Rechazo a Manzanero | Roberto Ponce

Presente en el polémico recital “Celebrando a Armando Manzanero” el sábado 3, el arqueólogo Gustavo Ramírez redactó una crónica desfavorable a la presentación en las sagradas ruinas de Chichén Itzá, donde critica lo caro que le ha costado al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ese “capricho” del octogenario músico y pide se le impida cumplir su amenaza de dar más conciertos allí.

Maestro en conservación y restauración de monumentos, consultor de la UNESCO y de la UNOPS para combate al tráfico ilícito de bienes culturales y conservación de patrimonio cultural, el especialista del INAH, Gustavo Ramírez, advierte:

“Montar el show en Chichén Itzá ha sido, como el famoso cantautor Armando Manzanero Canché lo ha expresado, ‘un regalo a su abuelita’. Pero lo que no sabe el señor Manzanero, es que ha sido un regalo que nos ha costado más de lo que parece, y digo nos, porque todos los involucrados tuvimos que poner nuestra parte de coperacha, aun sin saberlo.

“Para inspeccionar el montaje y el desarrollo del evento, asistí en representación de la Comisión de Patrimonio Cultural del Sindicato Nacional de Profesores investigadores y Docentes del INAH. Estas son mis primeras impresiones. Al analizar las circunstancias presenciadas, se hicieron evidentes situaciones que, opacadas por el brillo de las luces y las dulces notas musicales, se pierden de vista. Hacer posibles las tres horas de concierto le ha costado al INAH y al pueblo, muy caro. Eso sin contar los trámites previos. Tan sólo para montar el gigantesco escenario, el grupo designado por el INAH para supervisar los trabajos en Chichén Itzá ha implicado más de una semana de desvelos, ausencias, malpasadas, enfermedad y estrés a trabajadores, servidores públicos y funcionarios del INAH concentrados en la zona arqueológica.”

Y denuncia el director de la Red Mexicana de Arqueología, así:

“Chichén Itzá, antigua ciudad de los itzáes, designada por la UNESCO Patrimonio Mundial, fue concesionada momentáneamente y de forma ilegal por la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, al famoso cantautor maya, para cumplirle un sueño: regalarle un concierto en Chichén Itzá a su abuelita, según lo declaró el cantante […]

“Ya en el evento, Manzanero tuvo el gesto de agradecer el apoyo a sus amigos, ‘la gente más importante que tiene que ver con la cultura de este país’, sin el cual no hubiera sido posible su realización, lo que coloquialmente llamamos ‘un paro’.” Enseguida, el resto del escrito por Gustavo Ramírez, titulado “¿Cuánto cuesta el regalo de Manzanero en Chichén Itzá? El papel, el moño y el envoltorio”.

Crónica de un (des)concierto

De las 19:30 a las 21:30 horas, se realizó en forma ordenada y tranquila el acceso de un público expectante que con alegría externaba: “Vengo a escuchar verdadera música” o “Esto va a estar fenomenal”.

A la primera llamada con trabajos se había llenado la mitad de las 5 mil 200 localidades y nunca rebasó entre 70 a 75% del cupo. La mitad de las filas VIP quedaron vacías, por lo que a últimas se permitió que el público se desplazara al frente, incluso, sentaron a las acomodadoras vestidas con un hermoso terno yucateco en las sillas frontales; literalmente dejaron pasar a quien fuera, para indignación de quienes pagaron más de 14 mil pesos por el privilegio de estar en primera fila.

El espectáculo dio inicio, “como lo marca la tradición maya” –dijeron–, con una ceremonia de permiso, para que los espíritus ancestrales concedieran su visto bueno para el evento, único trámite pendiente. A diferencia del INAH y la SC, los aluxes no fueron tan condescendientes; se mostraron insatisfechos con el ritual del sonoro caracol a los cuatro vientos, e intervinieron los micrófonos para distorsionar la interpretación del hijo del homenajeado, llegando al punto de quedarse sin sonido poco más de diez minutos. En gayola comenzaron a corear: “¡No se oye!, ¡no se oye!, ¡no se oye!”, al tiempo que de las filas delanteras muchos se salieron indignados, varios no regresaron. Pocos minutos después, el espectáculo continuó normalmente, con una sentida disculpa de Manzanero: “Ora sí ya sé lo que se siente cuando una mujer va a tener un hijo”, bromeó.

Desde la explanada por donde se ingresó al graderío, el público podía apreciar la alucinante imagen de la gran pirámide de Kukulkán en sicodélicos colores cambiantes: De rojo encendido a guinda claro, del rosa al azul intenso o con efectos especiales de fuego, pirotecnia o un pañuelito blanco de fino bordado, ondeando al viento.

Nadie, incluido el director general del INAH y antropólogo Diego Prieto Hernández, se resistió a la invitación de tomarse la foto con la pirámide roja de fondo. Sin embargo, el verdadero espectáculo fue el ascenso de la Luna, emergiendo de una nube gris, para escalar el perfil escalonado de Kukulkán. Paradójicamente, quienes ocuparon los asientos más caros, tenían la peor vista a la pirámide, que no estaba al centro de la escena, sino cargada a la derecha, por lo que una de las torres de más de 14 metros de altura del escenario, escondía a la vista la mayor parte del monumento.

El concierto transcurrió sin pena ni gloria, con escasos picos de emoción. El público comenzó a salir masivamente 20 minutos antes de concluir el evento, fue para evitar el caos en el estacionamiento, comentó alguien; otra señora me dijo, el ensayo estuvo mejor, pues el rockero [Alex Lora] prendió a cerca de mil 800 pobladores de las comunidades cercanas que fueron invitados al mini concierto.

Una breve lectura de los acontecimientos narrados pone de relieve una realidad exasperante; que en el país hay mexicanos de primera, de segunda y hasta de tercera. Los de primera, que habitan el pequeño círculo de gente “importante” –léase poderosa–, pueden echar mano de la amistad para hacer realidad anhelos personales como “un regalo a la abuela”. Se trata de regalos nada simples ni baratos, como decía. Esos magnánimos amigos no dudan en disponer de la propiedad de la nación, del patrimonio del mundo, de los recursos del erario público para pagar viáticos y gastos de servidores públicos, funcionarios y trabajadores de instituciones nacionales, que deben laborar horarios extenuantes, más allá del deber, para confeccionar el regalo del amigo del jefe superior. Tampoco tienen reparo en pasarse por lo alto las leyes, reglamentos, convenciones y acuerdos internacionales e ignorar a los argumentos de los sectores académicos, intelectuales y opositores, porque ellos sólo ponen el papel, un papel firmado, pero que dispone lo necesario para que el público acuda en masa a envolver el regalo del apreciado y “terco” amigo, previo pago de entradas –claro está– a costos exorbitantes que sólo puede pagar la gente de primera y de segunda; porque los de tercera nada más pueden ir al ensayo.

La sorpresiva asistencia al espectáculo por parte del director general de la institución responsable de velar por la integridad, el respeto y la protección de estos monumentos arqueológicos de “valor excepcional”, fue el moño ideal para el regalo. Manzanero demostró que el INAH pone moños, pero muy guangos, y que él sabe quitarlos bien, con unas tijeras bien afiladas puestas a su entera disposición por sus importantes amigos.

–No saben cuántos obstáculos hubo que sortear –dijo–. Pero gracias a mis amigos, fue posible su realización– abundó.

La asistencia del director general fue una imprudencia, que la amiga cultural de Manzanero supo evitar. Al ocupar un asiento VIP en la tercera fila, el Director General avaló en automático el evento al que la mayoría de sus subalternos se oponen, otorgando así, tácitamente su consentimiento para que continúe propagándose el show business en sitios patrimoniales. Manzanero ya sentenció: “Habrá más shows en Chichén Itzá”.

Diferente hubiera sido que el director general hubiese estado allí al lado de su muy agotado equipo, checando el cumplimiento de las especificaciones técnico–operativas emitidas por el INAH para este evento en específico; hubiera estado de pie y atrás de la valla, como los demás, en lugar de la cómoda silla VIP, justo en el mismo día que la institución celebró sus 79 años de existencia. No cabe duda que la institución ha envejecido. Cada día está más débil, desde hace años ha perdido autoridad y fuerza para hacer valer su autoridad. Lejos están los tiempos en que al INAH como a sus representantes se le respetaba, hasta los soldados se cuadraban frente al logo institucional con la piedra del sol al centro y al derredor la leyenda “Instituto Nacional de Antropología e Historia-Poder Ejecutivo federal”.

Son casi las seis de la mañana, la bruma ha caído hace unas horas impidiendo desmontar la enorme estructura escénica, esta tendrá que esperar hasta las seis de la tarde para ser despiezada, por el riesgo que implica manipular los resbaladizos tubos de acero galvanizado para la seguridad de los obreros.

Me retiro de Chichén –donde excavé hace 26 años–, con el grupo del equipo supervisor del INAH, para dormir un rato. El grupo regresará en escasas tres horas para recibir al notario que dará fe de posibles daños físicos en el área monumental. Todavía les espera una larga jornada antes de volver a casa en la Ciudad de México. Mientras avanzamos por la terracería, recostado en la batea de la pick up reflexiono; no hay daños físicos, el daño es moral.

¿Debe seguirse permitiendo que el patrimonio cultural nacional y mundial, sea utilizado por los poderosos y sus amigos para hacer negocios de entretenimiento o regalos personales a costa del erario público, del esfuerzo y la salud de los trabajadores, del prestigio de las instituciones y de la dignidad nacional? Ya sé que vivimos una época como ninguna otra, en que la corrupción, el crimen, la codicia y la desvergüenza se han viralizado en México, sin que la mayor parte de la sociedad se inmute.

¿Por qué habría de importarle a la gente que los testimonios más preciados de nuestra raíz histórica y cultural sean rebajados a la categoría de accesorios ornamentales, de estridentes fondos para selfies, o regalos para abuelitas? Ya de por sí la zona arqueológica está convertida en un tianguis de mexican curious que impide el aprecio de los monumentos. Sin embargo, tal como sucede con el fenómeno del calentamiento global, en que muchos se oponen a los controles ambientales en aras del beneficio económico y niegan los efectos nocivos de los gases invernadero, de la misma manera, muchos se oponen a las restricciones para la explotación económica de los sitios patrimoniales diciendo que no hay afectaciones. Más no por ello, los que somos conscientes de la fragilidad, importancia histórica y significado social de los monumentos, debemos dejar de insistir en prohibir ya en forma definitiva su explotación comercial.

O, dicho de otra manera, ahora sí hay que poner nuestros moños, pero bien puestos.

FUENTE: AGENCIA PROCESO

ENLACE: http://bit.ly/2FVqNqE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s