La libertad de expresión no mata periodistas | Alejandro Gutiérrez

El premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, no engaña cuando opina sobre el acontecer internacional, como un portavoz de mucha influencia de los círculos más conservadores del establishment español, púlpito desde el cual lanza su permanente cruzada contra del régimen venezolano, contra el populismo y los nacionalismos.

Es válido que haga tan vehemente defensa de sus argumentos, sin embargo, también es cierto que en ocasiones pierde el foco como observador internacional y algunas de sus opiniones resultan más que polémicas, incluso desafortunadas.

La más reciente de estas desafortunadas opiniones es la relacionada con el asesinato de periodistas en México y la simplificación que hizo de ello como una consecuencia de que ahora se goza de una mayor libertad de expresión en el país.

Este comentario tiene un contexto previo. El pasado 28 de febrero, Vargas Llosa fue cuestionado sobre México en la presentación en Madrid de su libro La llamada de la tribu, donde consideró que un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador representaría” “un retroceso para México”, que convertiría al país en “una democracia populista y demagógica”.

“Tengo la esperanza de que haya lucidez en México, ante el populismo, la demagogia y las recetas fracasadas como en el caso de Venezuela, donde ahora el 90 por ciento quisiera salir de esa sociedad frustrada y fracasada”, comentó echando mano de su muy manido argumento de infundir el miedo con el caso venezolano.

Entonces se cuestionó “si van a ser los mexicanos tan insensatos de votar por eso, teniendo el ejemplo de Venezuela enfrente”. Y consideró que eso sería “muy trágico para México, donde algunas cosas andan mal pero otras bastante bien. Esperemos que el populismo no gane en México”.

Días después, desde México, la periodista Carmen Aristegui lo enlazó para su espacio informativo donde le preguntó, entre otras cosas, sobre cuál sería la alternativa, si Meade o Anaya. A ello respondió: “Creo que debería haber una gran alianza de las fuerzas democráticas para evitar la victoria de López Obrador”.

Continuó: “Ahora hay unas elecciones que son muchísimo más libres que antes, hay una libertad de expresión mayor que la que ha existido en su historia, hay una libertad de prensa muy grande”.

La periodista le recordó que sigue habiendo elecciones de Estado, como las del Estado de México en 2017, y que no se puede hablar de libertad de expresión con más de 100 periodistas asesinados.

El Nobel aseguró: “El que haya 100 periodistas asesinados yo creo que es en gran parte por culpa de la libertad de prensa, que hoy día permite a los periodistas decir cosas que antes no se podían permitir”.

FUENTE: AGENCIA PROCESO

ENLACE:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s