Nueve menores separados de sus padres en frontera EEUU regresan a Guatemala: autoridades

La Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente, liderada por la Primera Dama de la Nación, Patricia de Morales, y la Secretaría de Bienestar Social, dijeron el martes que cinco menores llegaron a la Ciudad de Guatemala en el primero de los dos vuelos y cuatro más en el segundo.

CIUDAD DE GUATEMALA (Reuters).- Nueve menores inmigrantes procedentes de Guatemala que fueron separados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México regresaron el martes a su país, dijeron autoridades guatemaltecas.

La cifra de familias separadas en la frontera se incrementó dramáticamente en abril cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, implementó una política de “cero tolerancia” para someter a juicio a todos los adultos que crucen ilegalmente la frontera.

Desde entonces, el mandatario firmó un decreto que ordena que las familias de inmigrantes sean detenidas juntas cuando son capturadas ingresando ilegalmente a Estados Unidos y que permanezcan en prisión durante el lapso que dure su juicio.

Si bien esa medida frenó las separaciones familiares, que provocaron una condena internacional, en ocasiones pueden pasar meses antes de que se resuelvan los casos.

La Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente, liderada por la Primera Dama de la Nación, Patricia de Morales, y la Secretaría de Bienestar Social, dijeron el martes que cinco menores llegaron a la Ciudad de Guatemala en el primero de los dos vuelos y cuatro más en el segundo.

Lourdes de León, una ama de casa de San Marcos, que fue separada de su hijo Leo Jeancarlo en la frontera de Estados Unidos con México y deportada a Guatemala, fue a recoger su hijo de seis años de un albergue en el centro de la capital.

“Extrañé mucho a mi mamá”, dijo Leo Giancarlo. “Cuando me separaron me sentí triste. Ahora quiero jugar con mis juguetes,” añadió.

De León agregó que tras haber pasado por “momentos de mucha angustia” se sentía feliz de estar con su hijo otra vez. “Yo siento que ya es demasiado tormenta tanto para él como para mí,” lamentó la madre.

Otro padre, Nazario Jacinto Carrillo, un agricultor de Huehuetenango, fue a recoger su niña de cinco años y medio que llegó a Guatemala ese mismo día.

“Tenía tres meses sin verla,” dijo Jacinto Carrillo. “Me siento tranquilo, feliz, contento,” agregó.



Categorías:EL MUNDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: