Hipólita Juárez, tataranieta del “Benemérito de las Américas” | Entrevista de Héctor Cobá

La sangre juarista en Cancún. Su parecido es más que marcado, notable, su sencillez y apacible rostro atrae, cae bien. Tímida reconoce su parentesco con el prócer histórico, vital en el México democrático, ella puede ser el último eslabón con la efeméride histórica y vive en el destino turístico desde hace más de tres lustros. La tataranieta de Benito Juárez, el Benemérito de las Américas, doña Polita de 66 años.  

Mi papá siempre lo presumió, allá en Guelatao, Oaxaca, él sí estaba orgulloso, ¡siempre hablaba del creador de las leyes de Reforma!, comenta ingenua sin presunción alguna Hipólita Juárez Jiménez, tataranieta del presidente reformista de la república de México Benito Juárez, para bien de los habitantes.

La vendedora de plantas de ornato con follaje y de flores en los tianguis que se instalan en las calles de la ciudad cancunense. Consciente que ese dato histórico se puede perder con las nuevas generaciones de las familias de sus cuatro hijos (de apellidos Cruz Juárez), de sus hermanos y de los descendientes de estos, recuerda a su hermano Alfredo, que ya falleció, también estaba orgulloso de esas raíces históricas, tanto que se dedicó, estudió algo relacionado con la economía política, a éste siempre le gustó escribir, participaba mucho en el rollo de la política.

Mi mamá y mi papá siempre platicaban de eso, que éramos parientes, descendientes de Benito Juárez, mucho más mi papá, él siempre lo decía con orgullo.

Platica de su llegada a Cancún, llegué a la Ciudad de México a los 13 años de edad y hace 18 años que vivo aquí en Cancún, desde que llegamos vendemos en los tianguis, comenzamos vendiendo ropa, ahora lo hacemos con plantas de ornato como geranio, rosas, palmera y palmas de areca, plantas de sombra y de follaje. Como cada domingo en el tianguis de la ruta siete, en la supermanzana 77, al igual que en los otros que establece don Melitón Ortega García, dirigente de los tianguistas, en la ciudad de Cancún, a lo largo de la semana.

Como mi señor padre Agustín Juárez Jiménez tiene 30 años de fallecido, y Rosa Jiménez mi madre murió hace más siete años, no tengo a la mano un acta de nacimiento que ampare mi parentesco, asevera: tiene que confiar en mi palabra, creo que tiene una mi hermano Eladio, pero estoy distanciada con él, es la razón porque la que me salí de la ciudad de México y llegué a Cancún. Aunque intenté tener una copia del acta de nacimiento de mi padre por la distancia no se pudo, fue imposible.

Nunca había pensado si es un orgullo ser descendiente de Benito Juárez, usted hace cada pregunta, que lo pone a pensar a uno. Honestamente nunca había pensado en eso, tenemos otras ideas, por ahora nos preocupamos por ver lo que hacen los sobrinos. No le damos la importancia debida, mi papá sí que siempre hablaba del creador de las leyes de Reforma y él siempre lo presumía.

La tataranieta de Benito Juárez reflexiona sobre la relación del parentesco, creo que ya se está perdiendo, sólo una tía lo recuerda todavía, pero mis cuatro hijos, mis seis u ocho nietos, mis tres bisnietos y los otros tataranietos, creo ya no saben o recuerdan de su cercanía con Benito Juárez, eso se está perdiendo.

De mis cuatro hijos ninguno lleva el nombre de Benito tampoco los hijos de mis hijos, los nietos. Las preguntas de usted lo hacen pensar…



Categorías:CULTURA, ENTREVISTAS, Héctor Cobá

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: