Trump niega cualquier conducta criminal tras ser acusado por su exabogado

Un día después de que Cohen se declarara culpable de varios delitos y acusara al presidente de haberle pedido que pagara a esas dos mujeres para evitar que hablaran de las supuestas relaciones que habían mantenido con el entonces candidato republicano, Trump minimizó el caso y acusó a su exabogado de mentir.

WASHINGTON, EEUU (EFE).- El presidente, Donald Trump, trató hoy de desmarcarse del crimen federal en el que le implicó este martes su exabogado personal, Michael Cohen, al asegurar que el pago para acallar a dos mujeres durante la campaña electoral de 2016 no supuso una violación de las leyes electorales.

Un día después de que Cohen se declarara culpable de varios delitos y acusara al presidente de haberle pedido que pagara a esas dos mujeres para evitar que hablaran de las supuestas relaciones que habían mantenido con el entonces candidato republicano, Trump minimizó el caso y acusó a su exabogado de mentir.

“¡Si alguien está buscando a un buen abogado, sugeriría con contundencia que no contratase los servicios de Michael Cohen!”, escribió Trump a primera hora en su cuenta de Twitter, donde acusó al letrado de haberse “derrumbado” e “inventado historias para lograr un pacto” con los fiscales que le atosigaban.

Horas después, el mandatario cuestionó la versión de Cohen de que su pago a las dos mujeres, que supuso una violación de las leyes sobre financiación de campañas, se produjo “bajo dirección del candidato”, es decir, de Trump.

“Me enteré más tarde (del pago a las dos mujeres), más tarde”, afirmó el presidente a la cadena televisiva Fox News.

Trump alegó que ese desembolso de Cohen “ni siquiera es una violación de (las leyes sobre) campañas”, porque el dinero no procedía de los fondos destinados a ayudarle a buscar la Presidencia, sino de sus ahorros personales.

“No venían de la campaña. Procedían de mí. De hecho, lo primero que pregunté fue si procedían de la campaña. Eso podría haber sido un poco turbio”, agregó.

Pero el hecho de que el dinero no procediera de su aparato electoral no implica que no se violara la ley, que obliga a declarar cualquier pago -incluidos los procedentes de fondos personales- cuyo fin esté relacionado con la campaña, como lo fue el silenciar un escándalo sexual sobre Trump poco antes de los comicios.

En su declaración de este martes, Cohen afirmó que su pago a las mujeres -que no identificó pero cuyas historias coinciden con las de la exmodelo de Playboy Karen McDougal y la actriz porno Stormy Daniels- se produjo “con el objetivo principal de influir en las elecciones” y no se declaró, lo que supone un crimen.

Para frenar la tormenta política, Trump también recurrió a otro argumento: el de que su predecesor, Barack Obama, “cometió una gran violación de las leyes de financiación de campañas, y eso se resolvió fácilmente”, según aseguró en Twitter.

Trump se refería, aparentemente, a la multa de 375.000 dólares que la campaña electoral de Obama tuvo que pagar en 2013 por no haber informado en un plazo de 48 horas a las autoridades federales de la recepción de 1.300 donaciones por un total de 1,8 millones.

Pero ese caso se cerró por la vía civil con el pago inmediato de la multa, mientras que los cargos contra Cohen son criminales y se dilucidaron, por tanto, ante un tribunal.

La mayoría de los análisis de las últimas horas coinciden en el mismo punto: que si Trump no estuviera en el poder, ya habría sido imputado como conspirador en el pago ilegal de Cohen a las dos mujeres.

Sin embargo, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, subrayó en una conferencia de prensa que Trump “no ha hecho nada malo”, y que no está “preocupado en absoluto” por la posibilidad de que Cohen pueda cooperar con el fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller.

La revelación de Cohen también ha azuzado las especulaciones sobre la posibilidad de que los demócratas abran un juicio político contra Trump si retoman la cámara baja tras las elecciones legislativas de noviembre, pero los líderes de la oposición han evitado por ahora hacer promesas sobre ese proceso de destitución.

Los demócratas se han centrado, en cambio, en pedir que se retrase el proceso de confirmación del candidato de Trump al Tribunal Supremo, el juez Brett Kavanaugh, una maniobra que la portavoz de la Casa Blanca tachó de “desesperada y patética”.

Mientras criticaba al que fuera su leal abogado, Trump defendió vehementemente a otro exasesor que este martes fue declarado culpable de fraude, su exjefe de campaña Paul Manafort, aunque la Casa Blanca insistió en que eso no significa que se esté planteando, de momento, concederle un indulto presidencial.

“¡Respeto tanto a ese valiente hombre!”, tuiteó Trump en referencia a Manafort, que podría pasar el resto de su vida en prisión.

Exabogado de Trump no aceptaría un indulto presidencial, según su letrado

Michael Cohen, el exabogado del presidente, Donald Trump, ni espera ni aceptaría un potencial indulto del mandatario que le liberara de los delitos de los que se ha confesado culpable, dijo su propio letrado.

“No solo no lo espera, sino que no aceptaría un indulto. Él cree que un indulto de alguien que ha actuado tan corruptamente como presidente es algo que él nunca esperaría”, explicó Lanny Davis, miembro principal de la defensa de Cohen.

Ayer, Cohen se declaró culpable ante una corte federal de Nueva York de varios delitos de fraude y de dos relacionados con la violación de las normas de campaña electoral por el pago, “a petición del candidato”, en referencia a Trump, a dos supuestas examantes del magnate para acallarlas de cara a los comicios de 2016.

De este modo, Cohen, que ha sido el hombre para todo de Trump durante una década, implicó a Trump como conspirador para cometer un crimen federal.

Según David, el exescudero de Trump “está más que feliz de decirle al fiscal especial (de la trama rusa, Robert Mueller,) todo lo que sabe, no solo sobre la obvia posibilidad de haber conspirado para coordinarse (con una potencia extranjera) y corromper el sistema democrático estadounidense en las elecciones de 2016″….

“Sino también sobre el crimen de hackeo informático a ordenadores y si Trump lo sabía previamente e incluso lo promovió”, prosiguió el abogado, en referencia al supuesto pirateo a la campaña de la rival de Trump en los comicios de 2016, la demócrata Hillary Clinton.

Cohen había sido desprestigiado esta mañana por el propio Trump, quien acusó en Twitter a su exabogado de “inventar historias” para reducir su condena.

La prensa destaca riesgos para Trump en casos de exabogado y exjefe campaña

Los periódicos alertaron de las consecuencias negativas que puedan tener para el presidente, Donald Trump, el veredicto de culpabilidad contra su exjefe de campaña, Paul Manafort, y la confesión de delitos de su exabogado Michael Cohen, que involucran al propio mandatario.

Aanteayer, Manafort fue declarado culpable de ocho cargos de fraude, ajenos al magnate, por un jurado; mientras que Cohen reconoció varios delitos, entre ellos dos de violaciones de las normas de financiación de campañas electorales, implicando de forma explícita Trump.

“The Washington Post” no dudó en su editorial en poner el foco sobre Trump: “El presidente de EE.UU. fue acusado de forma creíble en una corte federal de pedir a uno de sus subordinados que cometiera un crimen federal”, aseguró la cabecera, que explicó que el objetivo del mandatario fue hacer un fraude “a los votantes”.

“Trump no puede fingir que estos crímenes no ocurrieron o que no tienen nada que ver con él (…). Y tampoco puede hacerlo el Congreso”, prosiguió la periódico, que también pidió a los legisladores abrir una investigación contra el presidente.

En este sentido, el rotativo reclamó al Partido Demócrata y al Republicano que vuelvan al deber público del que han “abdicado”, y consideró que un congresista “no puede dejar con su conciencia tranquila que un conspirador esté en la Casa Blanca”.

Una línea similar siguió “The Wall Street Journal”, quien en su pieza editorial de este miércoles incidió en que los hechos conocidos ayer son “dañinos” para el presidente y muestran “los oscuros” colaboradores de los que se rodea el magnate en su vida privada y política.

“Si suponen una amenaza fatal para su Presidencia está lejos de ser claro y las pruebas en ambos casos no están relacionadas con las alegaciones de coordinación con Rusia que puso a rodar estas investigaciones”, expresó el diario neoyorquino, que ve en el paso de Cohen un riesgo mayor para el presidente.

También apuntó a las elecciones legislativas de noviembre como un momento clave para Trump, ya que el periódico dudó de que el presiente vaya a ser imputado mientras esté en la Casa Blanca, pero cree que un Congreso con mayoría demócrata podría proceder con un “proceso de destitución”.

“The New York Times” aseguró que “solo un completo fantasioso -solamente el presidente Trump y su secta- podrían seguir diciendo que la investigación sobre subversión extranjera de unas elecciones de EE.UU., que ya se ha cobrado docenas de otras imputaciones y declaraciones de culpabilidad, es (…) una ‘caza de brujas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s