica Lust. “Siempre se ve la penetración en la que la mujer chilla de placer. También quiero ver el cuerpo masculino, no solo el órgano. A mí me resultan atractivos los hombres, quiero ver sus cuerpos de igual forma que veo los femeninos, quiero ver sus expresiones, su piel, la sensación de un cuerpo tocando al otro. La pornografía al uso no tiene este tipo de planteamientos, está tan centrada en el hombre que lo que vemos es el cuerpo femenino, y después al hombre penetrándolo. Es una imagen muy básica, como de máquina, y muy poco humana”, agrega la directora.

“Ahora soy mejor amante”

“No tenía mucha experiencia sexual cuando comenzamos a hacerlo. Ella nunca se quejaba, pero quería asegurarme de que la hacía sentir tan especial, satisfecha y amada como lo que yo sentía por ella”, comenta Will, un hombre de 35 años en ‘Men’s Health’, quien se sorprendió gratamente al ver que disfrutaba mucho más con este tipo de porno que con el convencional. “La conexión entre los artistas parecen más genuinas, hay besos y prima la sensualidad. Las parejas incluso se sonríen. Hay muchas menos posiciones acrobáticas, por lo que los artistas realmente tienen tiempo para disfrutar el uno del otro. He descubierto que todo es excitante”, agrega.

Esto parece estar muy relacionado con las teorías de algunos pensadores de la actualidad, como Paul B. Preciado y su ‘Manifiesto Contrasexual’, en el que pide, entre otras cosas la resexualización de otras partes del cuerpo a simple vista sin ninguna connotación sexual implícita. “Se enfoca en expresiones faciales y movimientos corporales completos, en vez de solo en la penetración y los genitales”, asegura Will. Mientras que el porno tradicional solo se enfoca en esta fase del coito, el alternativo se centra más en los juegos previos y la estimulación del clítoris, algo que muchos estudios han concluido que es casi imprescindible para que la mujer consiga llegar al orgasmo en una relación sexual. “Lo prefiero absolutamente a cualquier otro tipo de porno”, concluye Will, plenamente convencido.

Por supuesto, como en todo, para gustos los colores, y en este caso hay mujeres que también disfrutan mucho más con el porno predominantemente hecho para hombres,. “No se puede agrupar un género completo en un tipo específico de pornografía”, reconoce St. James, algo con lo que también está de acuerdo Erika Lust. “Conozco bastantes mujeres que disfrutan de pornografía hardcore. Conozco a muchas mujeres que dirigen este estilo porque sin duda les atrae. Si eres una mujer que adora las relaciones sexuales más duras, las fantasías de violación… etc. El hecho de que no llamemos a eso ‘porno para mujeres’ no significa que no lo sea”.

Lo mejor que puedes hacer para conseguir entablar una relación de confianza con tu pareja y unas relaciones sexuales muchísimo más satisfactorias (para ambos) es hablar de ello. La comunicación siempre es lo más importante. Dejad a un lado los complejos y hablad sin tapujos sobre vuestras más privadas fantasías o fetiches para ver si pueden ser cumplidas. Solo así conseguiréis entablar unas relaciones sexuales duraderas y lo más placenteras posibles. Y eso, claro está, afectará de la mejor forma a vuestra relación.

ENLACE: https://bit.ly/2oBRFp5



Categorías:sexualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: