¿Quiere Mauricio Vila más Pueblos Mágicos para que haga negocios “fantasmas” en Yucatán?

Mauricio Vila Dosal con su séquito en la primera versión del Festival Internacional de las Luces (Filux) realizada con el presupuesto de la Capital Americana de la Cultura 2017 | Foto: Internet

Dice que habría de llevar eventos culturales de “gran calidad” como Filux (que sólo tiene emisiones en la Ciudad de México (4) y Mérida (2) -éstas últimas al calor del presupuesto de los meridanos-) y la réplica de la Capilla Sixtina (donde se invirtieron más de 15 millones de pesos y no es posible en cualquier sede por su formato).

Dicen que prometer no empobrece y es un dicho muy cierto. Ahora que se le ha dado mucho a Mauricio Vila Dosal hacer una campaña de promesas populacheras, como la chequera de la salud para los habitantes de los 106 municipios y ayuda (becas) a amas de casa, mujeres solteras, etcétera, etcétera, busca hacer de Yucatán un “cordón” de Pueblos Mágicos y creemos que es para hacer negocios truculentos como lo ha estado haciendo en Mérida.

Y es que mi contemporáneo, que duramente y mediante becas -según él mismo presumió en días pasados- terminó sus estudios en la Universidad Marista y cursó una maestría en negocios en la Universidad de Phoenix y otra más en gobernancia en la George Washinton, salió anteayer con una más de sus “grandilocuentes ideas”.  Su pasión emprendedora, y de la que nadie tiene dudas, le permitió desempeñarse como agente de desarrollo de la franquicia internacional de comida rápida -que no restaurante- SubWay, llegando a ser gerente en Yucatán de la misma hasta 2015, año en que la dejó en manos de un tal Herbert de Jesús Chan Pérez pues fue cuando decidió entrarle más profundamente a la política, un negocio, sin duda, más lucrativo. Empero, el único SubWay que se veía en la capital yucateca por aquel entonces era el ubicado en la calle 59 con 60 y 62, ah, y por cierto, no con tanta afluencia. Los que solíamos ingerir cafés en el restaurante La Habana, somos testigos de ello.

Ahora, como gran emprendedor que es, en un comunicado de prensa -que puede leerse en su página de Internet- ha afirmado que muchos municipios tienen potencial para convertirse en Pueblos Mágicos y de ganar buscaría se explore la posibilidad de obtener diez nuevas denominaciones de este tipo. Así, el dueño de algunas sandwicherías en Mérida (siempre con la franquicia SubWay), ya le echó el ojo a San Felipe, Río Lagartos (tiempo atrás gobernados por el PAN), Tekit y Maní (actualmente en el poder del PAN), para dizque hacer que el turismo se interese más en esa zona de la entidad.

Lo triste de su propuesta es que él no deja de pensar en sus amistades e intereses mezquinos pues, según precisa, necesario es potenciarlos con eventos “culturales” como el Festival de las Luces (Filux), el Paseo de las Rosas y “La réplica de la Capilla Sixtina”, con lo cual, sin duda, estaría creando más empresas fantasmas, pues es de lo que se le acusa por los dineros de la Capital Americana de la Cultura, donde no hubo beneficio para artistas yucatecos, mucho menos para los creadores, salvo a quienes están identificados con su partido.

De tal manera nos preguntamos: ¿A quién beneficiará estás denominaciones de lograrse? ¿Expedirá más permisos a ambulantes? ¿Convertirá estos municipios en mercados semanales como lo hace el Gobierno municipal de Mérida en la Plaza Grande? ¿Se convertirán en fritangueras y torterías de domingo? ¿A qué empresarios ayudará? ¿Expandirá la franquicia SubWay en esos rumbos? Ahí dejamos las interrogantes para la reflexión.

Por fortuna, los votantes tienen la decisión de no dejarse engañar por este pupulachero candidato de extracción panista, que un día sí y otro también le miente a los habitantes de los pueblos que visita; miente con promesas inviables como el de tener a disposición doctores 24 horas los 365 días del año, tener una chequera -que no ha dicho qué costó tendrá ni de dónde sacará los dineros-; miente al decir que apoyará sin distinción (ya lo demostró en Mérida donde la dirección de Desarrollo Social quitó despensas a personas de la tercera edad); y miente al decir que conocé Yucatán.

Por cierto, para el conocimiento de Mauricio Vila Dosal, para la denominación, la localidad postulada ante Sectur y, de acuerdo a convocatoria, deberá ser un pueblo que a través del tiempo y ante la modernidad, ha conservado, valorado y defendido, su herencia histórica, cultural y natural; y la manifiesta en diversas expresiones a través de su patrimonio tangible e intangible. Un Pueblo Mágico es una localidad que tiene atributos únicos, simbólicos, historias auténticas, hechos trascendentes, cotidianidad, que significa una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico atendiendo a las motivaciones y necesidades de los viajeros.

¿Sus propuestas cumplirán con estos requisitos? ¿Por qué no se han designado los pueblos propuestos por el candidato desde la primera convocatoria hecha en 2001?, allá dejo las interrogantes al tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s