Las ambigüedades de Meade | Arturo Rodríguez García

La celebración de los priistas por los 89 años de su fundación fue otra oportunidad perdida para José Antonio Meade Kuribreña, el candidato que, sin ser militante de ese partido, se convirtió en el único orador del acto conmemorativo.

Evidente. Fue una de las muchas contradicciones que su candidatura entraña. Y sin duda reflejo de uno de los riesgos que el priismo enfrenta: acudir a un acto de primera importancia y carga simbólica del PRI, como su candidato, pero manteniendo la distancia, sin identificación con sus miembros.

Que el PRI tiene un problema de credibilidad –así, en general–, ni duda cabe. Acumula 89 años de desgaste, con sus más de siete décadas de autoritarismo hegemónico y casi seis años de su regreso a la Presidencia, que por denominador común tiene represiones, un estilo viciado en lo político, malos manejos económicos, injusticias en todos los ámbitos, despojos, latrocinios y trapacerías, mayoritariamente dejados en la impunidad.

Quizás por ello, para algunos en las cúpulas priistas y en las del gran capital resultó buena idea lanzar un candidato no militante. Un hombre con formación académica y experiencia como ninguno en la alta burocracia, que pudiera sacudirse las siglas bajo la noción de ciudadanía.

La cuestión es que precisamente por esa currícula, Meade Kuribreña arrastra la suma de descréditos: el de las elites formadas en las universidades extranjeras, responsables de habernos traído el mal desde los años ochenta; el de la sangrienta administración calderonista, y el de la sangrienta y corrupta administración peñanietista.

Se trata, pues, de una candidatura representativa de la simulación democrática que dimos en llamar transición, pero que en los hechos sólo constituyó la prolongación de las formas de hacer política y de las directrices económicas generadoras de profundas desigualdades; representa un reacomodo, una ampliación en el reparto de poder entre grupos con intereses convergentes. Es reedición del viejo sistema con discursos nuevos y diversidad de siglas.

En síntesis, la intención de ser un candidato ciudadano, dicho como sinónimo de independencia respecto de los políticos tradicionales, no convence hasta ahora a la franja del electorado a la que se proponía llegar.

Así, sin conseguir simpatía en el antipriismo, Meade Kuribreña va perdiendo el piso mínimo que solía simpatizar con el PRI. Si en 2006, cuando obtuvo su votación más baja, ese partido consiguió poco más de 22% de los sufragios, lo que hoy revelan las encuestas es que podría estar inclusive por debajo de ese porcentaje en las preferencias.

Uno de sus grandes problemas es la ambigüedad. Dice que no es priista en repudio a lo anquilosado, pero es producto del dedazo; ofrece continuidad sin reivindicar su origen; propone combate a la corrupción, pero sólo si es la del adversario; se presenta ciudadano, pero es incapaz de romper con el régimen vigente.

El 4 de marzo, los festejos por los 89 años de la fundación del PRI pudieron ser un buen marco para despejar dudas y deslindarse de lo que le pesa: asumirse priista, romper con Enrique Peña Nieto y la elite mexiquense, ejercer una autocrítica contundente y, quizás con ello, conseguir algo de credibilidad entre priistas y en el electorado. Pero no lo hizo. Optó por concentrar su crítica en sus adversarios… palabras al viento.

FUENTE: AGENCIA PROCESO

ENLACE: http://bit.ly/2D55ZLt



Categorías:Arturo Rodríguez García, OPINIÓN, POLÍTICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: