Guatemala: el pasado maya en una moneda de diez centavos | Maitte Marrero Canda

Si se le pregunta a un guatemalteco para qué sirve una moneda de diez centavos, la respuesta casi segura será ”para bien poco”; sin embargo, una de sus caras muestra una joya, el monolito o estela E de Quiriguá.

Se trata del monumento esculpido más alto del mundo maya, con 10,6 metros de altura, y está ubicado en la mitad norte de la Gran Plaza del complejo arqueológico Quiriguá, en el municipio Los Amates, del oriental departamento de Izabal, a poco más de 200 kilómetros de esta capital.

Tiene un peso estimado de alrededor de 65 toneladas y como todas las estelas cumplía una función ceremonial y de poder político.

Su descubrimiento data de 1841, cuando John Stephens realizó la descripción del sitio y publicó los primeros dibujos elaborados por el arquitecto y artista inglés Frederick Catherwood en su libro ‘Incidentes de Viaje por Centroamérica, Chiapas y Yucatán’.

Pero lo novedoso por estos días es que el monolito de Quiriguá luce imponente sin su habitual resguardo de techo, lo cual permite a los visitantes contemplar mejor su tamaño y la belleza intacta de grabados cientos de años después.

Según apuntes recogidos en el documento ‘Joyas Numismáticas de Guatemala’, la integración de la vistosa estela en la moneda de diez centavos ocurrió en 1949, pues antes reflejaban el escudo nacional por un lado y por el otro, un quetzal, el ave nacional de este país centroamericano.

La fuente confirma que en 1964 sufrió modificaciones técnicas en cuanto a la cantidad de material del que están hechas: plata, cobre y zinc. Desde esa fecha, los cambios han sido en cuanto a proporciones, pero el diseño permanece invariable.

Quiriguá fue un pequeño centro de la época clásica maya localizado en las Tierras Bajas del sudeste de Guatemala y no sobresale por la riqueza de su arquitectura.

No obstante, posee una de las plazas más extensas y un conjunto escultórico impresionante que se distingue no solo por el número de monolitos sino por sus detalles, belleza y conservación, de acuerdo con los especialistas.

En 1981 recibió la condición de Patrimonio de la Humanidad en 1981 y su área de 34 hectáreas se encuentra acondicionada para el turismo.

Pero volvamos a la pregunta inicial. ¿Para qué sirve una moneda de diez centavos, además de la opción de redondeo en vueltos de supermercados y tiendas de barrio?

La respuesta ahora es simple. Con orgullo, los guatemaltecos pueden decir que encierran un pedazo de la sabiduría maya que forjó a orillas del río Motagua las estelas más grandes de Mesoamérica.

FUENTE: PRENSA LATINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s