Política iraní de Trump: un peligro para Europa | Matthias von Hein

A mediados de julio, hace tres años, se anunció en Viena el acuerdo en torno al programa nuclear iraní, conocido como “Plan de Acción Integral Conjunta”  (JCPOA, por sus siglas en inglés). Para los europeos, se trata del mayor éxito de la tenacidad diplomática de los últimos tiempos. Pero el tercer aniversario encontró al acuerdo seriamente magullado, tras la decisión de Estados Unidos de darle la espalda. Las amenazas proferidas en Twitter en los últimos días dejaron de manifiesto cuán marcial se ha vuelto la retórica entre Washington y Teherán.

Sabotaje estadounidense

Alemania, Francia, Inglaterra, Rusia y China, y también el propio Irán, han manifestado reiteradamente la voluntad de salvar el acuerdo y atenerse a los compromisos correspondientes. Pero Estados Unidos no se ha limitado a retirarse. Según Ellie Geranmayeh, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, Washington sabotea cualquier intento de rescatar el JCPOA. “Estados Unidos trabaja activamente para hacerles imposible a los europeos cumplir su parte del acuerdo”, señaló a DW. Su estrategia: presionar con la amenaza de sanciones secundarias a cada país y empresa que quiera seguir manteniendo abiertos los canales de negocios con Irán. Especialmente dolorosas resultan para Teherán las sanciones financieras y el esfuerzo estadounidense de bloquear, a partir del 4 de noviembre, las exportaciones petroleras iraníes. El mero anuncio ya ha provocado un éxodo de empresas internacionales de Irán.

Pero, sin alicientes económicos, Irán no seguirá cumpliendo su compromiso. Por esa razón, Omid Nouripour, parlamentario del partido alemán de Los Verdes, subraya que es fundamental que Europa cree instrumentos para que Irán pueda seguir vendiendo su petróleo.

Resistencia de Turquía

Pero eso no es tan fácil. Delegaciones de los ministerios estadounidenses de Hacienda y de Relaciones Exteriores recorren desde hace meses el mundo para persuadir a clientes relevantes de que dejen de comprar petróleo iraní. Pocas veces reciben una negativa, como ocurrió la semana pasada en Turquía. Medios de prensa de ese país citan al ministro turco de Relaciones Exteriores diciendo que Turquía no se sumará a las sanciones contra Irán, que considera erróneas.

Más frecuente es que las delegaciones estadounidenses tengan éxito. En Europa, la empresa francesa Total y la holandesa Shell han suspendido nuevas compras de petróleo iraní. También desde India, Corea del Sur y Japón se reportan reducciones de los encargos de petróleo de Irán.

El estrecho de Ormuz

La posibilidad de exportar petróleo es, sin embargo, fundamental para Irán. De eso depende su supervivencia económica. Por eso, durante su visita a Europa a comienzos de julio, el presidente iraní, Hassan Rohani, declaró, aludiendo al estrecho de Ormuz, controlado por Irán: “La suposición de que Irán pudiera convertirse en el único productor de petróleo que no pueda exportar su petróleo, es falsa”. El comandante de la Guardia Revolucionaria iraní añadió que ésta “se asegurará de que el enemigo entienda que, o bien todos pueden utilizar el estrecho de Ormuz, o nadie” puede hacerlo. Cerca del 35 por ciento de todo el petróleo exportado en el mundo por barco pasa por dicha vía. Cerrarla implicaría arriesgar  una confrontación militar entre la Marina iraní y la estadounidense.

“Paciencia estratégica”

Pese al endurecimiento de la postura iraní, Geranmayeh piensa que Teherán ha optado por una “paciencia estratégica” que, a su juicio, mantendrá probablemente hasta noviembre. Por una parte, esperará ver el resultado de las elecciones estadounidenses de octubre, de las que se podrá colegir si habrá que contar con Trump como presidente por dos años más o por un período mucho más largo. Por otra, Irán quiere aguardar a ver qué resultados concretos arrojan las conversaciones con los europeos, los rusos y los chinos.

Las consultas entre Bruselas, Moscú y Pekín son consideradas positivas por Nouripour, portavoz de Política Exterior de la bancada de Los Verdes. En su opinión, la política estadounidense con respecto a Irán amenaza la seguridad de Europa. “No en último término debido a la creciente influencia de los muyahedines del pueblo –un grupo de oposición autoritario, violento y ampliamente detestado por los iraníes- en Estados Unidos ha calado la idea de un cambio de régimen impulsado desde fuera”, dice el político, advirtiendo que “esa política significa, en última instancia, guerra”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s