Técnicos de la Nasa se disponen a activar el rover Opportunity

La última comunicación del rover con la Tierra se recibió el 10 de Junio y se desconoce la salud actual de Opportunity. 

WASHINGTON, EEUU (Actualidad Aeroespacial).- Con la desaparición de la tormenta de polvo que cubría el planeta Marte, los ingenieros de la Nasa en Pasadena, California, creen que el rover Opportunity pronto recibirá suficiente luz solar para iniciar automáticamente los procedimientos de recuperación. Para ello, el equipo de la misión ha desarrollado un plan para poder comunicarse con éxito con el rover y volverlo a poner operativo.

“El Sol está saliendo entre la neblina de polvo sobre Perseverance Valley, y pronto habrá suficiente luz solar para que Opportunity pueda recargar sus baterías”, dijo John Callas, gerente de proyectos de Opportunity en JPL. “Cuando el nivel de Tau -una medida de la cantidad de partículas en el cielo marciano- caiga por debajo de 1,5, comenzaremos un período de intentos activos de comunicación con el rover al enviarle órdenes a través de las antenas de la Red de Espacio Profundo de la Nasa. Suponiendo que recibamos noticias de Opportunity, comenzaremos un proceso para conocer su estado y volver a ponerlo operativo”.

La última comunicación del rover con la Tierra se recibió el 10 de Junio y se desconoce la salud actual de Opportunity. Los ingenieros de la misión confían en la experiencia de los científicos de Marte que analizan datos del Mars Color Imager (MARCI) a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la Nasa para estimar la Tau cerca de la posición del rover.

“La neblina de polvo producida por la tormenta de polvo global marciana de 2018 es una de las más extensas que se hayan registrado, pero todos los indicios apuntan a que finalmente está llegando a su fin”, dijo el científico del proyecto MRO Rich Zurek en el JPL. “Las imágenes de MARCI del lugar donde se encuentra Opportunity no han mostrado tormentas de polvo activas durante algún tiempo en un área de 3.000 kilómetros del rover”.

Con los cielos despejados, los gerentes de misión esperan que el rover intente llamar a casa, pero también están preparados para un largo período de silencio. “Si no recibimos noticias después de 45 días, el equipo se verá obligado a concluir que el polvo que bloquea el Sol y el frío marciano han conspirado para causar algún tipo de fallo del cual el rover probablemente no se recuperará”, dijo Callas. “En ese momento, nuestra fase activa de llegar a Opportunity habrá llegado a su fin. Sin embargo, en la improbable posibilidad de que haya una gran cantidad de polvo en los paneles solares que está bloqueando la energía del Sol, continuaremos los esfuerzos de escucha pasiva durante varios meses”.

Los meses adicionales para escuchar pasivamente son una concesión para la posibilidad de que un remolino de polvo del Planeta Rojo pueda aparecer y literalmente desempolvar los paneles solares de Opportunity. Tales “eventos de limpieza” fueron descubiertos por los equipos del rover de Marte en 2004 cuando, en varias ocasiones, los niveles de batería a bordo de Spirit y Opportunity aumentaron en varios puntos durante una sola noche marciana, cuando la expectativa lógica era que continuarían disminuyendo.

Es poco probable que la acumulación de polvo sea la causa principal de la falta de comunicación de Opportunity. Sin embargo, cada día durante la fase pasiva, el grupo de Radio Ciencia del JPL revisará los registros de señal tomados por un receptor de banda ancha muy sensible de las frecuencias de radio que emanan de Marte, buscando una señal que el rover intente alcanzar.

Incluso si el equipo escuchase a Opportunity durante cualquiera de las fases, no hay garantía de que el rover esté operativo. Se desconoce el impacto de esta última tormenta en los sistemas de Opportunity, que podría haber causado una producción de energía reducida, un menor rendimiento de la batería u otros daños imprevistos que podrían dificultar el regreso completo del rover.

Si bien la situación en Perseverance Valley es crítica, el equipo del rover es cautelosamente optimista, sabiendo que Opportunity ha superado desafíos significativos durante sus más de 14 años en Marte. El rover perdió el uso de su dirección delantera: su parte delantera izquierda en junio de 2017 y el frente derecho en 2005. Su memoria flash de 256 megabytes ya no está funcionando. El equipo también sabe que todo lo relacionado con el rover está más allá de su período de garantía: tanto Opportunity como su rover gemelo, Spirit, fueron construidos para una misión de 90 días (Spirit duró 20 veces más y Opportunity 60). Los rovers fueron diseñados para viajar alrededor de 1 kilómetro y Opportunity ha registrado más de 45 kilómetros. Contra viento y marea, el equipo ha visto a su rover. Ahora, los ingenieros y científicos de Opportunity están planeando, y esperando, que este último dilema sea solo otro golpe en su camino marciano.

ENLACE: https://bit.ly/2wBxRFS



Categorías:CIENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: