Organismo humanitario de ONU pide proteger a civiles en conflictos

En la actualidad, en las zonas de conflicto de todo el mundo, los civiles son asesinados o lisiados por sistema y los pueblos y las ciudades son dañados o destruidos en ataques dirigidos o indiscriminados.

NACIONES UNIDAS (Xinhua).- La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) hizo hoy una petición a los líderes mundiales para que protejan a los civiles y a los trabajadores humanitarios en los conflictos armados.

La petición fue hecha este jueves con motivo del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria conmemorado el 19 de agosto.

“Cada año, en el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, nos solidarizamos con los millones de personas afectadas por los conflictos y con los trabajadores humanitarios y médicos que arriesgan la vida para ayudarlas. Consideramos el día como una oportunidad para recordar al mundo sobre nuestra responsabilidad colectiva de poner fin a ese sufrimiento”, dijo OCAH en un mensaje.

En la actualidad, en las zonas de conflicto de todo el mundo, los civiles son asesinados o lisiados por sistema y los pueblos y las ciudades son dañados o destruidos en ataques dirigidos o indiscriminados. La gente queda aislada de la comida, el agua y una asistencia vital y, en algunos casos, es privada de alimentos deliberadamente como táctica de guerra, indicó.

El personal humanitario y médico es asesinado, lesionado y secuestrado o bien se le impide llegar a la gente necesitada. Son expuestos a obstáculos legales e incluso a formas de castigo por proporcionar imparcialmente ayuda y atención a personas que necesitan sobrevivir, señala el mensaje.

La petición fue hecha antes de la reunión del próximo mes de los líderes mundiales en Nueva York con motivo del Debate General anual de la Asamblea General de la ONU.

OCAH pidió a las partes en conflicto evitar el uso de armas explosivas en zonas pobladas.

Las bombas lanzadas desde el aire, artillería, morteros, cohetes, dispositivos explosivos improvisados y otras armas explosivas usados en pueblos y ciudades matan y dejan lisiados a los civiles y destruyen y dañan sus casas, hospitales, escuelas, redes eléctricas y sistemas de agua y saneamiento, la infraestructura crítica de la que dependen. Eso tiene devastadoras consecuencias de largo plazo para los civiles, señaló OCAH.

OCAH indicó que en el 2017, tres de cada cuatro víctimas de armas explosivas fueron civiles.

También exigió a los Estados asegurarse de que los civiles en las zonas de conflicto puedan tener acceso a la atención médica y a la asistencia humanitaria y permitir a los trabajadores humanitarios y de salud trabajar con seguridad.

De acuerdo con un informe de la ONU, 313 trabajadores humanitarios fueron atacados en 2017, lo que condujo a 139 fallecimientos. La Organización Mundial de la Salud registró 322 ataques contra trabajadores médicos, lo que condujo a 242 muertes en ese mismo año.

Dirigir los ataques contra trabajadores médicos o asistenciales viola el derecho humanitario internacional. Estos ataques deben ser investigados y los responsables deben rendir cuentas, dijo OCAH.

Los Estados deben asegurar una mejor protección y asistencia para las personas desplazadas por la fuerza dentro de su país y defender sus derechos humanos y deben condicionar la exportación de armas al respeto a las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos, agregó.

Dos tercios de los desplazados por los conflictos, la violencia y la persecución son desplazados dentro de su propio país o desplazados internos, dijo OCAH.

Una vez desplazados, muchos de estos desplazados internos no regresarán a sus hogares durante años o décadas o quizás nunca. Los gobiernos deben asegurarse de que los desplazados internos tengan acceso a la protección y la asistencia que necesitan.

Los desplazados internos también deben tener derecho a la libertad de tránsito, incluyendo el derecho al regreso voluntario y seguro a sus hogares, a reubicarse en otra parte del país o a solicitar asilo en otra nación, agregó.

Además, los gobiernos deben establecer planes de desarrollo para permitir a los desplazados internos tener acceso a vivienda, trabajo y escuelas, añadió

El Consejo de Seguridad de la ONU no debe aceptar los ataques contra niños como una “nueva normalidad” del conflicto armado, indicó.

Los ataques contra niños en conflictos armados no disminuyeron en el primer semestre de 2018 y muchas guerras prolongadas han registrado nuevos picos en lo que respecta a asesinar y lisiar a niños en los ataques, dijo OCAH.

Las partes en conflicto han atacado indiscriminada o deliberadamente escuelas, hospitales e infraestructura acuífera esencial, han usado a los niños como escudos humanos, los han reclutado para formar parte de grupos armados o fuerzas del Estado, han asesinado niños con armas químicas, los han violado y explotado sexualmente y los han forzado a convertirse en agresores suicidas, indicó.

“No debemos aceptar esto como ‘la nueva normalidad’ del conflicto armado. Pedimos cero tolerancia para los métodos de guerra que dañan de forma deliberada o indiscriminada a los niños”.

Es esencial que el Consejo de Seguridad de la ONU pida cuentas a las partes en conflicto y que dé prioridad a las acciones que protegen a los niños, señaló OCAH.

En el 2008, la Asamblea General de la ONU designó el 19 de agosto como Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para conmemorar el bombazo contra la Misión de Asistencia de la ONU en Irak el 19 de agosto de 2003.

La explosión en el Hotel Canal de Bagdad dejó 22 muertos, incluyendo al máximo enviado de la ONU para Irak, Sergio Vieira de Mello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s