El debate, el aeropuerto y las encuestas | Fernando Coca

Enrique Peña Nieto, candidato del PRI declaraba esto al iniciar el debate presidencial del 2012: “La ola de violencia amenaza tu vida y tu libertad… El proyecto que yo te presento es una propuesta de cambio responsable… Me propongo cambiar el miedo, por la esperanza”.

Andrés Manuel López Obrador, en ese mismo encuentro, afirmaba: “Nos pueden llevar al despeñadero”.

Josefina Vázquez Mota se asumía diferente: “Porque no pertenezco a grupos de poder ni privilegios, diferente porque soy honesta y puedo mirarlos a los ojos”.

Esas frases las volveremos a escuchar con distintos matices y otros personajes (menos uno, López Obrador, que repite como candidato presidencial).

Esta noche, Ricardo Anaya de Por México Al Frente; José Antonio Meade, de Todos por México; Andrés Manuel López Obrador, de Juntos Haremos Historia; y los candidatos sin partido, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, intentarán convencernos de que son la mejor opción para el país.

Para eso nos van a hablar de Seguridad Pública y Violencia; Combate a la Corrupción e Impunidad, y Democracia, Pluralismo y Grupos en Situación de Vulnerabilidad.

Por ello, traigo las frases de los candidatos del 2012.

Estamos en las mismas, o peor, que en aquellos días.

Anaya, Meade, Zavala y Rodríguez se irán encima de López Obrador por su propuesta de amnistía a los delincuentes.

Aquí, el candidato de Morena podrá explicar a detalle qué quiso decir con el perdón y olvido, a quiénes y cómo lo logrará. Tal vez sea un punto para los rivales del tabasqueño.

La cosa está en ver cómo explica Margarita Zavala el ataque frontal, desde el primer día, al grupo del crimen organizado más violento y poderoso en estos días, el Cártel Jalisco Nueva Generación. Suena, sin duda, a la reedición de la guerra de Calderón.

Rodríguez poco podrá obtener en el tema, Nuevo León está peor de como lo dejó Rodrigo Medina.

Anaya y Meade son parte de los gobiernos, y de los acuerdos, entre panistas y priistas. Tuvieron responsabilidades ejecutivas y legislativas que no disminuyeron la violencia en el país. Anaya, tibio, se ha querido deslindar del sexenio de Calderón. Meade promete continuidad. Él tiene una doble culpa, fue parte de los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, copartícipe de las decisiones más importantes en los últimos 11 años.

Quizá el punto más álgido del debate sea cuando se hable de corrupción e impunidad.

¿Qué podrá decir Meade cuando tenga que explicar, porque no vio, en su paso por las Secretarías de Hacienda, Desarrollo Social y Relaciones Exteriores, las transas de Odebrecht, la Estafa Maestra o los desvíos millonarios de César y Javier Duarte y Roberto Borge? Nada.

¿Ahora sí será el momento en que Ricardo Anaya deje claro cómo se dio la transacción de la famosa bodega queretana? ¿Le vamos a creer?

¿Y Rodríguez qué dirá de su casa de lujo en construcción?

Parece que Margarita estará casi libre de culpas, pero tal vez le recuerden la ampliación de su casa de Las Águilas.

Andrés Manuel tendrá que explicar su viaje en avioneta, una vez más, y responder con mayor claridad a la pregunta más recurrente que han utilizado para golpearlo: ¿De qué vivió los últimos 13 años?

Un tema que sacará chispas es el aeropuerto que se construye en lo que fue el Lago de Texcoco.

Meade, Zavala y Rodríguez son defensores de la obra. Anaya dice que se construya pero que hay que revisar todos los contratos para constatar que no hay corrupción.

López Obrador tendrá que argumentar claramente qué es lo que no le gusta del NAICM. Es el momento también para que  reactive la mesa de negociación con los empresarios y ordene a sus voceros ser menos extremistas que él.

Algo que puede tranquilizar a AMLO es su ventaja en las encuestas. Son 22 puntos arriba de Ricardo Anaya. El resto de los contendientes son, hasta hoy, testimoniales.

El jueves por la mañana, Viviana Corcuera entrevistada por Ciro Gómez Leyva, promovía un bazar a beneficio de artesanos. Cuando Ciro le preguntó cómo veía las elecciones, ella respondió: “Como ama de casa, madre y abuela” que aconsejaba a Meade, a Anaya, a Zavala y a Rodríguez unirse. Esa es una lectura de las encuestas en donde un sector de la población ya ve a López Obrador como presidente.

Hoy será un día determinante para Meade. O convence a los priistas, y de paso a la ciudadanía, de que puede competir o comienza a luchar por no ser el cuarto o quinto en la contienda.

Será el día en que los mexicanos quedaremos convencidos que los políticos embozados de “independientes” no deben usurpar los espacios reservados para los ciudadanos como hoy lo hacen Zavala y Rodríguez.

Tiene que ser el día en que Ricardo Anaya convenza a quienes lo escuchen que no es traidor y que no es corrupto.

Es el día en que Andrés Manuel López Obrador muestre que puede negociar, que quiere escuchar y que es capaz de ceder sus ideas en aras del bien general.

Pido mucho, pero creo que es lo que veremos esta noche.

Disfruten el debate.

FUENTE: EL MAÑANERO DIARIO

ENLACE: https://bit.ly/2HHidQN



Categorías:elecciones México 2018, OPINIÓN, POLÍTICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: